Renault Twizy, prueba urbana

18 junio, 2012, modificada el 9 agosto, 2017 por

Nos hemos montado en el Renault Twizy y nos hemos lanzado a la aventura de circular por una gran ciudad. ¿Qué se oye y qué se siente a bordo de un coche 100% eléctrico tan peculiar como el Twizy? Os lo mostramos.

Renault Twizy, prueba urbana8

A pesar de su juventud, el Renault Twizy es un modelo con mucha historia. Empezó a comercializarse en nuestro país en abril de 2012. Es un coche 100% eléctrico y 100% español, vallisoletano, para más señas; el Príncipe de Asturias inauguró personalmente las instalaciones de la fábrica de Renault en Valladolid. Este coche eléctrico se ofrece en dos versiones: una para conductores con carné B (de 13 kw/17 CV que alcanzan una velocidad de 80 km/h) y otra para conductores “sin carné”, a partir de 15 años, con licencia de ciclomotor (de 7 kw/9 CV y hasta 45 km/h).

Apúntate a #TweetsAndCars, ¡es gratis!

En Autocasion.com hemos probado el Renault Twizy antes de la celebración de #TweetsAndCars #CocheEléctrico para poder compartir nuestra experiencia con el coche eléctrico. ¿Quieres saber qué se siente?

Al volante del Renault Twizy

El Renault Twizy llegó a nuestra redacción y fuimos muchos los que quisimos probarlo: es tan original, tan llamativo, que pocos se resistieron a su llamada. Y cada uno bajó de él con su propia opinión; en el vídeo tienes la de Isabel García Casado, la directora del portal Autocasion.com. Aquí está la del resto de la redacción.

Nicolás Cantaert, director de Autocasion.com

Empezaré hablando de su diseño, futurista, pero atractivo. Sin embargo, no me ha gustado tanto el habitáculo, ya que es algo incómodo: no hay visera para protegerte del sol y los materiales son mejorables. Eso sí, la ausencia de ruido es muy agradable y los niños viajan encantados.

Renault Twizy, interior8
En el puesto de conducción no hay una visera que te proteja del sol y el parabrisas crea muchos reflejos. Fotos: Rubén Fidalgo.

En cuanto a su conducción, no creo que se necesite más para ir por las calles de la ciudad, pero en una carretera abierta quizá se quede algo “corto”. Nunca me habían mirado tanto en un coche, su imagen es muy especial. Sin embargo, hay que tener en cuenta otros factores, como el alquiler mensual que hay que pagar por la batería o la ausencia de ventanas.

Fréderic Cantaert, director Comercial de Autocasion.com

Como ventajas, yo señalaría:

  • Su diseño, original y diferente.
  • 100% eléctrico significa ecológico.
  • Su motor no hace ruido, lo que resulta tranquilizante.
  • Va suficientemente rápido para pasear
  • Si tienes niños, lo adorarán.

Pero tiene algunas desventajas:

  • Calidad de los materiales, mejorable.
  • Hay poco confort a bordo: las suspensiones son duras, no hay aire acondicionado…
  • La plaza para el segundo pasajero es casi testimonial.
  • Su precio es elevado (desde 7.000 euros, más el alquiler mensual de la batería).
  • En los atascos, respiras las emisiones de todos los tubos de escape a tu alrededor.

Esmeralda García, Community manager de Autocasion.com

El Renault Twizy me parece muy práctico para núcleos urbanos pequeños y, por supuesto, para una sola persona. Es cierto que dos pasajeros pueden “viajar cómodamente” (aunque el acceso a la plaza trasera deja de ser creíble a partir de “ciertas edades”), pero en el momento en que el asiento posterior está ocupado por un acompañante, hay que olvidarse de cargar con un bulto mayor que un maletín o un bolso de mano.

Renault Twizy, frontal8
Para recargar la batería, sólo hay que sacar el enchufe y conectarlo a la pared. Fotos: Rubén Fidalgo.

Es una solución de movilidad ideal para una persona que necesite desplazarse ágilmente en ciudades no muy grandes o a poblaciones cercanas para realizar gestiones laborales o domésticas: encuentras aparcamiento enseguida y es un medio de transporte ágil, económico y ecológico.

Puede ser muy útil para empresas que necesiten una flota de vehículos para sus empleados: comerciales, peritos… ¡y hasta repartidores de pizza! Para el uso personal, me parece más práctico un coche completo (con sus puertas, sus ventanillas, su luneta trasera…): pequeño para moverse con agilidad, pero suficiente para realizar desplazamientos largos.

Iván Jiménez, responsable del departamento de Tráfico

Una vez acostumbrado a la sensación de viajar sobre cuatro ruedas como lo haría sobre dos (o casi), he de decir que la experiencia me ha encantado. Los plásticos del interior son mejorables y la autonomía no es suficiente para emplearlo en mi día a día -realizo 80 kilómetros, la mayoría de ellos, por autopista-, pero me quedo con las buenas sensaciones: nada de contaminación ambiental, ni acústica, y se acabó la dependencia de la gasolina. Si tuviera un enchufe en mi plaza de garaje y realizase trayectos cortos, me haría con uno sin dudarlo.

Ana Isabel Castro, departamento de Atención al Cliente

El Renault Twizy es muy original, casi parece un “juguetito” y, sin embargo, es muy práctico para moverse por la ciudad y en pequeños trayectos… ¡siempre que tengas un sitio en el que enchufarlo! Esta “mezcla de coche y moto” tiene algunas desventajas sobre ambos: te impide la “movilidad” que te dan las dos ruedas (con las que, como se ve a diario, te puedes meter entre los coches y evitar los atascos), pero a la vez no tienes el espacio para, por ejemplo, cargar la compra.

Renault Twizy, enchufe8
No hay ventanilla para la visibilidad trasera; a cambio, los espejos retrovisores son muy grandes. Fotos: Rubén Fidalgo.

Por otro lado, es un vehículo muy manejable y cómodo: fácil de aparcar, de conducir y, a pesar de lo que pueda parecer visto desde fuera, amplio para el conductor (no tanto para el pasajero, eso sí). Es tan silencioso que no parece que estés llevando un coche; resulta relajante.

Rubén Fidalgo, probador de Autocasion.com

Valorar el Renault Twizy como automóvil es difícil (de hecho, la propia marca lo define como un cuadriciclo); prefiero considerarlo un nuevo medio de transporte urbano. Tenemos el coche, el ciclomotor, la moto, la bicicleta, el Segway, el metro, el autobús, ir a pie… y ahora, también, el original Twizy.

Sus rígidas suspensiones, sus frenos mejorables y la ausencia de puertas (los simpáticos “élitros” que ves son opcionales) lastrarían sus posibilidades si considerarse la compra de un “coche”. Sin embargo, como opción para desplazarme por la ciudad me parece un inventazo, sí señor. Por ejemplo, como padre de un adolescente que sea un ejemplo de buen hijo, no tendría la menor duda: un Twizy sería mi primera alternativa, antes que un ciclomotor. El chaval o la chavala iría más seguro y presumiría más con sus “amiguetes”.

Por otra parte, si tuviese un negocio que me obligase a constantes desplazamientos urbanos, sin duda el Twizy sería la herramienta perfecta para realizar todas las gestiones. Y como particular, si mis trayectos fuesen de menos de 40 km y no me obligaran a salir a carretera “rápida” (léase circunvalación de una gran ciudad, vía interurbana, etc.) tampoco tendría demasiados “peros”. Sin embargo, me pregunto: como medio de transporte…  ¿qué es más eficaz: un Renault Twizy, un scooter, el metro, el autobús, la bicicleta, el Segway o un utilitario como el Toyota Yaris híbrido? Bien, veamos el Twizy

Renault Twizy, trasera8
No hay ventanilla trasera para la visibilidad pero, a cambio, los espejos retrovisores son muy grandes. Fotos: Rubén Fidalgo.
  • Frente a un scooter. Al igual que en éste, quedas expuesto a las inclemencias climatológicas y el vehículo está desamparado ante los actos vandálicos, pues no puede “cerrarse”. Sin embargo, el Renault es más seguro (sus cuatro ruedas le dan más estabilidad) y no te mancharía el traje para ir al trabajo. Eso sí, tampoco podría serpentear entre el tráfico en un atasco.
  • Frente a un coche. Tiene sus mismos defectos: es más difícil de aparcar que un scooter, no puede ir avanzando en el tráfico congestionado como éste…  Pero su gran ventaja es el bajo coste de funcionamiento.
  • Frente al metro. El Twizy no me obliga a depender de un horario y puedo ir de puerta a puerta. Sin embargo, en el metro no hay atascos…

Conclusión: estoy convencido de su éxito para desplazamientos urbanos; sobre todo, teniendo en cuenta que los días del automóvil privado como hoy lo conocemos en las ciudades se están acabando…

Noemí Alonso, redactora jefe de Autocasion.com

A diferencia de la mayoría de mis compañeros, sí me he “aventurado” con el pequeño Renault Twizy en una vía rápida como la M30 (o Calle 30, como prefieras). Los que estén acostumbrados a la moto no notarán mucha diferencia, pero en mi caso, los ruidos del tráfico colándose en el habitáculo, la ausencia de puertas y ventanas y las ráfagas de aire al pasar los coches resultan un poco inquietantes… al principio.

En cuanto “coges confianza”, el Twizy se muestra tan valiente como el que más: entra en los giros con decisión (ayudado por una suspensión durísima, que calca cada mínima irregularidad de la carretera, y por sus ruedas en las esquinas) y logra un ritmo decente; nadie va a tocar el claxon detrás de ti porque eres demasiado lento… Al contrario, te pasará con curiosidad, deteniéndose a mirar el vehículo en el que vas montado. En estas condiciones, la autonomía baja rápidamente, por lo que es mejor que los trayectos por carretera no sean muy largos. Dentro de la ciudad, recuperarás energía en las deceleraciones, (ojo en las frenadas, ya que se trata de un vehículo que pesa casi media tonelada y cuesta pararlo) así que podrás ir algo más lejos. Eso sí, es mejor tener un enchufe a mano en cuanto lo aparques.

6 Comentarios

Chema 13 agosto, 2012

¿No tiene radio?, me da la impresion que podríamos decir que estamos ante una moto electrica con cuatro ruedas y techo rigido mas que ante un coche urbano.

miguel darder 26 julio, 2014

si quisiera comprar diez, tendría que montar alguna instalacion especial

indara 1 noviembre, 2014

Es una M con mayusculas ,donde esta lo practico y lo ahorrativo de esto?encima tienes que pagar 60 euros por tener la batería?anda anda que dios te lo manda si con 16 euros de gasoil que llena el tanque de mi microcar mc2 tengo para todo el mes encima tengo puertas calefacción radio usb,guantera,vaya decepción con el rault este,no vale para nada prefiero mi microcar,sin duda a sido un fracaso.

Miguel 28 abril, 2015

Pero a ver indara, que creo que te he leído ya en varios blogs: un Microcar (con M mayúscula, como tú dices) no puede circular por autopistas o autovías. Hay gente que ignora eso, pensando que poner en peligro al resto yendo a 45 en autopista o creyendo que el arcén es un carril exclusivo para tontos. El Microcar es para quedarte en el pueblo o para perder 1 hora en hacer 45 kilometros en interurbana.

No digo que el twizy sea una buena opción o no. Pero el Microcar sólo sirve, en mi opinión, para gente que no puede sacarse el carné de conducir (sea por lo que sea: edad, capacidad intelectual, dinero o analfabetismo).

DwMaquero 19 marzo, 2018

indara eso es con tu MIERDA GASOIL apestoso y contaminando a la gente ¿Verdad? ahora lo tienes por unos 4.000€ de segunda mano con la batería en propiedad.
Lo de la radio no importa por que tiene bluetooth para enchufar el móvil por el mismo y escuchar música.
Yo no me lo compro por que hago autovia y aunque tengo entendido que se puede deslimitar para ir a 100km/h, seguramente se le baje la autonomía a 60km de 80km marchando a 100km/h y es muy pequeño solo podríamos ir 2, pero de eso a decir que es una M se nota tu ignorancia
Es más, gasta como una plancha cuando lo enchufas a la corriente doméstica en fin tu sigue entufando a los demás con tu chimenea andante hasta que en Madrid te prohiban circular con ella x’DDD

Rubén Fidalgo 19 marzo, 2018

Por favor mantengamos la buena educación y evitemos insultos personales.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba