Palier

Transmision
Ampliar

06 de octubre, 2021

El palier del coche es una parte mecánica del vehículo que conecta las ruedas motrices con el diferencial y la caja de cambios. Los palieres son ejes articulados para permitir el movimiento de las ruedas.

Los palieres en el caso de los vehículos con ejes rígidos, como los camiones, 4×4 tradicionales y coches antiguos, carecen de esas partes articuladas y simplemente son una barra que conecta la rueda con los planetarios del diferencial, pero en los vehículos con suspensiones independientes, los palieres están compuestos por dos articulaciones llamadas juntas homocinéticas y un eje que une ambas.

En ocasiones, al palier se le llama también transmisión, pero esto no es del todo correcto o preciso. La transmisión en realidad es el conjunto mecánico que transmite el movimiento del motor a las ruedas y está compuesto por el embrague, la caja de cambios, el diferencial y los palieres.

Cuáles son las averías del palier

Los palieres están sometidos a bastantes esfuerzos mecánicos y sufren desgaste. En los 4×4 y en los vehículos con ejes rígidos en los que el palier es simplemente una barra con los extremos estriados, lo más frecuente son las roturas por torsión, sobre todo en las maniobras bruscas en conducción 4×4.

En aquellos vehículos con palieres articulados, la mayoría de las averías se centran en el desgaste de las juntas homocinéticas y en la rotura del fuelle o guardapolvo que mantiene engrasada dicha junta. Los síntomas de un palier con las homocinéticas gastadas son: 

  • Desgaste en la junta a la salida del diferencial: si el desgaste es en la articulación que hay a la salida del cambio, el síntoma más frecuente es una vibración del vehículo, sobre todo en aceleración o en retención y más acusada cuando el coche está completamente descargado o cargado, posiciones en las que la geometría que adopta el eje con la suspensión somete a más esfuerzo al palier.

Desgaste en la junta del buje de rueda: cuando es la junta que está del lado de la rueda la que está desgastada, el síntoma es un sonido muy característico parecido a unas castañuelas (“cla, cla, cla…”) que se hace más evidente con la dirección girada a tope hacia uno de los lados.

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Aquí está tu coche