El tráfico en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016

9 Agosto, 2016, modificada el 10 Agosto, 2016 por

Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro ya están aquí, pero a veces las cosas no son tan bonitas como parecen a simple vista, ya que detrás de la parafernalia montada para dar buena imagen de la ciudad, existen infinidad de problemas de los que no se habla pero que tienen una gran relevancia.

El tráfico en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 20166

Con el ajetreo que conlleva para una ciudad la preparación de unos Juegos Olímpicos, sea el país que sea, debe estar alerta  con todos los posibles peligros que existen ante una situación así. Por eso, la ciudad debe ser segura, estar protegida y, ante todo, debe ser agradable caminar por sus calles mientras se disfruta de los juegos más importantes del mundo, que tan solo se celebran una vez cada cuatro años.

El infierno del tráfico en Río

Aunque pueda parecer que, cuando se elige una ciudad como embajadora de los Juegos Olímpicos, cuyos requisitos para las candidaturas son muy exigentes, está más que preparada para albergar una prueba de semejante nivel, no siempre es así.

Ya se han producido los primeros embotellamientos a causa del tráfico masivo que soporta desde estos días la ciudad. Muchos conductores dicen haber tardado hasta tres horas y media en realizar un viaje que normalmente les lleva una media hora. Este es el ejemplo más claro y objetivo de que la ciudad de Río probablemente no esté tan preparada como creían para dar hogar a los Juegos Olímpicos de 2016.

Con previsión de que estas grandes retenciones se produjeran, se abrieron nuevas líneas de tráfico, como carriles adicionales o carriles especiales que sólo pueden usar quienes se dirijan a las instalaciones de las Olimpiadas, pero hay quienes creen que esto supondrá aun mayores problemas de circulación. Existen alternativas a la circulación por carretera, como por ejemplo el metro, que, con sus dos líneas, conecta la zona norte de la ciudad (la más poblada) con la zona sur hasta Ipanema.

Embotellamiento JJ.OO Río de Janeiro6
Embotellamiento JJ.OO. Río de Janeiro. Fotografía: The Washington Post.

Desde que comenzaron las obras de los Juegos Olímpicos, el parque automovilístico se ha multiplicado de forma exponencial. El problema se encuentra en la gran dificultad de aparcar en la ciudad; por eso, son muchos los cariocas que utilizan los medios de transporte público, como los autobuses “BRT” (Bus Rapid Transit), que son una especie de vía exprés que viajan desde los sitios más lejanos del centro, donde habita la gente más humilde, hasta las zonas más nobles donde van a trabajar.

Como ya hemos comentado, conducir por las calles de Río puede ser frustrante. Una curiosidad muy importante que casi nadie (que no sea de allí) sabe, es que por la nochesaltarse los semáforos está permitido debido al peligro que conlleva quedarse parado. El riesgo está en el tiempo que transcurre mientras estamos detenidos ante un semáforo, ya que es relativamente  frecuente que los delincuentes aprovechen esta situación para hacernos bajar del coche y robárnoslo por la fuerza.

Características de la circulación en Río

El estado de la red de carreteras es aceptable, aunque hay que destacar que la situación ha progresado mucho tras los últimos años debido a las obras y mejoras de las autopistas que eran necesarias para acoger las Olimpiadas. Ahora, con motivo de la celebración de los Juegos Olímpicos, se han habilitado carriles reversibles en las horas puntas para evitar en la medida de lo posible los atascos y embotellamientos.

El adjetivo más adecuado para definir el tráfico en Río es caótico, ya que se trata de Río, una ciudad con 6,5 millones de habitantes pero, ¿hay mucha diferencia en cuanto al tráfico actual con los Juegos Olímpicos? La respuesta es afirmativa. Conducir por sus calles puede convertirse en toda una tortura, más en concreto si no estás acostumbrado a su circulación. Todo está abarrotado, se tarda el doble o incluso el triple en realizar los recorridos que, de no estar atascados, durarían apenas unos minutos.

Embotellamiento JJ.OO Río de Janeiro (2)6
Embotellamiento JJ.OO. Río de Janeiro. Fotografía: The Washington Post.

El mayor problema viene dado por las motos, cuyo uso es masivo por parte de los brasileños debido a la frecuencia con la que se producen los atascos. Además, el uso de motocicletas supone un ahorro económico de combustible, ya que éstas gastan menos y el precio de la gasolina es más bien elevado pese a tratarse del país que extrae dicho carburante.

En cuanto a las mujeres que conducen por Río, no hay diferencia con respecto a los hombres, es decir, el número de hombres y mujeres que circulan es similar. Hay que aclarar el falso mito que también se da en Brasil de que las mujeres conducen peor que los hombres, ya que este dato no cierto. La única verdad en esto, es que los brasileños, en general, conducen bastante mal, de forma agresiva y egocéntrica y, quienes menos respetan las normas de circulación son las motos.

Formas de moverse por Río

La mayoría de los vehículos que transitan la ciudad de Río son gasolina, aunque sea la opción más cara. Otros vehículos prefirieron convertir su coche al gas etanol hace años, pero, en la actualidad, muchos de ellos se arrepienten porque finalmente esta opción no les ha salido tan rentable como pensaban en un principio. Todos los taxis que circulan por las calles y carreteras de Río utilizan etanol como combustible. Otra opción es el alquiler de vehículos compartidos, como por ejemplo, Uber. Esta empresa pone en contacto a usuarios y conductores para ofrecer una alternativa más económica a la hora de viajar en coche.

Hasta tal punto están llegando los atascos, que las autoridades han recomendado a la población que salga con hasta 4 horas de antelación debido a las retenciones. Otra de las recientes mejoras con las que cuenta Río son los nuevos túneles, que, aunque son cortos (apenas 7 km), han favorecido en gran medida la circulación. En definitiva, la ciudad cuenta con pocos accesos para llegar al centro y existen demasiados autobuses.

Entre el resto de opciones para moverse por Río de Janeiro se encuentra el metro, uno de los mejores aliados. Además de ser el medio de transporte más seguro, su red recorre la ciudad de norte a sur con sus dos líneas que abarcan 42 km de recorrido en total. Por eso, utilizarlo es una buena opción si no quieres complicarte buscando aparcamiento o esperando horas y horas para recorrer trayectos de pequeña distancia.

Robos y peligros en Río

No se recomienda visitar ni transitar Río de Janeiro en coche particular excepto que sea en horario laboral, que es cuando más bullicio se produce. En cuanto finalizan las jornadas laborales, el centro se queda desierto y el peligro acecha a los transeúntes.

Los autobuses suelen ser seguros, pero eso no significa que no haya presencia de carteristas, por lo que, si vas a Río, es importante que siempre estés pendiente de tus pertenencias. No te recomendamos caminar de noche por calles oscuras o solitarias; si necesitas ir a algún sitio, lo más seguro es moverse en taxi.

Son numerosos los casos en los que los delincuentes te obligan a parar el coche y a bajarte para poder robártelo. Si te niegas, lo intentarán por la fuerza. Así consiguen robarte el coche, atracarte y si te resistes, quizás hasta te agredan físicamente. Por todo esto, una situación más frecuente de lo que podamos pensar, te recomendamos que tengas mucha precaución.

Te puede interesar...

Laura Martín

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba