¿Tu coche libera vapores tóxicos que te pueden matar?

¿Tu coche libera vapores tóxicos que te pueden matar?

Algunos elementos de los coches pueden liberar vapores tóxicos en determinados momentos y circunstancias. . ¿Cuáles son esas piezas y componentes? ¿Son peligrosos? Te contamos qué ocurre con ellos y cómo evitar sus malas consecuencias.

Los coches, especialmente cuando están nuevos, poseen olores característicos que normalmente asociamos a “coche nuevo”. Este olor, en ocasiones, proviene de los plásticos, pegamentos, disolventes, gomas y otros componentes de nuestro vehículo, que liberan diferentes vapores en el habitáculo. Algunos de ellos contienen Compuestos Orgánicos Volátiles (COV) que se convierten fácilmente en vapores o gases, formados por carbono combinado con otros elementos, como hidrógeno, oxígeno, flúor, cloro, bromo, azufre o nitrógeno. Estos COV pueden llegar a ser muy peligrosos para nuestra salud.

“Es un cóctel químico formado por una gran cantidad de toxinas”, dice Jeff Gearhart, director de Investigación del Centro de Ecología de Míchigan, EE.UU.

En Europa estamos de enhorabuena. Las autoridades europeas, al contrario que las estadounidenses, han regulado la presencia de estos agentes dañinos en los coches. Las marcas afirman haber logrado reducir en un 73 por ciento el volumen de elementos nocivos presentes en sus productos. El Centro de Ecología de Michigan corrobora la reducción en el uso de estos subproductos.

Uno de los principales elementos, casi desaparecido de la industria automotriz, que, por su proceso de fabricación, liberaba mayor cantidad de agentes nocivos es el PVC. Las tapicerías y las espumas de los asientos, que antes siempre estaban fabricados con ese PVC, se han ido sustituyendo por derivados de elementos vegetales como la soja. Con ello logran tres efectos:

  • Eliminar esos vapores perjudiciales
  • La incorporación de “materiales sostenibles”
  • Mejoran la imagen de los fabricantes.

El principal responsable de que las compañías hayan reaccionado son las nuevas regulaciones de Europa, el anuncio de China acerca del desarrollo de una normativa propia y las regulaciones realizadas por estados como el de California. Estados Unidos todavía no posee una normativa acerca de qué materiales pueden ser utilizados en los habitáculos de nuestros vehículos.

Pero… ¿Y si poseemos uno de los coches fabricados con este tipo de sustancias? No te preocupes. Es difícil que llegue a afectarte, por lo general no pasas tanto tiempo en el coche. De todos modos, la agencia de protección medioambiental de Estados Unidos advierte de que la exposición prolongada  a elevados niveles de Orgánicos Volátiles puede causar trastornos hormonales y reproductivos, y dañar el hígado, los riñones y el sistema nervioso central.

Otra razón para estar tranquilo es que, en un coche de cierta edad, la fase de expulsión de vapores habrá pasado ya. Esta evaporación de compuestos volátiles sólo ocurre durante un breve periodo de tiempo en el que los materiales todavía muestran cierta inestabilidad. Una vez superado este periodo, los niveles de elementos nocivos para la salud disminuyen radicalmente.

¿El calor lo empeora? ¿Cómo evitarlo?

El agente que más afecta (o afectaba) a la posibilidad de empeorar esta exposición a vapores tóxicos es el calor y la exposición al sol (hace poco te comentábamos cómo envejece tu coche al sol). Con el aumento de temperatura, se libera una cantidad mayor de gases que quedan acumulados en nuestro habitáculo, incrementando mucho la exposición a estas sustancias nocivas.

Un parasol ayudará a que tu coche se mantenga en óptimas condiciones.
Un parasol ayudará a que tu coche se mantenga en óptimas condiciones.
Ampliar

La solución no es otra que abrir las ventanillas cuando cojamos el coche tras una exposición prolongada al sol y conectar el aire acondicionado para rebajar la temperatura del habitáculo. !Por cierto! El mito del benceno en el aire acondicionado sólo es eso, un mito; el problema eran los plásticos y, sobre todo, los procesos industriales con los que se elaboraban.

También deberías buscar una sombra bajo la que aparcar tu coche, así como utilizar un parasol que evite el recalentamiento del habitáculo. Casi todas estas indicciones coinciden con los consejos que te hemos dado para proteger tu coche del sol.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba