Reportaje

¿Sigue mereciendo la pena comprar un coche en Alemania?

2 fotos

Ampliar

23 de enero, 2019

Aunque ya no tiene tanto tirón como hace unos años, seguro que has oído de alguien que ha ido a Alemania y se ha traído un cochazo por la mitad de precio de lo que le cobraban aquí. ¿Es esto cierto?. ¿Sigue compensando ir a Alemania a comprar un coche de gama alta?. Vamos a verlo.

En Europa hay varios mercados y uno de los más importantes es el alemán, donde cada año se matriculan casi cuatro millones de automóviles, el triple que en España pese a que su población es poco más de el doble. Esto indica que es un mercado con mucho más movimiento que el nuestro.

Tradicionalmente Alemania ha sido siempre “el paraíso” para aquellos que buscaban un coche usado, sobre todo de gama media/alta. Todavía sigue siendo un buen mercado para buscar buenas ofertas, pero no creas tanto las historias que cuentan que alguien compró un coche en Alemania por la mitad de precio de lo que le pedían aquí. Lo más probable es que sea mentira y una exageración y, aunque el precio de compra sea cierto, habría que ver bien el coche que ha comprado y compararlo con el que le ofrecían aquí.

En Alemania se comercializan versiones muy básicas que no están disponibles en nuestro mercado, por ejemplo, en España el Mercedes GLA no se comercializó con faros halógenos, mientras que en Alemania sí. Tampoco se vendieron en nuestro mercado las mecánicas básicas del Audi A3, A4 y A6, de modo que es probable que ese coche tan barato que compró en Alemania sea en realidad uno de estos modelos básicos que no se comercializaron en nuestro mercado porque la importadora española de estas marcas considera que no hay clientes potenciales suficientes para ellos como para que su venta compense.

Además de esto, la gente suele contar sólo la mitad de la historia y dice sólo lo que ha tenido que pagar por el vehículo en sí, pero se dejan por el camino el coste del viaje para ir a buscarlo, el transporte del vehículo, el impuesto de matriculación, la ITV

Comprar un coche en Alemania ya no es lo que era

La realidad es que sí hay un buen mercado para determinados modelos que puede hacer rentable el ir a Alemania a por ellos, pero nadie regala nada y las gangas son difíciles de encontrar.

Además, hay otros factores que debemos tener en cuenta a la hora de valorar la compra de un coche e importarlo, como el uso del vehículo. Mientras que en España hay muchos conductores que apenas hacen 10.000 km anuales, en Alemania la media casi duplica la española y se acerca a los 20.000 km anuales, de modo que es muy probable que un coche usado con la misma edad que en España tenga casi el doble de kilómetros.

No sólo está el hecho de que recorren más kilómetros, también los recorren de forma más agresiva para la mecánica (normalmente) ya que tienen tramos de autopista sin límites de velocidad y el otro extremo, autopistas colapsadas en las que hay atascos con mucha frecuencia, especialmente en los anillos de circunvalación de grandes ciudades como Stuttgart. El clima invernal tampoco ayuda a la conservación del vehículo de modo que, aunque es cierto que el alemán medio cuida más y mejor su coche que el español, también lo usa en peores condiciones.

Para un cliente particular no es frecuente que se ahorre mucho dinero por ir a Alemania a comprar el coche. Otra cosa es para un profesional que puede reducir los costes de la operación al importar un lote de coches y aprovechar un único transporte para ellos.

Resumiendo: aunque es cierto que en Alemania es más fácil encontrar determinados modelos y siguen existiendo gangas, cada vez son más difíciles de encontrar y los precios están más parejos con los de nuestro mercado, de modo que ya no es tan rentable como hace años el ir a Alemania a por el coche.

Desde luego, si te animas a hacerlo, es imprescindible que añadas al coste del vehículo todos los gastos de la operación (viaje, impuestos, matriculación…) y que no te ciñas exclusivamente a la diferencia de precio del vehículo en sí.

Comparte este artículo:

Comentarios

Oscar 23 enero, 2019

Podría resumir el artículo en una palabra: “patraña”. Pero no lo haré. Seré algo más educado y simplemente plantearé lo siguiente: hay mucho desconocimiento en este artículo. Algunos datos ciertos no esconden que el trasfondo del artículo es claro: “Desde Autocasión queremos deciros que no compensa ir a Alemania y basta con mirar los coches que se anuncian en portales (oh wait) como el nuestro”.

Espero que el moderador tenga a bien publicar el comentario. Porqué voy a detallar algunos aspectos clave en la compra de vehículos en Alemania y que el artículo pasa un poco de largo. En mi caso me he comprado unos cuantos y quien desconoce el tema siempre cae en los mismos argumentos que llegan a rallar la mediocridad intelectual.

A ver, vamos a responder preguntas:

– un coche en Alemania es más barato? Depende de la marca, modelo versión. Hay que sí y hay que no.
– si las diferencias de precio son insubstanciales, porqué hay gente que compra en Alemania? Pues por los alemanes. Comprar un coche de ocasión en España puede ser una odisea: anuncios con errores a mansalva (versión, motorización, acabado hasta errores en el combusitble!). Fotos engañosas, fotos de hace 4 años cuando el coche salió del concesionario. En coches de alta gama, muy poca oferta. Coches mal cuidados, sin libros de mantenimiento (todo el mundo lleva el coche a “su mecánico de confianza”). Precios hinchados (“porqué mi coche lo vale” o porque “me van a regatear”) y un sinfín de problemas.

Comprar en Alemania te permite tener: muchísima más oferta (per muchísima) de ciertos modelos (AUDI, BMW, Mercedes) en motores grandes, en coches equipados evidentemente. Con anuncios correctamente rellenados. Si buscas un coche con la opción X, puedes filtrar por la opción X con la seguridad de que los coches que salen llevan esa opción. Y te saldrán centenares. Filtrarás por el motor que quieres, por el color que quieres y aún tendràs decenas de opciones. En España ya te habrías quedado en el primer filtro sin coches porque la gente no sabe ni rellenar correctamente los anuncios.

Por no hablar de la seguridad que ofrece comprar en según qué sitios, la amabilidad de la gente si vas a particular y un largo etcétera de ventajas. El primero, el estado de los coches. El alemán cuida el coche. Punto. Algunos españoles también (os deseo suerte para encontrarlos, porque es muy difícil encontrar alguno entremedio de tanto chapucero).

En los coches que he comprado en Alemania, he ahorrado en algún caso. En otros no y en algunos me ha costado lo mismo que aquí (contando todos los gastos evidentemente, pues la gente no es tan mema como para no repercutir en el coste del vehículo la matriculación el viajte, etc. como se puede entender del artículo).

Problemas? El pago es más engorroso efectivamente. El papeleo aquí (no allí donde TODO es más sencillo) es un pequeño drama burrocrático (gracias a quien corresponda por hacer la vida del ciudadano más complicada).

Ahora bien, antes de ir allí, tienes que tener todo preparado, debes dominar alemán o almenos el inglés y olvídarse de ir regateando al comercial alemán. Así que hay que ir por Europa dejando de lado el orgullo patrio y comportarse como un ciudadano europeo.

Saludos

Rubén Fidalgo 23 enero, 2019

Buenas noches Oscar: gracias por no decir que es una patraña, aunque para no querer decirlo, al final “la has soltado”, de todos modos te agradezco tu crítica porque es constructiva y aportas un punto de vista interesante. De todos modos, en el fondo de tu comentario dices lo mismo que yo en el reportaje, que no es cierto que ir a Alemania sea garantía de ganga, que encontrar determinados modelos allí es más fácil y que hay que tener las cosas muy claras y las cuentas bien hechas antes de hacer el petate.
En cuanto a la amabilidad de la gente, totalmente contigo, aunque esto va un poco también en el carácter de cada uno, reconozco que en general me caen bien los alemanes (sobre todo porque tengo familia allí y que ya han nacido en Alemania) y que suelen ser más serios, pero me he encontrado de todo en ambos países, españoles muy nobles y absolutamente legales y alemanes que me han intentado colar gato por liebre.
Sobre que cuidan los coches, también tienes razón, además de que sus TÜV son más severas que las nuestras ITV, además de que puedes pedir coches con certificado TÜV o de Dekra y aquí es menos probable conseguir esos usados certificados.
No digo que la gente sea mema por no repercutir en el coche el coste de toda la operación. Me refiero a lo de siempre, que las historias se desvirtúan y te encuentras con el típico que dice que meganito se ha traído un Mercedes GLA con dos años y 24.000 km impecable por 16.000 euros, pero se olvidan de contarte que ese es el precio del coche sin impuestos y, probablemente, una versión básica con tapacubos, faros halógenos y un motor menos potente que el de la versión más básica que se comercializa en España.

Felix 24 enero, 2019

Me compré in W204 de Mercedes Benz, un C 200 CDI Avangarde con 24.000 km y un año, con la revisión del primer año ya efectuada y certificada. Me lo vendió como ocasión estrella un concesionario oficial de los que importan ellos a través de su red oficial, con garantía europea desde está compra por dos años, u el previo pagado estaba al nivel del mercado español. Lo tengo ya 4 años y puedo decir que es la mejor compra que he hecho en esto de los coches; por cierto tengo 74 años.

Oscar 24 enero, 2019

Hola Rubén,

La crítica es evidentemente al artículo y no a ti como articulista. Imagino que tratabas de generar cierta complicidad en la audiencia más cuñadista que suele despreciar aquello que ignora (y que me perdone Machado por parafrasearle). De ahí que partamos del apriorismo falso (según mi punto de vista, claro) de que quien compra en Alemania lo hace para ahorrarse algo, encontrar un chollo o, peor aún, alardear de ello.

Quien compra en Alemania, como he apuntado, compra ahí para comprar MEJOR no más barato, aunque a veces además de comprar mejor puedas ahorrar, que es una posibilidad REAL en según qué marcas y modelos.

Es decir que planteas una pregunta que permite muchas respuestas. La que das en el artículo es sólo una de las variables: el precio. Pero deja de lado lo esencial, que para mí es el producto.
saludos

Rubén Fidalgo 24 enero, 2019

Hola Oscar, muchas gracias por este comentario, no me tomo las críticas de manera personal (si no acabaría deprimido en este trabajo al público 😉 ). Es cierto que hay muchos factores a tener en cuenta a la hora de comprar e importar un coche usado, pero la mayoría de la gente que busca un usado se mueve puramente por el precio, o al menos eso es lo que percibo yo. En los últimos meses no han sido pocos los que me han preguntado lo típico de “y por qué no montamos una tienda de coches y traemos coches de Alemania?, conozco a un amigo de un primo que lo hace y se está forrando” y cosas similares, de ahí que el enfoque haya sido pensando principalmente en el tema pecuniario.
No me había sentado mal tu crítica (a ver, a nadie le gusta que le lancen un zasca, pero no me pareciste irrespetuoso) y como te decía, al menos tu crítica fue constructiva y se puede aprender de ella, que es lo que me interesa.
Un abrazo y gracias de nuevo por tus comentarios.

Arcadio 25 enero, 2019

Comentarios que merecen la pena leer. Constructivos. Gracias Oscar y Rubén.

Rubén Fidalgo 25 enero, 2019

Gracias Arcadio. Un saludo.

Sandra 6 febrero, 2019

Oscar , gracias por tu aportación , ya que da una visión más general del mercado . Respecto al artículo , pues como en todo , no puedes ir a hacer las Américas , sin saber lo que buscas y sin hacer cuentas entonces la experiencia no será grata , ni aquí , ni en en Alemania , China o Sebastopol . Así que un tema tan delicado , no se debería de haber tratado de una manera tan superficial en este artículo , por que da lugar a mucha confusión . Afortunadamente , existen personas especializadas en vehículos a la carta , a los que puedes pedir un encargo de segunda mano y te asesoran de los extras que pueden ser interesantes para ti como cliente . Y como en ser detallistas y apreciar la tecnología , creo que nadie gana a los germanos . Pues ahí se abre un mercado que en España , lamentablemente no existe . Ya que los españoles somos más de burro grande , ande o no ande . O lo que viene a ser lo mismo , preferimos comprarnos un serie 5 con una motorización pequeña y “pelado” , que un serie 3 por él mismo precio , pero con los extras que necesitamos y con el motor más adecuado a nuestras necesidades .

Rubén Fidalgo 7 febrero, 2019

Hola Sandra, no estoy muy de acuerdo contigo en que en España nos gusten más los coches grandes pelados que los bajos más motorizados, de hecho, en España no se comercializan mecánicas básicas en determinados modelos porque no hay demanda para ellos, especialmente en las tres marcas alemanas de siempre, mientras que en Alemania sí se ofrecían los A6 o los Clase E con motores que aquí se quedaban para los A4/A3 y Clase C. Los alemanes son muy prácticos, por eso montan llantas de chapa con las ruedas de invierno y les da igual que el coche quede horroroso, en España eso sería muy improbable, y allí sí había clientes que preferían una carrocería de categoría superior pero que no necesitaban más caballos, por eso se ofrecían esos motores más básicos que jamás se comercializaron de manera oficial en España.

Blas 7 febrero, 2019

Zaaaaaas, en toda la boca. Que pase el siguiente.

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche