Motor de 4 tiempos

Motor de 4 tiempos

2 fotos

Ampliar

22 de noviembre, 2021

La mayoría de los automóviles se mueven gracias al trabajo realizado por un motor de 4 tiempos, ya sean de gasolina o diésel. Te explicamos por qué se llaman de 4 tiempos y cómo funcionan.

Se define como motor de 4 tiempos a los motores que para completar un ciclo de trabajo lo hacen en 4 fases claramente separadas. Normalmente se habla de motores de 4 tiempos referidos a motores de combustión interna y sus 4 fases son: admisión, compresión, explosión y escape.

Estas cuatro fases completan un ciclo de trabajo y se efectúan en tiempos diferentes durante el funcionamiento del mismo. Esta es la diferencia básica frente a los motores de 2 tiempos, que realizan dos de las fases de manera simultánea. Debido a que cada fase se realiza en un momento separado, cada cilindro de un motor de 4 tiempos necesita hacer 2 movimientos de ascenso y descenso para completar el ciclo.

Dependiendo del ciclo termodinámico que realicen, los motores de 4 tiempos pueden ser de ciclo Diésel, Otto o Atkinson.

Cómo funciona un motor de 4 tiempos

Fases de un motor de 4 tiempos.

2 fotos

Ampliar

Un motor de 4 tiempos de combustión interna funciona completando el ciclo termodiámico en 4 fases. En la primera fase se realiza la admisión del aire o de la mezcla de aire y combustible, dependiendo de si se trata de un motor de inyección directa o indirecta, respectivamente. Esta fase se realiza en los motores de pistones de movimiento alternativo aprovechando la succión que realiza el pistón en su movimiento del punto muerto superior al punto muerto inferior y abriendo las válvulas de admisión.

Una vez llegado al punto muerto inferior, el pistón inicia su recorrido hacia el punto muerto superior comprimiendo el aire o la mezcla de aire y combustible, es la fase de compresión, para la cual las válvulas permanecen cerradas.

Casi al final del recorrido hacia el punto muerto superior, el calor y la presión generados en esta fase hacen que la mezcla sea altamente inflamable y está a punto de comenzar la siguiente fase: la explosión en los motores de gasolina o ciclo Otto y la expansión en los Diésel. Hemos completado una vuelta completa del cigüeñal.

La tercera fase del ciclo es en la que se realiza realmente el trabajo y se desata la energía. Por este motivo se conoce como fase de explosión, expansión o trabajo. En los de gasolina se trata de una explosión y en los diésel de una expansión provocada por la energía de la combustión. En los motores de gasolina es necesario activar la reacción mediante una chispa, mientras que en los diésel son la presión y la temperatura provocadas por la compresión las que generan el inicio de la deflagración del aire y el combustible.

La energía liberada empuja el pistón hacia el punto muerto inferior.

Al llegar al final de su recorrido descendente, el pistón vuelve a subir con inercia y empuja los gases producidos por la combustión, abriendo la válvula de escape para vaciar de nuevo la cámara de combustión y dejarla lista para empezar un nuevo ciclo de admisión. Es la fase de escape.

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Aquí está tu coche