Seat Ateca como coche para familias

19 Diciembre, 2016 por

Somos una familia numerosa con tres hijos y hemos puesto a prueba el Seat Ateca en nuestro día a día para conocer sus pros y sus contras como coche familiar. La compra semanal, los trayectos diarios al cole por las calles de Madrid, un viaje de fin de semana… ¿estará a la altura?

Seat Ateca como coche para familias11

Como familia con tres hijos, necesitamos un coche sobre todo con buena habitabilidad y un maletero generoso. Nuestros chicos ya no son pequeños: tienen 19, 15 y 12 años. Por eso mismo ya no nos vale un vehículo con una banqueta trasera para “dos ocupantes y medio” como hay muchos en el mercado. Y el mayor necesita que haya espacio en altura para no darse con la cabeza en el techo.

Nos gusta mucho viajar, escapadas de fin de semana y puentes casi siempre y, siendo cinco, el medio de transporte más versátil y económico para nuestra familia es el coche. Por eso necesitamos que sea estable y seguro, y que no gaste mucho.

El pasajero del centro es el que va más justo, claro.11
El pasajero del centro es el que va más justo, claro.

A bordo nos gusta escuchar música, pero los chicos tienen sus propios dispositivos y a veces escuchamos sus canciones en lugar de poner la radio. En viajes largos, nos viene bien poder recargarlos y, por otro lado, cada uno lleva pequeñas cosas y objetos que hay que acomodar en el habitáculo, donde es importante que haya huecos lo más versátiles posible.

Con esos criterios, hemos probado el Seat Ateca 2.0 TDI 4×4 de 150 CV y acabado Xcellence (el más alto) en familia, teniendo en cuenta las opiniones de cada uno y  valorando cómo responde a todas esas necesidades que acabamos de nombrar.

Primera impresión del Ateca: muy buena

Cuando los chicos vieron el Ateca por primera vez, les gustó mucho. Desde los pequeños guiños “cool”, como la proyección de la silueta en el suelo o los leads en los faros y los intermitentes, a su diseño exterior y todo lo que lo caracteriza como SUV (nuestro coche actual es un monvolumen de 7 plazas). Sí, son sensibles a las tendencias del mercado…

Seat Ateca 2016: a nuestros hijos les gustó mucho su diseño.11
Seat Ateca 2016: a nuestros hijos les gustó mucho su diseño.

El acceso al interior es correcto, con buen ángulo de apertura de las puertas, aunque nosotros ya no necesitamos sillitas ni alzadores y no le ponemos las cosas difíciles al coche en ese sentido. Los chicos se sientan y se encuentran a gusto: el pequeño, en medio, debe colocar los pies a ambos lados del abultamiento que cubre el túnel de la transmisión, pero no se queja. El mayor no siente claustrofobia porque hay anchura frente al asiento delantero y desde la cabeza al techo. Instalados los tres, no sobra el espacio, pero rápidamente sacan sus móviles, sus cascos, meten sus cosas en las bolsas de los respaldos de los asientos delanteros y de las puertas y buscan conectarse por Bluetooth para alegrarnos el trayecto con sus preferencias musicales. El cargador por contacto que hay en el hueco de la columna central no sirve para sus móviles.

Echan de menos más puertos USB donde poner a cargar sus teléfonos, pero de momento el viaje está empezando y aún no se han quedado sin reservas. Se sienten a gusto.

En los puestos delanteros, mi marido y yo comentamos lo sencillo del diseño del salpicadero, la claridad de la instrumentación y la buena ergonomía general, que hace que el conductor sienta que todo está en su sitio, que su tarea le resulta fácil. Con el paso de los kilómetros, echamos de menos un indicador de consumo instantáneo (nos gusta ir controlando lo que gastamos según aplicamos una técnica de conducción u otra), ya que el ordenador de a bordo sólo muestra el consumo medio. Tras mucho trastear, vemos que sí puede mostrarlo, pero la verdad es que encontrar esa información no es nada intuitivo.

A mí me gusta el tapizado en Alcantara (prefiero el tejido al cuero), que es suave y sufrido (algo muy positivo incluso con chavales ya mayores, como los nuestros). La sujeción de los asientos delanteros podría ser mejor, parecen creados para gente más corpulenta que nosotros.

Capacidad del maletero

Para transportar el equipaje contamos con 485 litros  de capacidad en el maletero (este Ateca es tracción total, el de tracción delantera ofrece 510 litros). Las cinco maletas y dos mochilas que llevamos nos han cabido y, por encima,  hemos puesto los anoraks.

El maletero tiene una boca amplia y buena capacidad11
El maletero tiene una boca amplia y buena capacidad.

En el tiempo que hemos tenido este Ateca no hemos hecho la prueba de fuego a su capacidad de carga: una jornada de compras en Ikea. Sin embargo, todo lo que leemos en sus características nos indica que cumpliría la misión sin grandes contrariedades, salvo que el asiento del copiloto no se abate, así que habría dificultades para los listones más largos de una estantería, por ejemplo.

En el día a día, hay algo que, en un primer momento, nos pareció un lujo divertido, pero que en el uso diario se nos ha hecho indispensable: la apertura y cierre del maletero pasando el pie por debajo del portón. Nos ha resultado muy práctico: llegas cargado de bolsas y paquetes y no tienes que parar, buscar las llaves, abrir el coche, abrir el maletero… Pasas la punta del pie por debajo de la puerta (sí, casi como en el cuento infantil) y… el maletero se abre. Dejas los bultos y puedes cerrarlo del mismo modo. Las puertas del coche, por cierto, siguen cerradas en toda esa operación, así que aporta un extra de seguridad antirrobo.

Callejeando y en carretera

El Seat Ateca es muy cómodo. En carretera, su estabilidad evita desplazamientos laterales y bamboleos en zonas de curvas (los niños no se marean, tenemos uno propenso a ello y ni se ha enterado). Cuando te metes en autovías o autopistas, va como una vela, y además es bastante silencioso: mi marido y yo hablamos, escuchamos la radio… Los chicos se han dormido.

Eso sí, las suspensiones son durillas. Nos proporcionan mucha estabilidad, pero, a cambio, en firmes irregulares (hay una calle junto al instituto de los chicos que nos lo recuerda a diario), el Ateca resulta seco y cada adoquín del empedrado te llega a los huesos. Y eso que llevamos la ruedecita de los modos de conducción con “confort” seleccionado.

Cuando vas callejeando por la ciudad, es fácil maniobrar y eso se agradece mucho en los atascos diarios, cuando vas con prisa… No cuesta girar el volante, tiene un buen radio de giro y, si te despistas en algún momento, tienes elementos de seguridad como el freno de ciudad que te libran de pequeños golpes por alcance. Si se te da mal aparcar, este Ateca también te ayuda con su cámara para que te hagas a la idea del sitio del que dispones, para que no toques a los coches contiguos cuando el espacio es muy reducido y para que sepas qué trayectoria es la más adecuada.

Seat Ateca: nos ha gustado como coche para familias.11
Seat Ateca: nos ha gustado como coche para familias.

Con la tracción 4×4 cuentas con un plus de seguridad, y de diversión si, como nosotros, haces alguna ruta por caminos para llegar a alguna zona en la que luego podemos ver un paraje natural con árboles o cascadas o rocas…

Y, aunque sea un detalle, nos ha encantado poder cambiar el color de la luz ambiente. Si tienes niños inquietos, casi se puede intentar aplacarlos poniéndoles una luz blanca o azul en plan “cromoterapia” 😉

Seat Ateca: todas las facetas del Coche del Año 2017

Te puede interesar...

Isabel Gª Casado

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba