Qué es una mula de un prototipo

5 Septiembre, 2016, modificada el 7 Febrero, 2017 por

¿Qué es una mula de un prototipo? Una mula de un prototipo es un vehículo modificado sobre el que se ensaya una nueva solución para un futuro modelo. Aquí te explicamos en qué consiste y qué tipos diferentes existen.

Qué es una mula de un prototipo5

A veces, cuando os mostramos las fotos espía de futuros modelos que están siendo probados en carreteras públicas, os hablamos de “mulas”. No es fácil definir qué es una mula de un prototipo, ya que existen varios tipos de vehículos que pueden ser considerados mulas.

En el lenguaje normal, una mula es un animal híbrido producto de cruzar dos especies (caballos y burros) y se emplean principalmente como animales de carga o para arrastrar grandes pesos. Estas ideas de “mezcla de especies” y de “cargar” son las causantes de que se utilice este “mote” para denominar a los vehículos modificados sobre los que se ensaya una nueva solución para un futuro modelo.

Básicamente hay cuatro tipos de mulas:

  • Bajo una carrocería de un modelo diferente se esconde la plataforma y la mecánica del futuro vehículo. A veces se trata de modelos de la propia marca, pero muchas otras veces se emplean coches que aparentemente no tienen nada que ver, como por ejemplo este Lotus bajo el que en realidad se esconde el futuro Renault Alpine.
  • Híbridas: el vehículo cuenta con partes del modelo actual y otras de su sucesor; de este modo, además de crear cierta confusión a los “espías”, aceleran el desarrollo de dichos componentes.
  • Mixtas: este tipo de mulas emplean piezas de diferentes modelos encajadas con mayor o menor acierto. Exteriormente no se parecen a ningún modelo conocido. Por ejemplo, empleando las puertas de un Seat León, el techo de un Ford Mondeo, el frontal de un Chevrolet Orlando… bajo lo que se podría ocultar la plataforma de un futuro Touran.
  • Un modelo actual monta mecánicas o soluciones que se incorporarán en la siguiente generación o tras el lavado de cara que suele realizarse en el ecuador de la vida comercial de los coches.

Las marcas se juegan mucho con el lanzamiento de un nuevo modelo, y el espionaje industrial es algo que les cuesta millones de euros cada año. Incluso dentro de sus instalaciones, a veces hay filtraciones sobre cómo será el diseño de su nueva creación y son muy conscientes de que en la actualidad todo el mundo lleva una cámara de fotos en el bolsillo. Evitar que la competencia pueda copiar un diseño y despistarnos es una de las  finalidades de las mulas, pero no la única ni la principal. Una mula permite a un fabricante disponer en un plazo muy corto de tiempo de un coche más o menos completo con el que empezar a realizar los ensayos de diferentes componentes sin tener que haber terminado el desarrollo del nuevo modelo en su totalidad.

Hay mulas con las que se empiezan los ensayos alrededor de 2 años antes del lanzamiento del modelo y poco a poco van “mutando” hacia el modelo definitivo. Otras veces, en cambio, se emplean mulas y modelos de preserie de manera simultánea y en ellos se ensayan componentes diferentes del vehículo.

Los fabricantes saben perfectamente que es imposible mantener en absoluto secreto el diseño de un nuevo modelo, por lo que en un principio los ensayos se realizan en lugares privados e inaccesibles a los “mirones”, pero llega un momento en el que es necesario salir al mundo real a ensayar los coches, un momento que retrasan todo lo posible, pues saben que, en cuanto salgan por la puerta, serán la diana de los fotógrafos espía, pero hay que salir del nido para aprender a volar.

Los camuflajes de modelos definitivos buscan despistar, disimular las formas precisas del coche, sus proporciones, la forma de sus faros, la ubicación de algunos sensores de sistemas de última generación, etc.

En general (a veces conviven mulas y preseries y modelos de producción para realizar ensayos en paralelo de diferentes soluciones), se podría decir que el ciclo de vida de un prototipo de un nuevo modelo es nacer como una mula, pasar a preseries y finalmente a modelos de producción.

Cómo identificar una mula

Qué es una mula de un prototipo5
En este caso es evidente que hay piezas que no encajan correctamente.

 

 

A veces es muy difícil identificar lo que se esconde bajo una carrocería. Sólo un ojo muy entrenado o un importante trabajo previo de investigación pueden desenmascarar lo que realmente se oculta bajo esa apariencia normal. Detalles como la matrícula del vehículo pueden darnos pistas. Por ejemplo, cada marca emplea matrículas de sus centros de desarrollo para las pruebas, de modo que si ves un Audi Q7 con una placa del Reino Unido pero que tiene el volante a la izquierda, o unos pasos de rueda postizos, probablemente se deba a que estén probando algo para un futuro modelo de Bentley.

Otras veces hay diferencias que resultan algo más evidentes, como pasos de rueda postizos para enmascarar una diferente distancia entre ejes o un mayor ancho de vías, un parachoques más prominente, etc.

En ocasiones, es fácil ver el “engaño”, porque se trata de modelos muy diferentes y hay piezas en su carrocería que no encajan. En el ejemplo de la fotografía, se puede ver que los faros, la parrilla y los paragolpes no encajan, por lo que se han tapado los huecos entre éstos con silicona. Además, como los capós no encajan bien, no están sujetos por bisagras y cierres convencionales, por lo que se emplean cierres rápidos similares a los empleados en competición.

Las más difíciles de identificar son aquellas que simplemente están siendo utilizadas para probar una nueva motorización, un nuevo dispositivo como la dirección por cables del Ford Focus… Son elementos que no precisan de cambios en la carrocería y que sólo se detectan si se tiene acceso a las entrañas del coche o si previamente se ha realizado un importante trabajo de investigación.

 

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba