Seis curiosidades históricas sobre el parabrisas

7 Septiembre, 2017 por

El parabrisas es un elemento esencial de seguridad y de estructuración en los coches actuales, sin embargo, no siempre fue así. Su historia se remonta a principios del siglo XX y, para que entiendas cómo fue su larga evolución, te traemos seis datos de lo más curiosos sobre su historia.

Seis curiosidades históricas sobre el parabrisas2

El parabrisas es un elemento básico en la seguridad y en la estructura de un vehículo, tal y como hemos visto otras veces (el parabrisas… ese gran desconocido de la seguridad vial; cuándo debo cambiar o reparar el parabrisas del coche; cómo y por qué se rompe más nuestro parabrisas).

A este respecto, hay que recordar que el parabrisas aporta hasta el 30% de la estructura de un coche, además de estar directamente relacionado con la función del airbag del acompañante y de varios de los asistentes a la conducción integrados, ya que el parabrisas incluye muchos de los sensores.

Sin embargo, para llegar a los cristales y piezas vidriosas que conocemos hoy en día en la automoción, ha tenido que haber una evolución bastante importante. Por eso, a continuación te vamos a detallar seis curiosidades que nos ha facilitado Carglass y que bien tienen que ver con la historia de este componente que hoy entendemos como esencial en la industria automotriz.

Seis curiosidades históricas del parabrisas del coche

Chrysler Airflow de los años 30.2
Chrysler Airflow de los años 30.

  1. Los primeros parabrisas: al principio, los conductores de los primeros coches usaban gafas para protegerse del polvo, del viento y de las piedras que podían saltar de los caminos. A principios del siglo XX se comenzaron a usar los primeros cristales frontales de protección (compuestos de dos hojas horizontales para que, cuando la superior se ensuciara, se pudiera plegar y seguir adelante), con el hándicap de que al involucrarse en un accidente, el cristal se rompería en mil pedazos y podría causar lesiones. Cuando los coches integraron además vidrios laterales, este temor aumentó.
  2. Henry Ford marca el camino: en los años 20, el creador de Ford se convence de que hay que fabricar parabrisas más seguros. Junto a Clarence Avery, mecánico de la empresa, consiguen crear un nuevo proceso de fabricación de vidrio más barato y resistente -como podemos ver en la imagen del Model T-.
  3. Llega el cristal laminado: en 1903, y por casualidad, al inventor francés Edouard Benedictus se le cayó un vaso al suelo y no se hizo añicos. La causa era que ese vaso había contenido nitrato de celulosa y la película seca que quedó sobre el cristal mantuvo la pieza unida. En Inglaterra, John C. Wood hace un descubrimiento parecido y al mismo tiempo, pero es Benedictus quien presenta la patente de dos capas de vidrio con una de celulosa entre ellas en 1909.
  4. No se decolora: este tipo de cristal laminado tardó en popularizarse en la industria del automóvil debido a su alto precio y porque la capa intermedia se decoloraba con el tiempo. Lo primero cambió tras la huelga de la Federación de Trabajadores de Vidrio de Estados Unidos en 1937. Lo segundo, cuando en 1938 Carleton Ellis fabrica el butiral de polivinilo. Un año más tarde, Ford anuncia el cristal como “indestructible que da la protección más completa; además de no romperse en mil pedazos, es cristalino y no se decolora.”
  5. Mucha más seguridad en los coches: entrada la década de los años 30 se popularizan estos cristales laminados y se convierten en una de las innovaciones de seguridad más importantes de la historia del automóvil porque (1) el cristal ya no se rompe ni causa lesiones graves, (2) al ser más resistente, evita que los pasajeros salgan despedidos hacia afuera y (3) aumenta la rigidez estructural del coche y protege en caso de aplastamiento del techo al volcar.
  6. Parabrisas pioneros: Oldsmobile fue la pionera que incluyó el parabrisas de serie en sus vehículos, en 1915; Ford lo ofrecía en su Model T desde 1908 como opción con un sobreprecio de 100dólares (junto al velocímetro y los faros); el primer parabrisas laminado de serie lo montó un Rickenbacker en 1926, dos años después de que Lincoln equipara a varios departamentos de policía con el modelo Police Flyers, que montaba un parabrisas a prueba de balas de 2,5 cm de grosor; el primer parabrisas de una sola pieza y formas curvas lo instala Chrysler, en 1934, en su modelo Airflow Custom Imperial 8; en 1951 llega el primer parabrisas panorámico en el concept LeSabre de GM; a principios de los años 30, Cadillac y Chevrolet comienzan a diseñar coches con el parabrisas inclinado (por diseño y aerodinámica); en 1936, General Motors introduce el parabrisas dividido verticalmente en sus coches; durante esos años se patenta un sistema de antiempañamiento; en 2016, el Ford GT equipa un nuevo cristal denominado Gorilla Glass que es desarrollado para las pantallas de smartphones, permite ahorrar 5 kg de peso, es más delgado y es resistente a los arañazos.

Te puede interesar...

Christian García

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba