Reportaje

Los mejores Bentley de la historia

61 fotos

Ampliar

18 de enero, 2019

Hoy se cumplen 100 años del nacimiento de Bentley, una de las marcas más reconocidas en todo el mundo. Para celebrarlo, vamos a dar un repaso por sus 10 mejores modelos a lo largo de su historia.

Exactamente el 18 de enero de 1919, Walter Owen Bentley fundaba la división de automóviles de su compañía para reconvertir su millonaria industria, como fabricante de potentes motores para los aviones de la Primera Guerra Mundial, para los tiempos de paz.

Por desgracia la paz le duró poco. La crisis financiera del Crack del ´29 llevó a la ruina a Bentley, que fue rescatada por su gran rival, Rolls Royce, en 1931. Desde entonces hasta 1998 (que pasó a las manos de su actual propietario, Volkswagen), Bentley pasó a ser una especie de gemelo izquierdo de Rolls, modelos idénticos pero con ligeros cambios con un enfoque un puntito más sport, pero sin renunciar al lujo y la calidad legendarios de los Rolls Royce.

Bajo el manto de Volkswagen, Bentley volvió a resurgir con cierta independencia y con modelos propios, aunque empleando mucha de la tecnología del grupo alemán.

Como homenaje a una de las marcas con más carisma de la historia del automóvil, hemos seleccionado diez de los mejores Bentley de sus primeros cien años de historia.

Los 10 mejores Bentley de la historia

A lo largo de 100 años, Bentley ha creado decenas de automóviles legendarios.

61 fotos

Ampliar

Aunque una marca tan exclusiva como Bentley no modifica sus modelos con tanta frecuencia como las marcas generalistas, mantienen en el catálogo más años a sus criaturas y, además, su gama tampoco es tan extensa como puede ser, por ejemplo, la de Audi, cien años dan para mucho y es difícil seleccionar entre todas sus joyas las diez mejores, pero esta selección es bastante representativa del esplendor de esta marca.

Como es lógico, en sentido estricto el mejor modelo es siempre el último, el que cuenta con la mejor tecnología y más moderna, pero a lo largo del primer siglo de vida de Bentley han existido modelos, sobre todo antes de ser adquirida por Rolls Royce, que fueron la base que marcaría el carácter que ha llevado a esta marca a ser una de las más conocidas y deseadas del mundo del automóvil. El actual Bentley Continental GT no tendría sentido si esta compañía no se hubiese desmarcado en los años veinte del siglo pasado al aunar de manera magistral el lujo, la distinción y la velocidad.

Bentley 3 litre (1921-1929): nace la leyenda

Modelo Bentley 3 litros.

61 fotos

Ampliar

Sólo dos años después de su fundación, Bentley lanza al mercado su chasis (al principio los fabricantes de automóviles sólo diseñaban una plataforma mecánica a la que, luego, carroceros artesanos vestían con carrocerías hechas a medida para cada cliente) del Bentley 3 litre.

Se trata de un robusto chasis de largueros con suspensiones por ballestas y un robusto motor de 4 cilindros en línea con culatas ciegas pero con modernidades como las 4 válvulas por cilindro o el doble encendido. Gracias a ello este moto rendía 70 CV, una cifra que hoy nos puede parecer ridícula, pero que permitían al coche alcanzar los 130 km/h en una época en la que pocos automóviles superaban la mitad de esa cifra. Las versiones Speed, con carrocerías más ligeras y ligeros retoques mecánicos eran capaces de alcanzar los 145 km/h y los Super Sport de 1924 los 161 km/h.

En 1924, un Bentley 3 litre se hace con el primer puesto en su categoría (automóviles de más de 1.800 kg de peso) en las legendarias 24 Horas de Le Mans en  y la fama de Bentley se dispara. Una de las claves de su éxito fue el incluir frenos en las 4 ruedas, algo poco frecuente en la época. Bugatti se burló de este hecho diciendo que sus coches de carreras estaban hechos para correr, no para frenar y que por eso sus coches llevaban frenos sólo en las ruedas traseras, no como los Bentley. Sin embargo, los éxitos en las carreras de su rival británico obligaron a Ettore Bugatti a incorporar los frenos en las cuatro ruedas.

En 1927, una última evolución de este chasis volvió a alzarse con la victoria absoluta en Las 24 Horas de Le Mans, un hito que llevó a Bugatti a entonar la famosa frase de que “ya es oficial que los Bentley son los camiones más rápidos del mundo“.

Bentley 4,4 litre (1927-1931): la leyenda se reafirma

Bentley 4,4 litros con compresor, conocido como “Blower Bentley”.

61 fotos

Ampliar

La mayor velocidad y potencia de los rivales obliga a Bentley a aumentar la potencia de sus modelos y presenta el Bentley 4,5 litre, aunque en realidad su cilindrada no llega a ese cubicaje, de modo que en Le Mans su denominación comercial se queda en la cilindrada real, de 4,4 litros.

De los 70 CV de su predecesor, el nuevo 4,4 litros rendía 110 CV que llegaban a los 130 CV en los modelos de competición y a unos estratosféricos 175 CV (240 CV en los modelos de competición) en el caso de las variantes equipadas con un compresor volumétrico conectado al cigüeñal, conocidos como “Blower Bentley” (algo así como “los Bentley sopladores”).

Estas impresionantes cifras de potencia y su formidable calidad de fabricación y fiabilidad llevaron a Bentley a ser siempre un claro favorito para las victorias en competición. Los conductores más acaudalados y sport de todo el mundo tenían a los modelos de la compañía de Walter Owen Bentley entre sus favoritas y la victoria absoluta en la edición de 1928 de Las 24 Horas de Le Mans remacharon la fama de Bentley y de otro nombre: Woolf Barnato.

En 1932, como colofón a las extraordinarias prestaciones de esta base mecánica, un Bentley 4,5 litre con compresor logra el récord de velocidad en el circuito de Brooklands con una punta de 222,03 km/h. Desde entonces, el nombre de Brooklands pasa a formar parte del diccionario de Bentley y se recurre a él en varios de sus modelos.

Bentley Speed Six (1926-1930): el 6 cilindros más rápido

Ejemplar original de Bentley Speed Six como los que ganaron en Le Mans en 1929 y 1930.

61 fotos

Ampliar

En 1926 Bentley presenta su primer bastidor equipado con un potente motor de 6 cilindros con una cilindrada de 6,5 litros y una potencia de 147 CV que no sería un ejemplo de fiabilidad y rendimiento. Por suerte, Bentley reaccionó rápido y pronto tuvo preparada una versión que denominaría “Speed Six” con la mecánica mejorada y que se convertiría en un icono a nivel mundial tras las victorias en Las 24 Horas de Le Mans de 1929 y 1930. Nadie jamás había logrado 4 victorias consecutivas en la carrera más importante del mundo, hasta que Alfa Romeo tomó el relevo en las cuatro ediciones siguientes.

Los Bentley Speed Six se diferenciaban del resto de modelos 6,5 litre normales en una mayor relación de compresión y una carburación más generosa. Gracias a ello eran capaces de rendir 180 CV en las primeras versiones, llegando a los 200 CV en 1929.

Bentley Speed Six Gurney Nutting: el que nunca corrió contra un tren

Esta preciosa carrocería de Gurney Nutting no fue la protagonista real de la famosa carrera ilegal de Barnato.

61 fotos

Ampliar

En marzo de 1930 se forjó una de las mayores leyendas del mundo del automóvil como sólo los británicos son capaces de hacer: con una apuesta entre caballeros. En uno de los salones del Hotel Carlton de Cannes se ponen 200 libras sobre la mesa en una apuesta sobre quién sería más rápido, si el flamante campeón de Las 24 Horas de Le Mans o uno de los trenes más rápidos de la época, el “Blue Train” que hacía el recorrido entre Cannes y Calais con una de las locomotoras más potentes de su tiempo.

Si Woolf Barnato era capaz de salir de ese hotel a la misma hora que el tren de su estación de Cannes y llegar a Calais antes de que el Blue Train llegase a la estación de Calais, Bentley y Barnato ganarían la apuesta. Más que el dinero (que les sobraba a todos los participantes) lo que se ponía en juego era su honor, así que a las 17:45 del día siguiente, Barnato y Dale Bourne (su copiloto) toman la salida desde el Hotel Carlton de Cannes en una carrera ilegal y a un ritmo ediablado por las carreteras públicas.

El recorrido entre Cannes y París es de lo más accidentado, con una espesa niebla, lluvia y un pinchazo que hace temer a los dos temerarios que lleguen a ser capaces de lograr la victoria. El tiempo perdido en el cambio del neumático les obliga a arriesgar todavía más el resto del recorrido hasta Calais, donde llegan a las 10.30 de la mañana siguiente después de haber recorrido cerca de 920 km a una velocidad media de nada menos que 70 km/h por unas carreteras que en su mayoría no estaban asfaltadas sino adoquinadas.

La ventaja final con respecto al “Blue Train” fue tan grande que Barnato decidió doblar la apuesta y continuar el viaje hasta la sede de su club social en la calle Saint James de Londres, donde llegó sólo 3 minutos después de que el Blue Train llegase a Calais, a las 15:20, después de recorrer 1.127 km a fondo con su Bentley.

Esta bravuconada tuvo sus consecuencias. La temeridad de esta carrera ilegal llevó a las autoridades francesas a vetar la presencia de Bentley en el Salón de París de 1930. Aunque Barnato alegó que se trató de una carrera particular ajena a la voluntad de Bentley, la marca finalmente no pudo estar presente en esa edición de la feria internacional.

Además de la historia en sí, lo más curioso de esta carrera es que se suele creer que el coche utilizado para la misma es el que encabeza este apartado, un formidable Bentley Speed Six carrozado por Gurney Nutting con un estilo deportivo muy elegante y que ha hecho que este modelo sea conocido popularmente como “Bentley Blue Train” o “Bentley Barnato”. Sin embargo, la carrera se llevó a cabo en el Bentley Speed Six del propio Barnato, que era una berlina de 4 puertas carrozada por Mulliner, no este fantástico Gurney Nutting, que es infinitamente más bello y que por ello, aunque no sea el verdadero protagonista, se merece estar entre los 10 mejores Bentley de la historia.

Bentley Embiricos de 1939

El carrocero francés Pourtout creó esta carrocería especial para el deportista Andre Embiricos.

61 fotos

Ampliar

En 1939 se realizó una de las carrocerías más llamativas sobre un chasis de Bentley (o más bien de Rolls-Royce, que ya era su propietaria desde hacía 8 años), obra del carrocero francés Marcel Pourtout. Se trató de un encargo realizado por Walter Sleator para el piloto griego André Embiricos, quien lo condujo con entusiasmo durante algún tiempo.

Este bello coupé aerodinámico fue considerado como uno de los automóviles de lujo más rápidos de su época, en gran medida gracias a sus fluidas formas, con un perfil muy bajo y las ruedas carenadas.

Pese a su velocidad y su precioso estilo, no logró ninguna victoria en ningunas de las tres ocasiones en las que se inscribió en Las 24 Horas de Le Mans, pero eso no implica que no se merezca estar entre uno de los mejores Bentley de la historia.

Bentley R-Type Continental de 1952

La primera vez que se incorporó el nombre “Continental” en un Bentley fue con este precioso coupé de 1952.

61 fotos

Ampliar

Esta formidable carrocería de dos puertas destacó en 1952 como uno de los primeros gran turismo de la historia. Con una velocidad máxima de 200 km/h era uno de los automóviles de lujo más rápidos del planeta, capaz de llevar a sus pasajeros envueltos en el máximo confort y con un estilo y diseño envidiables.

Sin lugar a dudas, este modelo se puede considerar como el predecesor de los actuales Bentley Continental GT. Su carrocería fue encargada al prestigioso carrocero Mulliner, que desarrolló unas líneas muy fluidas y las llevó a cabo con una calidad fuera de dudas.

Bentley Coupé La Sarthe de 1953

Este precioso Bentley Coupé La Sarthe es una auténtica joya del automóvil.

61 fotos

Ampliar

Para algunos se trata de un engendro, pero viéndolo en directo es una verdadera maravilla de estilo creado por los especialistas de Bensport sobre la base de un Bentley Continental de 1953. Su carrocería se inspira en los diseños de Pourtout y del Continental R-Type descritos anteriormente, con un estilo único de trazos sencillos y que huye de los adornos cromados excesivos.

Los artesanos de Bensport fabricaron una carrocería completamente de aluminio con unas líneas muy sugerentes y lo bautizaron con el nombre del circuito sobre el que se celebran las míticas 24 Horas de Le Mans: La Sarthe.

Completamente reconstruido, este coche es una especie de cápsula del tiempo, una pieza única.

Bentley Speed 8 de 2003: la gloria de Le Mans

El Bentley Speed 8 de 2003 era en realidad un Audi R8 LMP rebautizado.

61 fotos

Ampliar

Tras una serie de litigios entre BMW y Volkswagen para determinar quien era el legítimo comprador de Rolls-Royce y Bentley, finalmente se llega al acuerdo de que BMW se quede con la primera y Volkswagen con la segunda. Como golpe de efecto para relanzar la marca ahora bajo su manto, el grupo alemán presenta en la edición de Las 24 Horas de Le Mans el Bentley Speed 8. En realidad se trata de una evolución del Audi R8 Le Mans que logró la victoria el año anterior, pero la compañía decide rebautizarlo como Bentley para sumar una nueva victoria para la marca en la carrera que la llevó a lo más alto del panorama automovilístico de las primeras décadas del siglo XX.

En 2003 de nuevo un modelo con la B alada se alza con la victoria absoluta de Las 24 Horas de Le Mans. De este modo, con 6 victorias, Bentley es una de las marcas que más veces ha ganado esta carrera.

Bentley EXP 10 Speed 6 Concept de 2015

El EXP 10 Speed 6 Concept sería un digno sucesor de los modelos de más esplendor de la marca.

61 fotos

Ampliar

En 2015 Bentley dejaba a todos con la boca abierta al presentar uno de los prototipos más bellos del panorama mundial: el Bentley EXP 10 Speed 6 concept, un modelo que sentó las bases del diseño de los actuales Bentley Continental GT.

Tras varios anuncios de que sería llevado a la producción en serie, lo cierto es que todavía no se ha presentado la versión definitiva de este formidable gran turismo que se espera como agua de mayo. Tal vez se aproveche precisamente el centenario de la marca para su presentación oficial, algo que no estaría mal en un momento actual en el que Volkswagen acaba de dar un toque de atención a los de Crewe para que empiecen a dar beneficios ya.

Bentley Mulsanne GrandLimousine by Mulliner de 2017

Todo un exceso de lujo y dimensiones, así es esta limousina carrozada por Mulliner.

61 fotos

Ampliar

Además de las prestaciones, el lujo y la calidad han sido siempre dos cualidades obligadas en un Bentley y este modelo las lleva al extremo.

Se trata de la versión más lujosa y exclusiva del Mulsanne y cuenta con detalles como los cristales fotocromáticos que se oscurecen automáticamente para preservar la intimidad de sus ocupantes, un interior recubierto del mejor cuero disponible, con la posibilidad de infinitas personalizaciones y de equipar prácticamente todo aquello que imaginemos y que puedes ver en detalle en la galería fotográfica.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche