Plataforma

plataforma
Ampliar

04 de septiembre, 2022

Uno de los pilares fundamentales de la industria actual para conseguir una amplia variedad de modelos sin que los costes se disparen es usar plataformas modulares. Aquí te explicamos qué es una plataforma y por qué pueden compartirse entre modelos aparentemente diferentes.

La plataforma de un coche es la estructura básica sobre la que van fijados los componentes de la suspensión, grupo propulsor y que define las zonas de deformación programada y la célula de supervivencia en caso de impacto. En la actualidad se buscan plataformas universales que puedan servir de estructura básica para diferentes modelos, es lo que se denomina «plataforma modular» y suelen diseñarse en tres zonas independientes: la unidad delantera, la unidad central y la unidad trasera. Jugando con el tamaño de la unidad central, por ejemplo, y aumentando o acortando su longitud, se puede adaptar una misma plataforma a vehículos de diferentes tamaños y distancias entre ejes.

Esto simplifica y abarata mucho la fabricación de un modelo, no sólo porque no sea necesario diseñar específicamente los componentes principales de los trenes de rodadura, plantas motrices y anclajes de éstos al vehículo, también porque estas plataformas modulares permiten que una misma línea de fabricación pueda producir distintos modelos.

En la actualidad los fabricantes buscan una o dos plataformas sobre las que luego crean los diseños de los diferentes modelos. Por ejemplo, el Grupo VW emplea fundamentalmente dos plataformas para sus vehículos de combustión e híbridos:

  • MQB: para los modelos de motor transversal, desde el VW Polo hasta el VW Arteon, aunque para los modelos más pequeños (Ibiza, Polo, Fabia, Arona, T-Cross…) emplea una versión simplificada de la MQB denominada MQB-A0 en la que se emplea una unidad trasera mucho más simple que la de los MQB normales.
  • MLB: para los modelos con motor longitudinal (Audi Q5, A6, etc)

Para los modelos eléctricos, el grupo alemán desarrolló una plataforma específica que comparte con otros fabricantes, como Ford, denominada MEB.

Uniformidad de plataformas: la base de la rentabilidad

Actualmente absolutamente todos los fabricantes están reduciendo su variedad de plataformas para conseguir rentabilidades razonables pese a una amplia variedad de modelos. Es uno de los principales retos a los que se enfrentan actualmente los grupos industriales, sobre todo cuando se producen fusiones y compras entre ellos, como es el caso relativamente reciente de Stellantis (la fusión entre PSA y FCA) en la cual se unen marcas con plataformas y diseños muy variados que deben uniformarse para mejorar la rentabilidad.

Aparentemente cuesta creer que puedan compartir la plataforma básica modelos tan diferentes como un Peugeot 308 y un DS9, pero así es, ambos parten de la plataforma EMP2, o que un Alfa Romeo Tonale y un Jeep Renegade 4xe tengan también la misma base.

La electrificación también está haciendo todavía más importante la uniformidad entre plataformas, debido a la mayor simplicidad de la estructura básica del coche y la mayor modulabilidad que permiten los motores eléctricos, más compactos y con menos periféricos que los de combustión.

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Aquí está tu coche