Qué significa el logo de Volkswagen

8 Mayo, 2017 por

¿Qué significa el logo de Volkswagen? El logo de Volkswagen es uno de los más fáciles de identificar del mundo, pero hasta llegar a ser como lo conocemos ahora ha pasado por varias etapas, entre ellas una especie de perro sobre un puente.

Qué significa el logo de Volkswagen52

El logo de Volkswagen que todos conocemos no tiene demasiado misterio, simplemente son las iniciales de Volk (pueblo) y Wagen (coche) entrelazadas y rodeadas por un anillo, pero no fue su primer logo, ni mucho menos. De hecho, los modelos de la marca alemana hacían convivir dos emblemas hasta no hace mucho.

Hasta los años noventa, el único logo que podían ver los pasajeros de un Volkswagen no eran la V y la W, sino una especie de perro cruzando un puente y que iba grabado en el centro de su volante: el escudo de Wolfsburgo, la ciudad donde la compañía tiene su sede, lo que ha llevado a que mucha gente cambie de nombre a esta urbe y la llamen “Volksburg” en lugar de por su nombre original “Wolfsburg” (puedes verlo en la galería fotográfica).

En los años noventa, con el lanzamiento del VW Golf III, Volkswagen dejó de utilizar el escudo de la ciudad de Wolfsburg definitivamente; al fin y al cabo, realmente era un logo que no le correspondía y la V y la W entrelazadas eran un símbolo ya plenamente reconocido por la mayoría de la gente. De hecho, el logo de VW es uno de los más reconocibles y de mayor valor en cuanto a imagen.

De KdF Wagen a Volkswagen

El nombre inicial para el VW era KdF Wagen.52
El nombre inicial para el VW era KdF Wagen.

Es conocido por la mayoría que el Volkswagen fue un empeño personal de Adolf Hitler y que su desarrollo fue encargado a Ferdinand Porsche. Lo que ya es más desconocido es que el nombre original de la nueva marca era KdF Wagen, las siglas de Kraft durch Freude (algo así como “fuerza a través de la alegría”).

Además, la forma de adquisición era bastante original, ya que se accedía a él a través de una especie de suscripción. Pagabas una cuota inicial en la que se te entregaba una cartilla y, a medida que ibas realizando los pagos, se te daban sellos. Al completar la cartilla, te entregaban el coche.

Varios miles de alemanes hicieron ese pago inicial y adquirieron sus cartillas, pero la Segunda Guerra Mundial hizo que ninguno llegase a tener su coche. Por supuesto, es un poco aventurado asegurarlo, pero dudo que un alemán no haga las cosas planificadamente, de modo que es muy probable que todo estuviese ya programado para financiar la producción de las variantes militares del Escarabajo, los Kubelwagen y Schwimmwagen (el todo terreno y el anfibio) que todos conocemos de las películas inspiradas en dicha contienda.

Al finalizar la guerra, estaba claro que lo de KdF Wagen no era una buena marca comercial y, aunque lo de “coche del pueblo” también salió de los labios del führer, sonaba mucho mejor que un término muy propio de los gobiernos dictatoriales de la época, como nuestro “Educación y Descanso”.

Hirst, Nordhoff y Hoffman, los pilares del éxito

Nordhoff consolidó a la marca y la lanzó a un nuevo nivel.52
Nordhoff consolidó a la marca y la lanzó a un nuevo nivel.

Volkswagen ha nacido con mucha suerte. Tras quedar casi destruida por completo su fábrica en los bombardeos aliados, nadie daba un duro ni por la factoría ni por el coche que en ella se fabricaba. Tal vez por eso se salvase de ser fagocitada por alguna compañía del bando victorioso, como sí sucedió con muchas de las industrias más punteras de Alemania tras la Segunda Guerra Mundial.

Aunque nadie la quería, Ivan Hirst (mayor del ejército británico) se ocupó de reconstruír aquellas ruinas y relanzar la producción del Volkswagen. Incluso produjo una versión de 2 puertas y estilo roadster para el coronel Charles Radclyffe para intentar ganarse el corazón de los superiores. Este diseño de Rudolph Ringel sería la inspiración para el futuro descapotable diseñado por Hebmuller, del que apenas se hicieron un centenar de unidades, muy cotizadas en la actualidad.

Visto que sí había mercado para aquel coche tan peculiar, el relevo de la compañía lo toma Heinrich Nordhoff y comienza la gran expansión de Volkswagen, aunque su verdadera explosión llegaría gracias a Max Hoffman, un hombre con una visión comercial extraordinaria y una capacidad de persuasión sin igual.

Hoffman tenía claro que la clave para ganar dinero era ganarse el mercado americano. Ferrari, Mercedes, Porsche… muchas marcas europeas existen gracias a los millones de divisas que recibían de las ventas en dólares al otro lado del Atlántico provistas por la labor comercial de Hoffman.

Bernd Reuters y DDB, campañas geniales de VW

La publicidad de Volkswagen creada por la compañía DDB fue absolutamente genial.52
La publicidad de Volkswagen creada por la compañía DDB fue absolutamente genial.

Sin lugar a dudas, una de las genialidades de Nordhoff fue elegir bien a quién encargar la publicidad de sus coches. En la década de los cincuenta, el encargo fue para el artista Bernd Reuters. Este berlinés se ganó buena fama pintando automóviles con unos trazos muy particulares en los que sus líneas siempre ganaban en estilo.

Colores suaves y aspecto de acuarelas, una estética muy elegante… su estilo era muy característico y muchos de sus carteles son coleccionados en la actualidad. En el caso de los pintados con publicidad de Volkswagen, Reuters lograba dar un aspecto mucho más elegante y estilizado a los modelos, tanto al Escarabajo como a la furgoneta.

Con su prematura muerte en 1958, Volkswagen buscó otra compañía para publicitar sus modelos. En esos años la marca está en plena expansión en el mercado americano, así que nadie mejor que ellos mismos para saber cómo calar hondo en su sociedad. De este modo, se elige a la compañía publicitaria DDB para la publicidad y ésta se saca de la manga dos ideas que se han demostrado como geniales:

  • Dar la vuelta a la tortilla: los defectos y bromas que se hacían sobre el pequeño coche alemán son empleados de forma irónica en sus carteles. Por un lado, se logra humanizar el producto y darle personalidad y, por otro, se diferencian del resto.
  • La simplicidad: sus carteles y anuncios son muy sencillos; basta una foto grande en la que se destaque aquello sobre lo que se va a hablar con un título y luego, ocupando sólo 1/3 de la superficie del anuncio, tres columnas con un texto ligero aclarando el título.

Algunos anuncios son verdaderamente geniales y juegan de manera magistral con la ironía. Es famoso uno en el que, por ejemplo, se ve un Beetle aparcado en la puerta de una casa y el título reza “hace que tu casa parezca más grande”. En los EE.UU. un coche como el Escarabajo, de apenas 4 metros de longitud, era considerado ridículo al lado de los grandes modelos americanos. De esta forma, la compañía DDB daba la vuelta a la tortilla y convertía un prejuicio en una virtud.

El amor está en el aire

Volkswagen tuvo varios modelos refrigerados por aire además del Escarabajo.52
Volkswagen tuvo varios modelos refrigerados por aire además del Escarabajo.

Como ya hemos hecho reportajes sobre el VW Beetle y la emblemática furgoneta VW, lo justo es contar algo sobre las otras dos gamas fabricadas por Volkswagen siguiendo los preceptos del concepto original de la compañía: motor trasero y refrigeración por aire.

Antes decíamos que Heinrich Nordhoff tuvo claro que había que diversificar la gama de productos para mantener un crecimiento en la compañía. Al Volkswagen Escarabajo (Typ 1) le dio dos carrocerías descapotables (Hebmuller y Karmann) y un precioso coupé diseñado por Ghia y fabricado por Karmann, el Karmann Ghia Typ 14. Además, añadió otra línea de producción, la mítica furgoneta, que sería Typ 2.

Con la llegada de la década de los 60´vendría una nueva familia, que se denominaría Typ 3 y, al final de esa década, otra más que ya te imaginas cómo se llamaría… sí, Typ 4.

Comercialmente el Typ 3 se lanzaría como VW 1500, pasando más tarde a ser 1600 y con tres carrocerías producidas por la propia compañía:

  • Notchback: berlina de 3 volúmenes y 2 puertas.
  • Fastback: estilo coupé de 2 volúmenes y 2 puertas.
  • Squareback o Variant: familiar de 3 puertas.

Aunque en el catálogo inicial se mostraba una versión descapotable, finalmente no se llevó a producción porque su carrocería no era lo bastante rígida al quitarle el techo. A estas 3 siluetas se sumaba un cuarto modelo cuya producción eras subcontratada a Karmann y cuyo diseño fue obra, de nuevo, de Ghia: el Karmann Ghia Typ 34, de líneas angulosas y muy particulares.

El Volkswagen Tipo 3 gozó de una buena aceptación por parte del mercado, aunque no llegó a las cifras de ventas del Tipo 1 ni por asomo. Esto debió tomarse como un aviso de que el concepto de motor trasero refrigerado por aire era algo ya del pasado, y eso que en el Tipo 3 se introdujeron mejoras, y, aunque pudiera parecer muy continuista respecto al concepto técnico del Escarabajo, lo cierto es que estaba muy mejorado. Es más, al VW Tipo 3 le corresponde el honor de haber sido el primer automóvil comercializado en equipar un sistema de inyección de gasolina completamente electrónico, allá por 1967.

El VW Tipo 4 fue un fracaso comercial y un intento desesperado de mantener vigente el concepto de todo atrás refrigerado por aire.52
El VW Tipo 4 fue un fracaso comercial y un intento desesperado de mantener vigente el concepto de todo atrás refrigerado por aire.

En la compañía interpretaron mal los datos de ventas y pensaron que lo que estaba anticuado era el diseño del coche con una plataforma independiente y una carrocería de sólo 2 puertas y no el motor trasero, así que, a finales de la década, volvieron a intentar lanzar una berlina mejor con la esperanza de que el mercado la acogiese con los brazos abiertos. El nuevo Volkswagen 411 era, en efecto, una revolución del concepto original. Su motor era mucho más moderno (aunque seguía siendo bóxer y refrigerado por aire), su plataforma, autoportante en lugar de con un chasis independiente y su carrocería proporcionaba un maletero y un interior realmente espaciosos.

Aunque el VW 411 era un coche excelente, no tuvo la acogida esperada y las ventas eran escasas. Se introdujeron algunas mejoras y, como el lavado de cara fue bastante profundo, se relanzó con otro nombre, Volkswagen 412, pero el mercado ya no demandaba coches refrigerados por aire por muchas ventajas que tuviesen, y menos con el motor colgado por detrás del eje. Del VW Typ 4 se fabricaron 3 carrocerías: berlina 2 puertas, berlina 4 puertas y familiar (denominado Variant) de 3 puertas. En apenas 4 años, se dio cerrojazo a los VW 411 y 412 y, en 1972 y 1974, fueron relevados por el K70 y el Passat. De este modo, los Typ 4 fueron los últimos VW refrigerados por aire.

Del proyecto del VW Typ 4 lo que más amortizó la compañía fue su mecánica, empleada en el deportivo desarrollado en colaboración con Porsche, el VW-Porsche 914 y en la tercera generación de furgonetas, las VW T3.

El primer VW de tracción delantera y refrigerado por agua

El VW K70 era en realidad un proyecto de NSU.52
El VW K70 era en realidad un proyecto de NSU.

En realidad, el primer Volkswagen de la era moderna era un NSU. La marca no tenía ninguna experiencia en fabricar coches de motor y tracción delanteros, ni tampoco en refrigerar la mecánica con algo que no fuese simplemente aire. Como hacía poco que se había hecho con el control de NSU, y ellos sí sabían mucho de tracción delantera y motores refrigerados por agua, decidieron tomar prestados sus proyectos para Audi y VW y, de paso, borrar del mapa la marca NSU tras el injusto fracaso del Ro80.

Así fue como el proyecto 70 se lanzó al mercado con una insignia de VW en su frontal y con el nombre de VW K70 en 1970. Pese a alzarse con el segundo puesto en el título de coche del año en 1971, el nuevo modelo de la marca tampoco logró unas ventas optimistas, de modo que en apenas un año también se arrinconó en un cajón y se presentó a su relevo, el VW Passat, una saga que ha llegado hasta nuestros días.

El K70 tenía un diseño tal vez poco agraciado, pero ofrecía un interior muy espacioso y confortable, su comportamiento en carretera era realmente bueno (a años luz del que podían ofrecer los VW “todo atrás”) y su mecánica, aunque no era muy puntera, resultaba fiable y con unos consumos y prestaciones mejores que los del bóxer refrigerado por aire.

Las marcas de Volkswagen

En la actualidad, Volkswagen es un gigante industrial que lleva años luchando entre los tres mayores fabricantes del mundo y en dura pelea con Toyota y GM, principalmente con la primera. Haber llegado hasta aquí partiendo de un automóvil cuya única aspiración era ser un medio de transporte económico y fiable ha sido todo un alarde de genialidad empresarial y, por qué no admitirlo, algo de suerte también.

El Grupo VW posee nada menos que las siguientes marcas, además del 90% de las acciones de Italdesign Giugiaro:

  • Audi
  • Bentley
  • Bugatti
  • Ducati
  • Lamborghini
  • MAN
  • Porsche
  • Scania
  • Seat
  • Skoda
  • Volkswagen

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba