Radiador

Que es el radiador
Ampliar

06 de octubre, 2021

El radiador del coche es un elemento mecánico que sirve para disipar el calor generado por el motor para mantenerlo a una temperatura segura.

También se puede referir al radiador de la calefacción, que va montado en el habitáculo y sirve para calentar el espacio destinado a los pasajeros, aprovechando el calor del motor. Para diferenciar ambos, nos referiremos al primero como el radiador del motor y al segundo como radiador del sistema de climatización.

El radiador del motor va ubicado en la parte delantera del coche, detrás de la rejilla frontal para que lo atraviese la mayor cantidad de aire posible durante la marcha. El radiador está compuesto básicamente de dos partes: el panal y los colectores.

El panal suele ser de aluminio (antiguamente era de cobre) y está formado por varios tubos aleteados por los que circula el refrigerante. 

Los colectores suelen ser de plástico y son los que tapan las entradas y salidas de los tubos aleteados y en los que se ubican las bocas de entrada y salida para los manguitos que conectan el radiador con el circuito de refrigeración del bloque motor.

El radiador del sistema de climatización consta de las mismas partes, pero es más pequeño y va ubicado en el interior del habitáculo. Mientras que la finalidad principal del radiador del motor es transferir el calor del refrigerante del motor al aire exterior para enfriar la mecánica, en el caso del radiador de la climatización lo que se busca es calentar el aire del habitáculo aprovechando el calor del líquido refrigerante del motor.

Cuidados y averías del radiador del coche

El radiador del coche es un elemento imprescindible para evitar averías graves por sobrecalentamiento. Es importante mantenerlo limpio y cambiar el líquido refrigerante en los plazos establecidos por el fabricante (normalmente cada dos años) para evitar corrosión y fugas en el radiador. 

Las averías más frecuentes son las fugas de refrigerante, que suelen producirse por perforaciones debidas a impactos o bien a grietas provocadas por la corrosión o el frío extremo si no se utilizan productos anticongelantes. 

Un radiador sucio pierde mucha eficacia y puede provocar un exceso de temperatura en el motor, lo que suele ocasionar averías caras como la rotura de la junta de la culata.

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Aquí está tu coche