Reportaje

VÍDEO| Cómo hacer una frenada con esquiva

31 de mayo, 2021

Es una de las maniobras que más probablemente nos pueda salvar de un accidente que, además, podría ser grave. Saber frenar y esquivar correctamente es básico para nuestra seguridad, así que hemos hecho este vídeo para mostrar cómo se debe hacer.

En un vídeo anterior te explicamos cómo hacer una frenada de emergencia. Ahora toca ver cómo debemos hacer esa misma frenada y, si no da tiempo a detenerse antes del obstáculo, esquivarlo. En este vídeo de cómo hacer una frenada con esquiva veremos que lo más complicado de ella es luchar contra nuestro instinto y cómo hacer correctamente las dos partes de este ejercicio que deberíamos ensayar para automatizarlo instintivamente.

En una frenada con esquiva hay dos partes principales de la maniobra:

  • Una frenada de emergencia: deberemos intentar perder toda la velocidad posible antes de hacer la esquiva. Para ello, debemos tener en cuenta que un coche pierde mucha más velocidad cuando frena en línea recta que girando. Para ello, deberemos frenar con todas nuestras fuerzas en línea recta (siempre que se pueda) antes de empezar la segunda parte, la esquiva.
  • La esquiva: cuando ya no haya más espacio para seguir frenando sin golpear el obstáculo, si nuestro coche tiene ABS deberemos seguir frenando con toda nuestra fuerza y esquivar el obstáculo. Si nuestro coche no tiene ABS, deberemos soltar el freno, esquivar y volver a frenar.

En el vídeo hemos hecho la maniobra sólo con un coche con ABS, un elemento que es obligatorio en todos los automóviles matriculados desde hace más de veinte años, de modo que sólo en coches clásicos no está disponible. En un coche sin ABS deberemos soltar el freno justo antes de intentar la esquiva para evitar que las ruedas bloqueadas nos impidan tener control sobre la dirección del vehículo. Con ABS, el propio sistema evita el bloqueo de las ruedas para que podamos cambiar la trayectoria con el volante.

Te interesa: cómo funciona y para qué sirve el ABS

Frenada y esquiva: una lucha contra el instinto

En una esquiva, nuestro instinto nos hará golpear el obstáculo.

3 fotos

Ampliar

En la parte de la frenada nuestro error más frecuente es que no frenamos con todas nuestras fuerzas ni aprovechamos el espacio para hacerlo en línea recta y que los frenos sean más eficaces así, pero el mayor problema está en la esquiva y en nuestro instinto.

En una situación de emergencia y estrés, nuestro organismo reacciona por instinto y nuestro instinto es el de un animal cazador. Miles de años de evolución hacen que los animales cazadores tengan el acto reflejo de dirigir su cuerpo hacia la presa que tienen fijada en su vista. Esto hace que, si nos quedamos mirando al niño que cruza la calle, lo más seguro es que le demos de lleno en vez de esquivarlo.

Te interesa: cómo funciona el control de estabilidad

Un ejemplo muy claro de este hecho lo tienes en que cuando vamos caminando por la calle y alguien viene de frente, nos quedamos mirando el uno al otro y siempre nos esquivamos hacia el mismo lado y acabamos chocando. Esto se debe precisamente a que, al quedarnos mirando, instintivamente los dos tratamos de esquivarnos hacia el lado que lo hace el otro.

Para evitar esto, es importantísimo que en la maniobra de esquiva evitemos mirar fijamente aquello que queremos esquivar y que, por contra, busquemos con la vista el hueco más despejado para poder esquivarlo con seguridad y, siempre que sea posible, debemos intentarlo evitando el carril contrario.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

  • José Manuel Novo Medinilla

    Si el coche es automatico, solo freno a fondo, o algo más.
    gracias.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche