8 trucos para conductoras embarazadas

8 trucos para conductoras embarazadas

Ante las dudas de algunas mujeres durante su estado de gestación sobre si es apropiado y seguro conducir, ofrecemos una serie de ocho consejos con los que dicha seguridad está garantizada.

En esta época en la que los viajes por carretera son tan habituales para trasladarnos de vacaciones de un sitio a otro, muchas mujeres embarazadas dudan sobre si es correcto o apropiado ponerse al volante de un coche. Algunas de esas incertidumbres tienen que ver con que si el cinturón podría dañar al feto o producir algún otro tipo de deterioro, si el airbag es mejor que esté desactivado, si se es más vulnerable a sufrir somnolencia… No. Nada de eso. Sencillamente, si el médico no desaconseja dejar de conducir, una embarazada se puede poner al volante de manera normal y con total seguridad siguiendo estos consejos que te proporcionamos, gracias a la atención de los centros técnicos y sanitarios de Seat España.

8 consejos para conducir embarazada

  1. Hace uso siempre del cinturón de seguridad: desde que se cambió el Reglamento General de Circulación en 2006, todas las mujeres embarazadas están obligadas a llevar puesto el cinturón de seguridad. Según el responsable del Departamento de Desarrollo de Seguridad en el Vehículo de Seat, Javier Luzón,  “se debe colocar la banda ventral del cinturón lo más baja posible con el fin de retener a la madre por la pelvis y así evitar ejercer fuerza sobre el feto. La banda diagonal debe ir lateralmente por el abdomen, entre los senos y apoyándose en la clavícula.” Estudios y análisis científicos han demostrado que la utilización de este elemento reduce a la mitad el riesgo de muerte para el ocupante y de lesiones fetales graves para el embrión.
  2. El volante, a unos 25 cm: ampliar a esta distancia el volante y el asiento contribuye a evitar posibles lesiones en caso de accidente, debido al contacto directo de la parte inferior del aro con el vientre de la mujer.
  3. El airbag, siempre activado: tanto el del conductor -si la mujer embarazada es quien maneja- como el del acompañante -si ocupa el lugar de al lado-, este elemento es recomendable dejarlo siempre activado, tal y como especifican los expertos.
  4. Realizar una regulación del asiento progresiva: es recomendable ir cambiando y ajustando la regulación del asiento mes a mes con el fin de que la posición sea lo más recta posible para conseguir una mayor seguridad.
  5. Utilizar o probar la banda pélvica como complemento: se coloca bajo el vientre y puede resultar más cómodo para algunas mujeres. No obstante, su uso no es obligatorio; es sólo un elemento de confort.
  6. Ropa cómoda, zapato plano y conducción relajada.
  7. Paradas frecuentes: en líneas general, se desaconseja realizar trayectos largos. El hambre insaciable y las ganas de ir al baño instarán a realizar más paradas de lo normal; en ese caso se recomienda aprovechar para caminar, estirar las piernas y activar la circulación.
  8. ¿Hasta qué mes se puede conducir? Realmente no hay respuesta para eso, se trata más bien, como dicen los especialistas de Seat, de sentido común. Es decir, la conductora embarazada debería dejar de conducir cuando ya no se sienta cómoda haciéndolo. Normalmente, esta decisión suele llegar en el último mes de gestación.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba