Qué significa el logo de Renault

5 Enero, 2017, modificada el 8 Febrero, 2017 por

¿Qué significa el logo de Renault? El logo de Renault tiene algunos de los detalles más llamativos de esta marca francesa, como su importante papel en la Primera Guerra Mundial. No te pierdas la historia de Renault y del rombo que preside los frontales de todos sus modelos.

Qué significa el logo de Renault42

Siguiendo la tradición de otras compañías francesas como Peugeot o Citroën, el fundador de la protagonista de hoy decidió imponer su apellido como nombre de su compañía. Así nació en 1899 la empresa de Louis Renault. Como ves, también Renault es una de las pocas marcas de automóviles con más de un siglo de vida, aunque a lo largo de todas estas décadas ha cambiado varias veces, tanto de razón social como de logotipo, e incluso de propietaria.

Los primeros años de vida de la compañía fueron, tal vez, los más entusiastas. El motivo es que la compañía la llevaban los hermanos Renault (Marcel, Louis y Fernand) y sus ventas e imagen iban viento en popa, además de por sus buenos automóviles, por los éxitos deportivos que lograban sus coches pilotados por el propio Marcel Renault. Por desgracia, Louis tuvo que continuar adelante pese al mazazo que supuso la muerte de Marcel en un accidente en carrera en la tristemente célebre París-Madrid de 1903, una prueba deportiva que fue famosa por los numerosos accidentes mortales que hubo.

Ya sabemos de dónde viene el nombre de la compañía, pero ¿por qué un rombo para identificarla? Renault es una de las marcas que más logotipos ha tenido a lo largo de su historia. Entre 1900 y 1906, el logotipo estaba formado por un sello con las iniciales de los nombres de los tres hermanos y dos R entrelazadas en cada extremo.

En 1906 se adoptó como imagen de marca la silueta del Renault Gran Prix con el que la marca ganó la carrera de Francia de ese mismo año. Tras el inicio de la Primera Guerra Mundial, la marca empezó a emplear como insignia la peculiar silueta del tanque Renault FT17, un acorazado pequeño, rápido y muy maniobrable que fue un éxito de ventas.

Los primeros modelos de Renault no tenían en radiador en el frontal, sino pegado al cortafuegos que separa la mecánica de los pasajeros. Esto hacía que no tuviesen parrilla delantera. No sería hasta 1925 cuando se presentó el primer vestigio del rombo que conocemos en la actualidad. Se trataba de una rejilla circular con el nombre de Renault en el centro y las lamas de la rejilla horizontales. Sólo se empleaba en los modelos de lujo y el frontal tenía una forma en pico que hacía que la rejilla en vez de circular pareciese romboidal.

A partir de 1930, el logo pasó a estar presente en todos los modelos de la marca, algunos de los cuales eran mucho más angulosos, y poco a poco la circunferencia fue teniendo más forma de diamante, fisonomía que ya quedó implantada a partir de 1946, cuando la compañía fue nacionalizada tras ser apresado Louis Renault acusado de colaboracionista con los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

En 1972 el diamante de Renault ya adoptó las formas que reconocemos en la actualidad al perder las lamas horizontales y el nombre de Renault, aunque se fue estilizando en sucesivas actualizaciones en 1985, 1992 y 2012, año en el que se presentó el diseño actual.

Así tienes el origen del logo actual de Renault, que nació como un círculo que, a medida que se fue acomodando a las formas puntiagudas de los frontales de los modelos de la marca, acabó convirtiéndose en un diamante, una figura que se asocia con la calidad y la dureza, dos cualidades que la compañía quiso enfatizar siempre.

Ganar una guerra gracias a los taxis Renault

La mayoría de los taxis parisinos protagonistas en la Primera Guerra Mundial eran como éste.42
La mayoría de los taxis parisinos protagonistas en la Primera Guerra Mundial eran como éste.

Una de las batallas decisivas de la Primera Guerra Mundial tuvo lugar a orillas del río Marne en septiembre de 1914. Las tropas alemanas estaban preparadas para hacerse con el control de París y los aliados (sin un mando común y muy desorganizados) avanzaban como pollo sin cabeza. El alto mando francés tomó la decisión de defender París a toda costa y se decidió movilizar a todas las tropas disponibles en la capital francesa y trasladarlas al frente del Marne.

Para hacerlo, se requisaron todos los taxis disponibles, la mayoría de los cuales eran Renault, como el que puedes ver en el encabezado de este apartado, que fue el primer automóvil en contar con un aparato para medir el recorrido y cobrar al cliente en función de éste; sí, el primer taxímetro.

Los taxistas no vieron con muy buenos ojos el ser obligados a transportar a las tropas y preguntaron que quién se haría cargo del coste de la carrera. Tal vez el sentimiento patriota que se respiraba por las calles de París con las kilométricas colas de taxis Renault cargados con soldados hasta los topes ablandó sus corazones, porque al final ninguno reclamó que se le abonase el importe del trayecto.

Las tropas aportadas no fueron suficientes como para que la batalla de Marne acabase en un éxito rotundo, pero sí fue un paso importante. El frente alemán quedó dividido y más vulnerable y, tras esta batalla, cambiaría por completo la táctica militar. Se abandonó la lucha y los combates frente a frente y nació la tristemente conocida “guerra de trincheras”.

Resulta irónico que a Louis Renault se le acusase de colaboracionista en la Segunda Guerra Mundial tras haber sido decisivo para contener a los alemanes durante la Primera, tanto por sus taxis como por los tanques FT17.

Matra, la amiga traicionada

El Renault Avantime fue un fracaso comercial que le costó la vida a Matra.42
El Renault Avantime fue un fracaso comercial que le costó la vida a Matra.

La más conocida de las compañías asociadas a Renault es probable que sea Alpine, que es la que ha sobrevivido hasta nuestros días y parece que ahora resurge con el inminente lanzamiento comercial del nuevo Alpine. Sin embargo, fueron muchos los preparadores que supieron sacar partido de los coches de Renault, como Gordini, que también acabaría por ser absorbida por la propia Renault.

La que ya no es tan conocida para la mayoría es Matra, una compañía francesa cuyo nombre completo es Mécanique Avion Traction y que contó con una división de automóviles que en los años ochenta acabó colaborando tan estrechamente con Renault que prácticamente fue fagocitada por ésta.

En efecto, la colaboración entre Matra y Renault fue decisiva para el desarrollo de un coche revolucionario, el Renault Espace, un monovolumen que sorprendió en 1984 por sus formas futuristas, su interior configurable y su techo de fibra de vidrio.

Matra Automóviles se las prometía muy felices con su relación simbiótica con Renault, a quien llegó a solicitar la producción en exclusiva de otro coche que parecía que había llegado para revolucionar de nuevo el mundo del automóvil, el Renault Avantime. Tomando como punto de partida la plataforma del Espace, en el 2001 se presentó un coche del tamaño de un monovolumen familiar y con sus proporciones, pero con sólo dos puertas, un techo panorámico y un interior con unos asientos casi espaciales para sus pasajeros.

Lo que nació con la intención de ser un éxito de ventas se convirtió en uno de los mayores batacazos de la industria del automóvil europea y, con menos de 9.000 unidades vendidas, se paró la producción del Renault Avantime en 2003. Esta decisión de Renault dejaba a Matra descompuesta y sin novio.

Por suerte, Pinifarina vino al rescate de la división de automóviles de Matra.

Renault 4/4, el Porsche francés

El Renault 4CV fue un proyecto que contó con la colaboración de Porsche.42
El Renault 4CV fue un proyecto que contó con la colaboración de Porsche.

La historia del Renault 4CV es muy importante para la industria española. Aunque siempre se habla del Seat 600 como el milagro español, lo cierto es que este simpático coche de 4 puertas, 4 plazas y 4 caballos fiscales (de ahí su nombre de “cuatro-cuatro”) fue el primer automóvil utilitario fabricado en España tras la Guerra Civil.

Antes de que se abriesen las puertas de Seat, ya salían por las de la factoría de Valladolid de FASA-Renault unidades del Renault 4CV.

Sus formas recuerdan algo a las del VW Escarabajo, y tiene su lógica si tenemos en cuenta que para el desarrollo de este proyecto se pidió ayuda al mismísimo Ferdinand Porsche, que por aquellos años estaba encarcelado en Francia por haber empleado esclavos y colaborado con los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

La verdad es que pocos se imaginaron en su día el éxito y lo larga que sería la sombra que proyectaría este cochecito cuyo motor de 4 cilindros refrigerado por aire casi casi ha llegado hasta nuestros días, eso sí montado en posición delantera transversal en vez de trasera longitudinal en la primera generación del Renault Twingo.

Precisamente, en la última generación del Twingo se ha vuelto a retomar el espíritu del 4CV, presente en su motor trasero, sus 4 puertas o sus 4 plazas.

Una marca anticipada

Tracción total y turbo... y no es un Audi.42
Tracción total y turbo… y no es un Audi.

Renault ha sido una marca con un carácter similar al de Peugeot, en el sentido de preferir las soluciones plenamente afianzadas en lugar de las tendencias audaces de las primeras etapas de Citroën. Sin embargo, la marca del rombo sí ha sabido hacer apuestas arriesgadas a la hora de explorar nuevos productos. Algunos han salido mal, como el ejemplo anterior del Avantime, pero otros han sido un éxito tan rotundo que incluso han abierto nuevas categorías, como el Renault Espace o el Renault Scénic.

Si hablo de turbo y tracción total, lo más seguro es que pensemos en Audi; sin embargo, estos dos elementos ya estaban presentes en el Renault 20 Turbo 4×4 de 1979, dos años antes de que debutase el Audi Quattro en el Rally de Montecarlo de 1981.

La tecnología turbo no era una novedad para la marca gala, que en 1977 sorprendió al mundo de la competición con el primer motor turbo de la historia de la Fórmula 1 con el Renault RS01, un automóvil capaz de extraer 1.500 CV de su motor de 1,5 litros turbo para las clasificaciones, quedándose en el entorno de los 1.000 CV en las configuraciones para la carrera, un récord de potencia.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba