*

Cómo trabajan los espías de coches

29 Agosto, 2016, modificada el 7 Febrero, 2017 por

¿Cómo trabajan los espías de coches? Los espías de coches trabajan para desvelar los secretos de los nuevos productos de las marcas hasta el momento en que a ellos les interese hacerlo público. En el mundo del automóvil hay mucha gente interesada en sacar a la luz antes que nadie estas nuevas criatura. Vamos a ver cómo cazan estos fotógrafos.

Cómo trabajan los espías de coches2

Desde hace ya varios meses, en Autocasion.com trabajamos con un “paparazzi” de los coches. Se trata de profesionales que, a base de tenacidad, conocimiento del entorno, sofisticados equipos de fotografía, paciencia y muchas horas de trabajo, consiguen captar las fases previas de la vida comercial de un coche: esos estados de un modelo previos a su lanzamiento, cuando, en realidad, es aún un embrión más o menos desarrollado. Para conocer más sobre su quehacer diario, sobre sus problemas y dificultades, sobre sus éxitos, sobre su formación… hemos decidido pasar un par de jornadas con él y vivir en primera persona cómo es su labor cotidiana.

En contra de lo que podamos pensar, la parte más fácil de su trabajo es hacer las fotos, lo complicado es todo lo que hay detrás. Que sea la parte más fácil de este trabajo no quiere decir que hacer las fotos no sea esencial. Es necesario un equipo bastante costoso para capturar imágenes con suficiente calidad, hay que saber dónde ubicarse y también ser paciente.

Antes de salir con el teleobjetivo a la caza de prototipos camuflados, hay que saber por dónde y cuándo pasarán estos coches. Incluso sabiendo por dónde irán, tampoco podemos pensar que sea como “pescar en una bañera”. De las dos jornadas que pasamos juntos con nuestro fotógrafo, en una de ellas sí fueron abundantes los coches que nos cruzábamos, hasta el punto de llegar a ser aburrido. Sin embargo, al día siguiente (aparentemente nada había cambiado), durante 4 horas apenas pudimos “cazar dos piezas”. Luego está el amigo Murphy, ya sabes, cuando decides recoger todo el equipo fotográfico y poner rumbo a casa, empiezan a salir liebres por todas las esquinas, algo a lo que nunca te acostumbras aunque te haya pasado mil veces.

Algo que me llamó la atención de su trabajo es que lo hace con el mayor descaro del mundo. Tenía la idea preconcebida de que trataría de ocultarse, buscar una ubicación lejos de la zona de paso y fotografiarlos a gran distancia con un potente teleobjetivo, pero no es así, al menos en la mayoría de las ocasiones. Las marcas saben que están circulando por vías públicas y sus carrocerías camufladas, aunque quieren disimular las formas del nuevo modelo, en realidad son un reclamo, porque no es normal cruzarte con un coche con vinilos cebreados o llenos de bultos.

Tener una buena agudeza visual para identificar diferencias sutiles y un cerebro entrenado para identificar y relacionar esas diferencias con un modelo nuevo o ya existente (pueden estar probando sólo un “restyling” de un coche ya presente en el mercado) es primordial para saber si lo que tienes delante es un modelo normal en el que se están probando componentes nuevos (como un motor, por ejemplo) o si se trata de una mula bajo la que puede ocultarse un coche completamente distinto, incluso de una marca de la competencia.

Para entender mejor todo este trabajo vamos a hablar directamente con nuestro “espía”.

Entrevistando al espía de coches

Cómo trabajan los espías de coches2
Éste es parte del equipo con el que trabaja nuestro espía.

Por fin llegó el día en el que me encontraría en persona con el compañero con el que casi a diario me escribo y del que no conocía nada salvo su trabajo y su nombre. Aunque no nos habíamos estrechado la mano antes, estos meses de “mail diario” han servido para romper el hielo y, además, como su carácter es similar al mío, lo cierto es que desde el primer momento la relación fue como si nos conociésemos de toda la vida. Pero bueno, el tiempo es oro, así que vamos al tajo y empezamos el interrogatorio.

Pregunta: ¿Cuánto tiempo llevas haciendo fotos espía a los nuevos vehículos? He visto que también se prueban motos, camiones e incluso maquinaria de obras y agricultura.

Respuesta: En los años noventa, el primer coche que vi era el primer Boxster. En casa almacenaba revistas de la época y sabía que Porsche iba a lanzar el Boxster; de hecho, se sabía cómo era, pero jamás había visto una foto con un coche camuflado. Es más, este Boxster que yo vi no iba camuflado, sino totalmente descubierto y era de color amarillo. Cuando se lo conté a un familiar, me dijo que eran coches de pruebas. Unos años más tarde, iba a verlos, algunas veces con una cámara digital muy básica, y aún guardo muchas fotos tomadas con esa cámara. Poco a poco me fui metiendo en el tema hasta hoy.

P: ¿Qué equipo de fotografía utilizas?

R: Uso Canon, porque empecé con esta marca y ya me he acostumbrado a ella, me va muy bien, la verdad, pero siempre se necesita un buen objetivo. Si no, no hacemos nada.

P:¿Cómo es la relación con los probadores y el personal cuyo trabajo espías?

R:Hay de todo. En general, es bueno, porque procuro que haya un respeto mutuo. Por ejemplo, ellos están allí ahora parados porque tienen que hacer sus rutinas de pruebas y yo no voy allí a molestarlos. Ya pasarán… Depende de la nacionalidad de ellos, son conscientes o no de que estoy trabajando, así que trato de mantener la cordialidad. Algunas marcas son muy celosas de su intimidad y sí que suelen ser algo más bordes. Pero es lo que hay…

P: ¿Suelen tener accidentes los coches de pruebas?

R: Sí, claro, nadie está exento de un despiste o de ir pasado de vueltas. La mayor parte de los que he visto suelen conducir tranquilos, otros van muy rápidos pero saben dónde está el límite del coche. Otros simplemente creen que llevan un superdeportivo y que están en un circuito… Algunos han sido graves y otros leves donde el mayor damnificado ha sido el coche. Pero no son los únicos los coches de pruebas los que tienen accidentes; alguna revista ha tenido un percance alguna vez

P: Viendo una de las jornadas que hemos pasado juntos, ¿tiene futuro esta actividad?

R: La verdad es que creo que cada vez menos. Antes, hace muchos años, estaba bien compensado. La crisis y el nivel de tecnología de las marcas han hecho que decrezca la actividad comparada con años pasados. BMW, por ejemplo, tiene unas instalaciones que son la envidia de otros fabricantes. De hecho, en un comunicado de prensa de la propia marca, reconocían que, a día de hoy, no podían desechar los ensayos en carreteras normales, pero que trabajaban para que eso fuera realidad un día y teniendo en cuenta lo que la tecnología les puede ofrecer, como recrear ambientes, tormentas, vientos, etc de cualquier parte del mundo en un laboratorio, pues te da una idea de que más pronto que tarde ocurrirá. Además, las marcas cada vez más, emiten imágenes de prototipos como anticipo a la presentación de un nuevo modelo…

P:¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo como espía?

R: Que, en ocasiones, el trabajo se ha compensado bien. Y en el caso de una larga espera, si ha aparecido algo bueno, entonces ha merecido la pena esperar tanto.

P: ¿Y lo que menos?

R: La verdad es que hay pocas alegrías. Como has podido ver, en ocasiones las esperas son tan largas que, cuando termina el día, te vas a casa acordándote del fabricante, porque lo que ha traído no es ninguna novedad y está muy visto o, simplemente, son mulas normales y corrientes. Sientes que es un día perdido, especialmente en el tiempo (dicen que el tiempo es oro y lo es), porque no está pagado, ni de lejos. Si pagaran las horas, creo que muchos no tendrían dinero ni para la primera.

P:¿Cómo consigues la información sobre futuros modelos?

R:Jajajaja. Eso es secreto.

P: Muchas gracias compañero.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba