Reportaje

VÍDEO | 5 malas costumbres que te van a costar mucho dinero

01 de febrero, 2022

Es probable que alguna de estas costumbres te resulten familiares porque las tenga tú. Si es así, te recomiendo que te esfuerces en evitarlas porque te pueden salir muy caras. Te contamos cinco errores típicos con las cajas de cambio manuales.

Por supuesto, hay muchos más errores que éstos que te proponemos, como acelerar demasiado mientras soltamos el pedal del embrague, cambiar de marchas sin pisar a fondo el pedal provocando que las marchas rasquen… pero son fallos muy evidentes que todos sabemos que están mal. En este vídeo lo que pretendemos es evitar malas costumbres que son muy perjudiciales para la caja de cambios y el embrague y que a veces tenemos por pura ignorancia.

En cuanto sepas que, por ejemplo, conducir con la mano sobre la palanca de cambios te puede costar más de mil quinientos euros, a lo mejor se nos quita esa manía. Aquí van cinco errores típicos que hay que evitar.

Llevar la mano en la palanca constantemente

Las manos debemos llevarla siempre en el volante y sólo soltarlo cuando vamos a realizar el cambio de marchas. En cuanto ya hayamos cambiado de marcha, dejar la mano sobre la palanca hace que se desgaste tanto el mecanismo que transmite el movimiento de la palanca a la caja de cambios como dentro de la propia caja de cambios. Esto es especialmente acusado en los coches que tienen el selector del cambio muy alto y del que «colgamos» el brazo.

Estropear la timonería del cambio a veces no es muy caro, basta con cambiar unos cables, pero también es fácil tener que reparar la propia transmisión, una factura de más de 1.000 euros por la mala costumbre de llevar la mano descansando sobre la palanca, lo cual también es un error desde el punto de vista de la seguridad en la conducción.

Te recomendamos: vídeo práctico, cómo llevar las manos al volante

Dejar el pie sobre el pedal del embrague

Otra mala costumbre es la de llevar el pie izquierdo descansando sobre el pedal del embrague en lugar de en el reposapié. Aunque nos parezca que no estamos pisando el pedal, el pie tiene cierto peso y lo estamos pisando ligeramente sin querer, lo cual aumenta el desgaste del mecanismo de accionamiento del embrague y también del disco.

Éstas son las principales piezas del conjunto de embrague.

2 fotos

Ampliar

Además esta costumbre también hace que a veces pueda funcionar mal el control de crucero y desactivarlo sin querer al detectar presión sobre el pedal del embrague.

Ojo con la marcha atrás

La marcha atrás requiere de un piñón adicional para invertir el sentido de rotación de las ruedas y esto complica su mecanismo, como te explicamos en este reportaje de por qué hace ruido la marcha atrás. Con ella cometemos dos errores graves. El más grave es que a veces, por las prisas, no esperamos a que el coche se detenga por completo para meter la marcha atrás, lo cual hace que la marcha rasque. Otras veces, también por las prisas, hacemos que rasque porque no damos tiempo suficiente a que los piñones dejen de girar tras haber pisado el pedal del embrague. Cada vez que la marcha atrás rasca, tenemos que imaginarnos a un dentista torneándonos los dientes sin anestesia, porque eso es lo que le hacemos a la caja de cambios,

Para meter la marcha atrás correctamente debemos haber detenido por completo el coche, pisamos el pedal del embrague y esperamos un par de segundos antes de intentar meter la marcha, de ese modo evitamos los rasconazos.

No poner punto muerto en las detenciones

Este error es muy habitual y recuerdo que mi profesor de autoescuela me obligaba a cometerlo. Cuando nos detenemos en un semáforo, muchos conductores dejan la primera marcha engranada y esperan a la luz verde con el embrague pisado a fondo. Esto somete a mucho desgaste al mecanismo de accionamiento del embrague y, además, conlleva otros peligros.

Si en ese momento algo nos asusta o, por ejemplo, nos dan un golpe por detrás, instintivamente vamos a soltar el pedal del embrague y el coche se pondrá en movimiento, con el riesgo que ello conlleva. También un calambre o simplemente que nos resbale el pie puede provocar una situación peligrosa.

Además, en los coches modernos con start & stop, esta mala costumbre hace que el sistema funcione de manera incorrecta.

Lo correcto es poner punto muerto y soltar el pedal del embrague en las detenciones.

Mantener el coche en una rampa con el embrague

Este error puede destrozar un embrague en cuestión de segundos y no es poca la gente que tiene esta mala costumbre de mantener el coche en una rampa «tanteando» con el pedal del embrague y el acelerador. Si no nos queremos mover, lo correcto es estar en punto muerto y con el freno pisado. Sujetar el peso del coche en una rampa a base de hacer patinar el embrague acorta drásticamente la duración del mismo. Un embrague completamente nuevo podemos dejarlo inutilizado en menos de dos minutos haciendo esta estupidez.

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

  • Rafael Castillo

    Buenos tips!

  • jcl

    muchas gracias por tus explicaciones y profesionalidad….no se puede hacer mejor.

  • AGC

    RUBEN! Algún consejo más para las cajas de cambio automáticas?

    Gracias!!

  • Txuchin

    Bueno más que cuidar el cambio, con estos consejos lo que evitamos es destrozar el embrague, tanto cuando llevamos el pie apoyado el pedal como cuando mantenemos el coche en una rampa haciéndolo patinar.
    Lo de llevar la mano posada en la palanca es uno de esos mitos que se resiste a desaparecer. Si bien hay que decir que no es algo totalmente inocuo, lo cierto es que esa creencia procede de aquellos tiempos en los que la palanca entraba directamente a la caja de cambios y además solía estar en una posición bastante alejada de la vertical, caso por ejemplo del SEAT 132 que aparece en esta mismas paginas, pero en la mayoría de los coches de hoy es poco probable, por no decir imposible, que podamos causar daños en caja, como mucho en la rotula sobre la que pivota la palanca de cambios y que tampoco se daña fácilmente.
    Con esto no estoy recomendando que se haga. Es mucho más seguro y hasta cómodo apoyarse en el volante pero tampoco pensemos que por descansar la mano en el pomo de cambio, por ejemplo en los semáforos, vaya a romperse nada.

    • Rubén Fidalgo

      Hola, depende del modelo de coche sí es bastante perjudicial lo de llevar la mano en el selector del cambio. Aunque en los coches actuales casi toda la timonería es por cable y no se transmiten tantas vibraciones que provoquen holguras en el selector como antes, que eran con varillas y articulaciones, cuando llevamos la mano descansando en el pomo en algunos coches el peso de la mano y el brazo hace que se fuerce la horquilla que desplaza los piñones en el cambio y los sincros. Cuando cambiamos de marcha, desplazamos las horquillas y engranamos la marcha y la horquilla deja de hacer presión, simplemente queda en su sitio. Al llevar la mano en la palanca, en coches como los que señalo en el vídeo (sobre todo los que llevan la palanca muy elevada) lo que hacemos es tener esas horquillas empujando constantemente, lo cual acelera su desgaste y el de los rodamientos y sincros. Es cierto que hay muchos coches en los que no se produce ese efecto de manera tan acusada, pero hay más de los que imaginas en los que sí. Un saludo y gracias por tu comentario, como siempre, muy constructivo.

Aquí está tu coche