Bomba de combustible o de gasolina

Que es la bomba de combustible
Ampliar

06 de octubre, 2021

La bomba de combustible o de gasolina es un mecanismo del motor que se encarga de hacer llegar el combustible desde el depósito hasta el motor.

Las bombas de gasolina pueden ser mecánicas o eléctricas, aunque en la actualidad son casi todas eléctricas. Las mecánicas funcionan aprovechando el movimiento del motor y accionando una bomba de vaivén mediante una leva.

Las bombas eléctricas funcionan con un motor eléctrico que acciona el mecanismo. Tienen la ventaja de que ceban el circuito antes de que el motor empiece a girar, garantizando arranques más rápidos sin necesidad de esperar a que el propio giro de la mecánica cebe el circuito.

En los coches diésel (y en los de gasolina de inyección directa de alta presión), la bomba de combustible simplemente sirve para trasegar el gasóleo (o la gasolina) desde el depósito hasta la entrada de la bomba de alta presión que es la que luego debe alimentar realmente al motor.

En los motores de gasolina de inyección indirecta, la bomba de combustible, además del trasiego desde el depósito, ya genera la presión suficiente para la inyección. 

La bomba de gasolina eléctrica suele ir sumergida dentro del propio depósito o bien en la línea de alimentación del motor. Las bombas mecánicas suelen ir adosadas al motor, al ser movidas por una leva.

Bombas de combustible de alta presión

Mientras que los motores de inyección indirecta de gasolina trabajan con presiones bajas en el entorno de los dos o tres bares de presión, los diésel y los motores de inyección directa de gasolina necesitan presiones de combustible mucho más elevadas para funcionar. Por este motivo, además de una bomba de trasiego, también cuentan con una bomba de alta presión de combustible. 

En el caso de los coches diésel, salvo los common rail, la bomba de alta presión, además de elevar la presión del gasóleo, también tiene que distribuir hacia cada cilindro el chorro de combustible presurizado. Por este motivo se llaman “bombas distribuidoras”.

Esta bomba no toma el combustible directamente desde el depósito, sino que es alimentada por una bomba convencional y luego ella es la que eleva la presión hasta el valor necesario para el correcto funcionamiento del sistema de inyección.

Los fallos de presión debidos a un fallo en la bomba de combustible suelen provocar síntomas como tirones cuando aceleramos o incluso que el motor no arranque.

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Aquí está tu coche