Convertidor de par

Convertidor de par seccionado
Ampliar

06 de octubre, 2021

El convertidor de par es un elemento mecánico que sirve para acoplar el motor a la transmisión (normalmente automática) de un vehículo. Se trata de un embrague hidráulico compuesto por dos turbinas y un fluido hidráulico.

El convertidor permite una diferencia de giro entre el motor y la transmisión, imprescindible para realizar los cambios de velocidades y también el inicio de la marcha y las paradas.

Cómo funciona el convertidor de par

Si ponemos un ventilador a funcionar y frente a él colocamos un molinillo de viento, la corriente de aire generada por el ventilador hará girar el molinillo aunque no estén unidos físicamente. Este es el mismo principio que hace funcionar un convertidor de par hidráulico.

Dentro de una carcasa con forma de donut tenemos una turbina que es movida por el motor y frente a ella otra turbina que está acoplada a la caja de cambios. Entre ambas turbinas no hay contacto directo, sino que se llena el espacio entre ambas con un fluido hidráulico, normalmente un ATF o un Dexron.

El movimiento de la turbina solidaria al motor genera una corriente en el fluido hidráulico que arrastra a la turbina que está acoplada a la caja de cambios, lo cual genera el movimiento de las ruedas. 

A partir de determinada velocidad de rotación y presión, la velocidad de giro de la turbina del motor y la de la transmisión es prácticamente idéntica. En algunos modelos incluso se activa un mecanismo de bloqueo para que giren completamente solidarias a partir de un determinado número de revoluciones.

Al no estar en contacto directo, si, por ejemplo, pisamos el freno para detenernos, la turbina de la caja de cambios puede girar a menos revoluciones que el motor sin que éste se cale. También al iniciar la marcha, el motor puede girar a más rpm que la transmisión debido al resbalamiento del fluido en el convertidor, de un modo similar al efecto que hace un disco de embrague al patinar ligeramente cuando no está completamente suelto el pedal de embrague.

Las diferencias de velocidad entre la caja de cambios y el motor son absorbidas por el resbalamiento del fluido en el interior, lo que permite los cambios de marchas y también las detenciones.

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Aquí está tu coche