Reportaje

Vacaciones en la era Covid: estos son los 5 tipos de autocaravanas que existen

6 fotos

Ampliar

09 de marzo, 2021

La Covid ya condicionó las vacaciones de todo un año, y muchos descubrieron entonces una manera segura de salir sin exponerse completamente al entorno llevando su propia casa y burbuja sobre ruedas. A algunos les gustó tanto que piensan repetir e, incluso, hacerse propietarios de una autocaravana.

El alquiler de autocaravanas se disparó durante el año pasado. El miedo al contagio, las infraestructuras turísticas a medio gas y las carreteras despejadas hicieron que muchos apostaran por esta fórmula de cara a disfrutar con seguridad unos días de asueto. Y como es muy probable que este año muchos repitan, esperemos que por gusto y no por necesidad, hablemos un poco de las autocaravanas.

Comenzaremos diciendo que existen de cinco tipos de autocaravanas: Camper, Capuchinas, Perfiladas, Integrales y Extensibles o Motorhomes. Nos centraremos en las cuatro primeras pues para la última categoría se precisa del carnet C –camión- para conducirlas, pues la mayoría excede los 3.500 kilogramos de peso.

Todas se suelen construir sobre el chasis de largueros de furgonetas comerciales conocidas, unas conservando la forma completa –Camper- y otras tan sólo la cabina –Capuchinas y Perfiladas. Los motores también son de serie, duros y fiables. Destacan los del Grupo Stellantis (Fiat, Citroën, Peugeot), los Iveco, Ford, Mercedes y, por supuesto, Volkswagen. Las carrocerías se suelen construir ad hoc con fibra de vidrio por preparadores especializados, que también incluirán el equipamiento de confort a gusto del usuario. Pero vayamos por partes.

Autocarava de tipo Camper

Prueba Volkswagen California Beach 2019, Rubén Fidalgo (44)

6 fotos

Ampliar

La autocaravana Camper por excelencia es la Volkswagen, que puso nombre a la categoría. Quizá es la más básica pues se trata de una furgoneta con tres o cuatro accesorios para hacerla habitable, aunque en los últimos tiempos se han ido complicando al nutrirse de accesorios y mejorar enormemente sus cualidades. El epítome sería la Mercedes Benz Marco Polo.

Están muy bien para dos personas con perfil aventurero o para estancias cortas, o más largas pero con un camping u hotel cercano, ya que no suelen disponer de más baño que una manguera como ducha y de una cocina consistente en un hornillo de camping gas.

Puede que te interese: Prueba del Peugeot Traveller Camper by Tinkervan

Por el contrario, la cama es muy cómoda, cuentan con televisión y climatizador independiente, así como toma para conectarse a una red de 220V. También son las más solventes en carretera y las más cómodas puestos a maniobrar con ellas. Por otro lado, disfrutan de la mayor oferta, ya que hay muchos preparadores independientes más allá de las propias marcas. Incluso tú mismo, siendo un poco manitas…

Capuchinas y perfiladas: más autonomía que las camper

Las Capuchinas son aquellas que ya cuentan con carrocería específica y una especie de joroba sobre la cabina de la furgoneta. Ahí se aloja una cama. Lo más normal es que sean de cuatro plazas aunque también las hay de seis. En ellas ya contamos con una cocina más seria, una calefacción independiente de gasoil y un pequeño baño que obliga a contar con un depósito de aguas grises –es químico y da mucho menos asco vaciarlo de lo que piensas–. También tienen un sistema eléctrico a 12V (funcionamiento del vehículo) independiente con una o varias baterías y carga por paneles solares, que puede alimentar así mismo la red de 220V de la vivienda. Su mayor resistencia al avance por la mencionada “chepa” las convierte en sedientas, bajando rara vez de los 10 litros a los 100kms de consumo medio. Tampoco son muy rápidas.

 Jayco Embark, más lujosa y grande que un Rolls Royce por el mismo precio

Las Perfiladas vienen a ser una Capuchina pero sin joroba, dejando en ese espacio un pequeño altillo donde guardar cosas. Con capacidad de dos a seis personas, las camas se suelen organizar en forma de literas en la parte trasera.

Autocaravanas integrales: grandes y pesadas

En la Integral la cabina del vehículo como tal desaparece y se integra en el conjunto a modo de una parte más del habitáculo. Así se logra mayor sensación de espacio… y mayor espacio en general. Al renunciar a la cama en el techo y buscando ofrecer espacio para los mismos que en una Capuchina pero sin amontonarlos como en una Perfilada, echan el resto en longitud, algunas superando los siete metros. Son modelos desahogados con muy buena capacidad de carga tanto de pasajeros como de equipajes. Hay modelos que incluyen hasta un pequeño garaje donde cabe un scooter con el que moverte libre por tu lugar de vacaciones. Como inconvenientes decir que son muy grandes, pesadas y caras, pero compensan a medio plazo, ya que son las más parecidas a una casa.

Motorhomes: las autocaravanas de los ricos

Las Motorhomes o Extensibles son las autocaravanas de los ricos. Su chasis no es de furgoneta sino de camión, así como su mecánica, sus dimensiones y tonelaje, por lo que hace falta el carnet específico para conducirlas. Las vemos aparcadas en el parking cerrado de los Grandes Premios de Fórmula 1, de MotoGP, de conciertos… como «la casa lejos de casa –y del hotel cinco estrellas-» de deportistas y artistas obligados a viajar continuamente. He tenido oportunidad de montar en varias y desde luego, si no le ves las ruedas, pensarías que estás en una casa convencional de tamaño generoso, sobre todo con los anexos laterales extendidos. Su precio, puede sobrepasar el medio millón de euros sin despeinarse.

A subasta el motorhome Ferrari de Schumacher

Respecto a las otras, el abanico es amplio. Puedes tener una Camper básica por unos 35.000 o llegar a los más de 80.000 de las más lujosas, que subirán a los 100.000, si escoges una Capuchina o Perfilada a capricho, o 120.000 por una Integral para seis personas y bodega de carga.

Si las buscamos en el mercado de ocasión, tenemos que atender a que todas las modificaciones hechas figuren en la ficha técnica, así como para cuantas personas están homologadas. El kilometraje abultado no nos debe asustar, pero hemos de ser escrupulosos con que se haya cumplido con su mantenimiento, que es sencillo y poco costoso.

También habremos de verificar que los equipos de agua y aire funcionan correctamente, así como que la instalación eléctrica es segura y opera con regularidad, tanto en la potencia aportada como en su capacidad de carga y conexión. Yo cambiaría el depósito de aguas grises por escrúpulos, y tampoco es muy caro. Por otro lado, conviene verificar el estado de las suspensiones y de los frenos, ya que, dado su mayor peso, se suelen desgastar con frecuencia. Por último, conviene asegurarse que cada elemento de interior está bien fijado y no se nos va a abrir las puertas de los armarios en marcha ni desplegar el toldo en un giro cerrado.

Los precios en el mercado de segunda mano son tremendamente variables, lo que brinda la posibilidad encontrar de todo para todos. Y por supuesto, antes de comprar, recomiendo que, si no lo habéis hecho ya, probéis la experiencia alquilando una. Porque no os voy a mentir, tampoco es para todo el mundo…

¡Descubre la web de Curro San Miguel y hazte con sus libros!

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche