*

Repintado de motocicletas

30 Diciembre, 2009, modificada el 9 Febrero, 2011 por

Ya sea como consecuencia de un siniestro, o simplemente porque nos apetece cambiar el “look”, el repintado de una motocicleta tiene sus peculiaridades.

Últimamente se oye hablar mucho de motos, ya sea por el aumento de estos vehículos en el parque automovilístico, por el incremento en los siniestros en el que se ven implicadas o a causa de los cambios en los requerimientos para conducirlos. En todo caso, la reparación y pintado de este tipo de vehículos es una de las operaciones que se realizan en los talleres de chapa y pintura, y presenta algunos cambios respecto al pintado convencional de coches.
 
Al igual que en los coches, en el caso del pintado de motocicletas los procesos y productos a emplear se diferencian según se trate del pintado de las piezas de chapa, como los depósitos de combustible o bastidores, o de las piezas de fibra o de plástico, como la mayoría de los carenados. De manera que para llevar a cabo los procesos de repintado es necesario que el operario disponga de los productos específicos y los conocimientos adecuados. Y es que el pintado de motos presenta diferencias respecto al de coches. Cuando en una moto hay que sustituir la pieza afectada por un siniestro, generalmente la pieza nueva viene pintada de origen, según el número de bastidor facilitado, y con los adhesivos correspondientes; por lo que en cuanto a mano de obra se refiere se trata únicamente de una operación de desmontaje y montaje.


Si se repara la pieza dañada, el proceso de preparación de la superficie coincide en gran parte con el procedimiento general de pintado de piezas de chapa y piezas de plástico; teniendo en cuenta las particularidades que presentan las piezas de plástico frente a las de chapa, en cuanto a mayor flexibilidad y a los problemas de adherencia y sensibilidad a los disolventes de ciertos plásticos. Estas características implican la utilización de productos específicos para plásticos, como masillas y aparejos más flexibles, aditivos elastificantes, imprimaciones de anclaje sobre el plástico en bruto, limpiador antiestático para plásticos…


Un caso particular en las operaciones de preparación de la superficie lo constituye el repintado de un depósito de combustible que haya sido reparado por soldadura. Las operaciones de preparación de la superficie exterior no varían respecto al proceso general, pero por el interior del depósito queda una zona de chapa descubierta que es preciso proteger de la corrosión. El proceso recomendado en estos casos consiste en una limpieza previa de la superficie para garantizar una buena adherencia, y a continuación, la aplicación en el interior del depósito de una imprimación protectora tipo epoxi.


Pintura de acabado
En la aplicación de las pinturas de acabado sí que existen mayores diferencias respecto al pintado de coches. Estas diferencias se basan en las particularidades de los acabados de las piezas de motos:


– Muchos constructores no suministran la información relativa al código de color, por lo que la única información disponible es la del fabricante de pinturas. Pero puede ocurrir que el color tampoco se encuentre en su base de datos, o que no esté disponible para su formulación con los básicos de la línea base agua que son los que hoy en día se encuentran en los talleres de chapa y pintura.

– La utilización de colores de efecto con un alto porcentaje de pigmentos perlados es habitual en las piezas de moto, y en muchos casos los sistemas de acabado aplicados son tricapa, pudiéndonos encontrar incluso cuatricapas, aunque en menor número. De este modo, si no se dispone de la información del color de acabado las operaciones de identificación y preparación del color pueden requerir mayor tiempo y conocimientos de colorística por parte del pintor, ya que debe pensar en la posibilidad de acabados tricapas, cuatricapas, barnices tintados, manos a aplicar en el caso de las pinturas transparentes

– Algunas piezas presentan distintos colores, lo que obliga a realizar operaciones de perfilado y enmascarado para separar los límites entre los diferentes colores.

– La presencia de adhesivos en algunas de las piezas también modifica los procesos de acabado cuando éstos van cubiertos por el barniz.
Como en la aplicación de las pinturas de preparación, en la aplicación de las pinturas de acabado también se debe distinguir entre las piezas de plástico y las de chapa, ya que a la hora de barnizar se tendrá en cuenta la mayor flexibilidad de las piezas de plástico.



Colocación de adhesivos
La colocación de estos adhesivos en las piezas se puede llevar a cado de distintas formas:


– Sobre la superficie pintada, es decir, sobre el barniz en un bicapa o sobre el esmalte de color en un monocapa, y tras el secado de la pintura. En un mayor número de casos, por debajo del barniz; de manera que el adhesivo quede protegido frente a los lavados, radiación ultravioleta, arañazos superficiales, contacto con gasolina, etc.

– Dentro de esta opción, el adhesivo se puede aplicar sobre la base de color y seguidamente se aplica el barniz, o se coloca entre capas de barniz. Esto último se realiza en aquellos casos en los que el adhesivo es muy fino, lo que obliga a su colocación con ayuda de agua para poder ir arrastrándolo hasta su posición definitiva.


El proceso consiste en la aplicación de la capa o capas de color, después se aplica el barniz, una vez seco se matiza, y a continuación se coloca el adhesivo con ayuda de agua. Una vez eliminados los restos de agua, se vuelve a barnizar la superficie. A veces se requiere un acabado completamente liso, sin el relieve que deja el adhesivo, por lo que es necesario matizar nuevamente el barniz hasta nivelar la superficie y volver a barnizar.

Estos adhesivos se distribuyen como un recambio más de la moto y se pueden adquirir individualmente o por kits, según el fabricante. En ocasiones los trabajos de repintado precisan la retirada de adhesivos para llevar a cabo las operaciones de reparación. Cuando el adhesivo esté colocado sobre la pintura, barniz o esmalte se calienta primero la zona con la pistola de calor para ablandar el adhesivo y a continuación se retira manualmente y después se eliminan los restos del pegamento con disolvente, o bien se elimina directamente con ayuda de una cepilladora de alambre con el accesorio de goma para la retirada de adhesivos y etiquetas. Cuando el adhesivo está por debajo del barniz, se lija la superficie hasta llegar al adhesivo, y a continuación se procede de la misma forma que la descrita anteriormente.

En definitiva, el repintado de motos es un trabajo en el que se exige un alto nivel de acabado y en el se requiere del pintor ciertos conocimientos en cuanto a colorística, sistemas de acabado, técnicas de enmascarado y aplicación de adhesivos, necesarios para obtener un trabajo satisfactorio.


El gráfico ajunto muestra:
Base de color: en sistema bicapa, base con pigmentos lisos, metalizados o perlados, o mezclas de ellos.
Base de color (liso): base con pigmentos lisos o sólidos que sirve de fondo para la aplicación de una base con pigmentos de efecto.
 –Base de color (efecto): base con un alto porcentaje de pigmentos de efecto (perlados/metalizados) que debido a su transparencia necesitan una base de color de fondo. Según las manos aplicadas, el color obtenido es diferente.
Barniz tintado: capa muy transparente de barniz tintado con pigmentos de color.

Te puede interesar...

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba