Reportaje

Smart: un adelantado a su tiempo

18 fotos

Ampliar

29 de junio, 2018

En 1998 se lanzó al mercado el primer Smart, un coche que se anticipó tal vez demasiado a su tiempo. Desde entonces las necesidades del mercado han cambiado y ahora es un concepto muy bien adaptado. Así ha sido su evolución y sus modelos más relevantes.

Ya han pasado más de 20 años desde que se presentó al público un coche revolucionario, un concepto de automóvil demasiado avanzado a su época y que no cuajó en su momento, pero que hoy en día encaja perfectamente y se ha convertido en una de las mejores alternativas para el nuevo concepto de movilidad. Así es la historia de Smart.

El nombre completo de la marca es MCC Smart y sus siglas hacen referencia a Micro Compact Car Swatch Mercedes Art. Por aquella época, Swatch estaba de moda y su nuevo formato de relojes fue clave para salvar las finanzas de la industria relojera suiza, al borde del abismo. Su idea de un reloj sencillo, de diseño desenfadado, práctico y con un precio razonable pero el sello de calidad del «Swiss Made» se quiso plasmar en un automóvil pensado para los más urbanitas.

Mercedes-Benz se unió a la idea que en un principio parecía formidable, pero se adelantaron demasiado. Mitsubishi también llegó a formar parte de la compañía, prestando su Colt para la fabricación del primer Smart ForFour, pero pronto abandonaría el barco, un barco al que se acabaría subiendo Renault.

Smart, un coche perfecto para la ciudad

Al Smart le queda mucha historia por delante.

18 fotos

Ampliar

Hacer un coche extremadamente compacto, con una longitud poco mayor que la anchura de la mayoría de automóviles del mercado, para los desplazamientos urbanos era genial. Según varios estudios de la época, la media de pasajeros por coche en Europa era de 1,7 personas. Con estos datos, con un coche de dos plazas todavía te sobra espacio para 0,3 personas ;-).

Si hubiese más modelos como el Smart en las ciudades, los atascos serían la mitad de largos, cabrían el doble de coches en los estacionamientos… parecía que todo era ideal, y objetivamente así era, pero el mercado no estaba preparado para aquel coche tan extraño.

Las ventas del primer Smart no fueron todo lo buenas que se preveían y a punto estuvo de irse al garete, pero mantuvieron la calma, aumentaron un poco la gama de modelos y llegó una tecnología que revolucionaría el mercado del automóvil, una tecnología cuyo nombre también empezaba por Smart y terminaba por phone.

Gracias a los smartphones se pudo ofrecer el Smart como solución de movilidad. Tal vez la gente no esté preparada para comprar un Smart, pero sí para usarlo. Las aplicaciones disponibles con las nuevas generaciones de teléfonos móviles ha permitido crear una nueva alternativa de movilidad y car2go es un éxito que ha abierto los ojos a muchas otras marcas.

Lo cierto es que desde el principio se tenía en mente que el Smart fuese un coche para flotas urbanas y uso compartido, pero compartir un coche entre varias personas en una época en la que sólo se podían abrir con llave y era difícil saber dónde estaba el coche aparcado era poco práctico.

Smart, ¿qué es eso de tridion?

Ésta es la estructura básica de todo Smart, la célula Tridion.

18 fotos

Ampliar

Desde que se propuso la idea de un coche de sólo dos plazas y apenas 2 metros de longitud se tuvo claro que la seguridad era un concepto básico. Había que vencer el miedo natural de la gente a subirse en un coche en el que tus pies van, literalmente, encajados a pocos centímetros del parachoques delantero.

Lo primero que se hizo fue poner el motor atrás. Esto permitía un mejor aprovechamiento del espacio en la parte delantera. Los sistemas de control de estabilidad y de tracción ya estaban en auge y podían solucionar los problemas de estabilidad que esta configuración de reparto de pesos en un coche de tan poca distancia entre ejes provocaba. Además, se limitaría su velocidad a 140 km/h, casi el triple de la velocidad máxima permitida para el entorno al que iba destinado: la ciudad.

Lo siguiente fue la configuración de su carrocería con el concepto de «célula Tridion». El Smart es prácticamente una jaula construida alrededor de los dos pasajeros. Esta jaula es extremadamente rígida y casi indeformable para garantizar la integridad de sus ocupantes. Para ralentizar las deceleraciones en los choques, que son las que provocan la mayoría de las lesiones mortales, su diseño se optimizó para que el Smart aprovechase la zona de deformación programada del otro vehículo.

La campaña de lanzamiento fue muy llamativa. Se lanzaba un Smart contra un Mercedes Clase S en un choque frontal y los resultados sorprendían. El pequeño apenas sufría daños. La cosa tenía truco. El Clase S era uno de los coches con un frontal más largo en su momento, lo que le otorga un espacio enorme de deformación programada que sería muy útil para la célula Tridion indeformable del Smart.

En efecto, mientras el Smart chocase contra un coche normal saldría bien parado, pero, ¿y si chocan dos Smart indeformables o un Smart y otro vehículo con un chasis por largueros sin zonas de deformación programada?. Hay algunos vídeos en internet en los que se hace impactar un Smart contra un muro de hormigón. En efecto, el coche apenas se deforma y el habitáculo protege a los ocupantes, pero la deceleración es brutal.

La célula Tridion era tan importante para la marca que incluso se dejaba a la vista y se subrayaba su presencia con un color diferente al del resto de la carrocería, que, además, estaba formada por 4 paneles de fibra que se podían sustituir fácilmente. Si te aburrías del color de tu Smart podías comprar un parachoques delantero, los dos paneles de puerta y el parachoques trasero en otro color y cambiarlos en apenas una hora.

Esta idea de pintar los Smart en dos colores resaltando la estructura de la célula Tridion se ha conservado durante estos veinte años de vida de la marca.

Smart ForFour, Roadster, Coupé… la familia crece

El Smart Roadster es un concepto muy divertido, pero sus ventas fueron escasas.

18 fotos

Ampliar

Con unas ventas que no acababan de despegar se decidió ampliar la familia. Si hay más oferta es más fácil satisfacer las necesidades y gustos de más personas. En 2003 se presentaron los Smart Roadster y Roadster Coupé. Dos coches de capricho con una estética muy llamativa y realmente divertidos. Su precio era algo elevado y las ventas fueron testimoniales, pero dieron algo de oxígeno y el nombre de Smart volvía a las portadas.

En 2004 se toma la decisión de lanzar el primer Smart con cuatro plazas. Esto hizo que al Smart original hubiese que llamarlo ForTwo para diferenciarlo del nuevo ForFour. El primer Smart ForFour era en realidad un Mitsubishi Colt disfrazado con una carrocería pintada imitando la célula Tridion y un interior muy juvenil.

Las ventas tampoco fueron todo lo buenas que se esperaba y en apenas 4 años cesó su producción. Sin embargo, el pequeño ForTwo poco a poco se iba ganando el corazón de más personas que empezaban a comprender el concepto y a disfrutar de sus innegables ventajas para un uso urbano. Carrocerías descapotables, ediciones especiales… Smart funcionaba.

Para la segunda generación de Smart se ha contado con la colaboración de Renault. Parte de los gastos de desarrollo se amortizan compartiendo componentes entre el actual Smart ForFour y el Renault Twingo que son esencialmente el mismo coche.

Los otros Smart

El Smart CrossTown Concept presentado en 2003.

18 fotos

Ampliar

Que Smart es una marca que se anticipa a los tiempos queda claro con el concept CrossTown presentado en 2003, antes de que los SUV causasen furor. ¿Tiene sentido un todo terreno urbano?, la respuesta parece evidente, que es un contrasentido, pero ahí tienes toda la legión de modelos SUV del segmento B que están disponibles ahora en el mercado. En la actualidad es la categoría que más está creciendo.

Otro de los Smart más peculiares es el Smart ForFun, una especie de bigfoot-truck con un aspecto de lo más estrambótico, pero que tiene su gracia, como puedes ver en la galería.

Preparaciones de Smart de 6 ruedas, dragsters… la imaginación de algunos preparadores es infinita, pero el Smart que más futuro tiene es, sin lugar a dudas, el Smart eléctrico, la verdadera solución para la movilidad urbana del futuro más inmediato.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche