Reportaje

¿Te pueden multar por conducir con chanclas?

Ampliar

10 de julio, 2019

Un tuit de la Guardia Civil ha incediado las redes. La polémica está servida. ¿Pueden multarnos por conducir en chanclas? ¿A cuánto asciende la multa? Ahora verás.

Un mensaje colgado en la cuenta de la Guardia Civil en Twitter ha desatado la polémica entre los usuarios de esta red social: ¿está prohibido conducir con chanclas? Aunque no está expresamente prohíbido en la ley, sí que pueden multarnos por conducir con tan veraniego calzado. Te explicamos por qué.

Los artículos 17 y 18 del código de circulación hacen referencia a la vestimenta que debe llevar el conductor de un vehículo. Como es lógico, no puede ser muy concreto porque tendría miles de apartados, por lo que su redacción es algo genérica y ambigua, lo que da lugar a interpretaciones. En concreto, estos artículos dicen que la ropa que se debe llevar debe permitir el control del vehículo en cualquier caso, facilitar la movilidad y no restar la visibilidad.

En el caso de las chanclas es evidente que dificultan la movilidad y que pueden entorpecer la conducción, por lo que queda claro que sí nos pueden multar y la multa puede ser la misma que por no llevar casco: 200 euros y 3 puntos del carnet.

Si vas en moto, scooter o ciclomotor, salta a la vista qué calzado llevamos, de modo que directamente pueden darnos el alto y sancionarnos por ir en chanclas. En el caso de ir conduciendo el coche es poco probable que nos vean los pies, pero, si nos paran por cualquier otra cosa y nos ven en chanclas, pueden sancionarnos también por ello. Imagínate que te paran para hacerte una prueba de alcoholemia, aunque no hayas bebido te irás con un regalo de la DGT (o del ayuntamiento, dependiendo de la vía en la que hayas sido denunciado) si llevas chanclas o un calzado poco apropiado para conducir.

Por qué es peligroso conducir con chanclas

En la moto es peligroso porque se pueden enredar con los estribos, pedal del cambio… o cualquier pieza que sobresalga, impidiendo poder frenar o cambiar de marcha; es decir, las chanclas impiden un correcto control del vehículo. En el caso de los scooters, en los que los pies se llevan más protegidos, pueden también enredarse con el pedal de freno o incluso perderlas con el aire de la marcha. Además, llevaremos los pies completamente desprotegidos en caso de accidente. El más mínimo roce en el tráfico urbano con otro vehículo puede provocarnos cortes e incluso amputaciones, así que mejor llevar los pies protegidos.

En el coche este problema de proteger los pies no es tan prioritario, pero sí que son un peligro para la conducción porque es fácil que se enreden con los pedales y que no podamos frenar o acelerar, e incluso que el pie se nos quede atascado y no lo podamos sacar del pedal.

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche