Réplicas de coches: de lujo y barato

1 Agosto, 2013, modificada el 5 Agosto, 2013 por

Tras la reciente detención en España de un grupo de personas que se dedicaban a la fabricación de réplicas de Ferrari y Aston Martin, todo el mundo habla de las falsificaciones de coches: te contamos los casos más habituales y cómo reconocer una de estas copias.

Réplicas de coches: de lujo y barato8

Las réplicas de relojes y bolsos de lujo son algo cotidiano. Sin embargo, que pudieran existir coches falsos no era algo que todos conociéramos… hasta que la detención en España de un grupo de personas que “copiaban” Ferrari y Aston Martin sobre chasis de Ford Probe y Toyota MR-2, principalmente, nos ha abierto los ojos.

En China es muy frecuente encontrarse con “copias baratas” de coches; no son pocos los recursos de los fabricantes destinados a tratar de acabar con estas acciones, pero es difícil demostrar que un vehículo es una falsificación de tu diseño: muchas veces se llevan a cabo pequeñas modificaciones en las formas de algunos elementos o en las proporciones y ya no hay nada que hacer. Lógicamente, las marcas de lujo son las más preocupadas por este asunto, ya que son sus modelos los más “replicados” (a nadie se le ocurriría hacer una copia de un coche generalista; al tratarse de obras casi artesanales, saldría más cara que la original).

Devaux Coupe8
El Devaux Coupé es un coche australiano inspirado en el Talbot Lago Tear drop sobre la base de un corvette.

Un caso muy peculiar en el que al final “se han salido con la suya” -mediante modificaciones en el diseño original para escapar de la acusación de plagio- ha sido el del fabricante francés PGO, denunciado por Porsche por su modelo Speedster al tratarse de un coche casi idéntico al mítico Porsche 356 Speedster. La marca francesa ha ido cambiando la forma del vehículo hasta que ha sido lo bastante diferente como para no poder ser “sospechoso”… pero no hay más que ver los modelos para saber en quién se han inspirado.

Otra marca con “influencias” Porsche fue la belga APAL – Application Polyester Armé de Liège-, desaparecida en 1998. Sus réplicas Apal Speedster son bastante buscadas hoy en día debido a su excelente calidad y parecido con el modelo original.

Del mismo modo, en Australia hay un fabricante llamado Devaux que produce sobre la base de un Chevrolet Corvette un automóvil cuyas líneas se basan en uno de los clásicos más deseados por los coleccionistas: el Talbot Lago gota de agua, un modelo que puede superar el millón de euros, más de diez veces el precio del Devaux Coupé.

Otro caso que en su día tuvo cierto éxito “inspirándose” en modelos de prestigio fue el del GFG Elisar, cuyo diseño tiene cierto parecido con el del Mercedes Benz 540 K Roadster Special (una escultura rodante de la que apenas hay 7 unidades). Una de ellas fue subastada por Bernie Eclestone en más de 7 millones de euros.

Seat Ronda vs. Fiat Ritmo, en los tribunales

No sólo los pequeños fabricantes artesanales han tenido problemas legales. En su día, Seat compareció ante el Tribunal Europeo tras la acusación de Fiat por el plagio de su modelo Ritmo.

Seat Ronda Fiat Ritmo acusación de plagio8
Fiat denunció a Seat por plagiar su Ritmo con el Ronda, este modelo negro y amarillo fue presentado por la defensa ante los tribunales.

Hasta los años 80, Seat fabricaba modelos de Fiat bajo licencia en España. Al deshacerse el acuerdo entre ambas compañías, la marca española no pudo seguir manufacturando el Seat Ritmo, así que, mientras preparaba el lanzamiento del Seat Ibiza, presentó el Seat Ronda, una especie de “evolución” del Ritmo. No habrían aparecido problemas si sólo se hubiera vendido en España, pero el Ronda salió de nuestras fronteras y aquello “sentó mal” en Italia, que lo denunció. En Seat decidieron defenderse de una forma muy llamativa: presentando en el tribunal un Seat Ronda pintado en dos colores de máximo contraste: amarillo para las partes diferentes a las del Ritmo y negro para las idénticas. Más del 70% del coche era amarillo: el tribunal falló a favor de Seat.

Algunas réplicas “de marca”

Muchas réplicas respetan totalmente la legalidad; algunas por haber llegado a un acuerdo y tener licencia de la marca original, por haber desaparecido el fabricante o, como decíamos al principio, si la “copia” tiene suficientes diferencias con el modelo “auténtico”.

Caterham 620R8
Los Caterham Seven son réplicas legales del mítico Lotus Seven.

Caterham es un claro ejemplo de marca legal de réplicas. En su día compró la licencia a Lotus para poder fabricar su modelo Seven -ya extinto en Lotus-, creando así una saga que lleva ya unas cuantas décadas cosechando éxitos entre los amantes de los deportivos auténticos.

Uno de los automóviles más replicados es el AC Cobra, un deportivo fabricado en fibra de vidrio con unas excelentes prestaciones y unas líneas redondeadas que han sido el sueño de muchos fanáticos de la velocidad. Existen muchas copias de este automóvil, sobre todo en el Reino Unido, con mecánicas V8 de Rover. Las hay de varias calidades y potencias, por lo que sus cotizaciones dependen mucho del modelo concreto y el propulsor que monte. Una buena réplica con motor 427 puede rozar los 70.000 euros en Europa (bastante menos en los EE.UU.). Un AC Cobra original se acerca a los 400.000 euros.

Cómo distinguir una réplica de un original

Muchas veces es fácil diferenciar una copia de un original, sobre todo cuando se trata de coches que no son demasiado valiosos, pero otras es casi imposible distinguirlos si no se es un auténtico experto en la materia. Hay que ser conscientes de que en ocasiones los originales superan el millón de euros, lo que significa que el falsificador tiene mucho “margen de gasto” para esmerarse en la réplica.

Mini 850 original8
El Mini es un modelo muy "modificado" por los aficionados.

Uno de los modelos más “golosos” para las falsificaciones es el Ferrari 250 GTO, del que se fabricaron sólo 36 unidades entre 1962 y 1964. Esta obra de arte supera con facilidad los 10 millones de euros en las subastas, una cantidad lo bastante elevada como para que uno pueda invertir mucho tiempo y dinero en transformar un Ferrari 330 (que, aunque no es barato, sí lo es comparado con el GTO) en un falso GTO: es prácticamente imposible diferenciar entre el original y la copia. La única manera de saber si estás delante de un Ferrari 250 GTO “pata negra” o no es con certificados de fábrica y especialistas acreditados. Afortunadamente, este tipo de coches está muy, muy documentado.

En el mundo de los clásicos es frecuente que existan “upgrades”. Más que réplicas, se trata de coches que toman como base un modelo original de menor valor, al que se añaden elementos para convertirlo en una versión más cotizada. Uno de los casos más habituales es transformar un Mini básico (normalmente, un 850 o un 1000) en un Mini Cooper S MkI, cuyo valor de mercado puede multiplicar por 10 el de un Mini 850. Antes de aventurarse en la compra de un coche de estas características, hay que documentarse mucho. A veces las diferencias pueden ser tan sutiles como el número de tornillos que fijan la culata al bloque.

Dentro de estas “réplicas”, el Porsche 911 es un auténtico filón. Hay verdaderos “Frankestein” circulando por las carreteras con chasis de un 911 SC (cuyo precio está entre los 15.000 y los 18.000 euros), emulando creaciones como el Porsche 911 2.7 RS, que supera con facilidad los 120.000 euros. Para despejar dudas, la marca germana cuenta con un departamento de clásicos al que es posible dirigirse para documentarse: es imprescindible contrastar el número de bastidor, el número de motor y el de la caja de cambios (lo que en el mundillo se conoce como “matching numbers“) para saber si estamos ante uno de estos “engendros” o un modelo 100% original.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

6 Comentarios

Rubén Fidalgo 1 Agosto, 2013

Existen casos en los que la réplica puede llegar a ser incluso mejor que el original, pero carecen del valor intrínseco. Si estás ante una réplica ilegal, debes denunciarlo, adquirir una réplica ilegal es un delito y además de quedarte sin el coche al ser incautado, puedes ser multado.

t.a.olivier 5 Agosto, 2013

Todos tendríamos que tener derecho a fabricar cualquier cosa,los impedimentos políticos o estatales retrasan el progreso, hay cientos de personas con la idea muy clara para hacer coches magnéticos o eléctricos sin limitación de kilometraje y siempre quedan drenados por la legislación y homologación ,es una pena ,hasta que se liberalice la creatividad ser eremos esclavos del sistema obsoleto en que vivimos ahora

J.F.Rosales 26 Noviembre, 2013

Me gusto mucho el articulo ,lo encontre cuando buscaba fabricantes de replicas en España ,no voy a comprar ana replica ,tan solo intento fabricar mediante el mismo sistema uno de mis diseños ,no me gusta la idea de tener una replica de un coche existente porque solo seria eso ,una replica , pero fabricar uno que guste y no este en el mercado seria ,un coche unico, gracias y les dejo el link de my facebook por si quieren ver algunos de mis diseños . http://www.facebook.com/mercedestrucks

driftking 3 Julio, 2014

las replicas deben pasar por fabrica para darles el visto bueno y que ellos les pongan el numero de serie de replica porque si no seria una estafa para la gente que no entiende de coches y si les gusta uno de alta gama y lo ven barato se lo compran eso esta pasando con el ferrari laferrari chino y el zonda pagani r chino son coches no homologados sin un numero de serie replica de fabrica y estafan a la gente y joden a los ingenieros que han trabajado años en hacer esos coches

PACO 29 Septiembre, 2014

Del articulo y comentarios, ni uno dá en el clavo. Sabemos lo que son replicas y diferenciarlas de las falsificaciones? replicar es fabricar un articulo que esteticamente es similar a otro existente pero que no usa ni la marca ni la documentación que use el nombre comercial del original. Falsificar es usar el nombre comercial registrado en la replica. lo primero ocurre con millones de productos, y es legal, lo segundo es totalmente ilegal.. Ahora si lo comprendemos?? si lo primero fuera ilegal no podriamos ni fabricar ni un tornillo. y si podemos hacerlo, pero sin usar una marca de otro fabricante.
Saludos, y buen rollo.

Rubén Fidalgo 30 Septiembre, 2014

Hola Paco, las réplicas no siempre son legales. Mini, por ejemplo, ha registrado la forma del coche, nadie puede hacer un automóvil que imite sus formas. Lo mismo pasa con VW y las míticas furgonetas T1, el Porsche 356, etc… un diseño registrado no puede imitarse aunque no se ponga el nombre del original por ninguna parte. Un saludo 😉

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba