Reportaje

Qué tener en cuenta al comprar un km0

Ampliar

24 de agosto, 2018

La entrada en vigor del nuevo ciclo WLTP provocará que, a partir de septiembre, se incremente significativamente la oferta de coches de km0. Te explicamos qué son, sus ventajas y en qué debes fijarte a la hora de comprarlo.

Como ya os hemos contado en nuestra serie de reportajes sobre el WLTP, la entrada en vigor de este nuevo ciclo para la medición de emisiones supone un auténtico quebradero de cabeza para las marcas y, especialmente, para las redes de distribución. El principal problema para los concesionarios es que a partir del 1 de septiembre no podrán vender ningún coche nuevo homologado en base al antiguo ciclo NEDC. Esto supone que, antes de que llegue esa fecha, tendrán que haberse deshecho de todo su stock o, en el caso de las unidades que no hayan vendido, automatricularlas para venderlas posteriormente como km0.

Esta situación provocará un auténtico aluvión de automatriculaciones por parte de los concesionarios, a pesar del espectacular incremento en las ventas de coches que, según ha apuntado Faconauto, se dará este mes de agosto. En consecuencia, la oferta de coches de km0 aumentará de forma significtiva.

Se hace más necesario que nunca aclarar qué son los km0, qué ventajas y desventajas tienen y en qué hay que fijarse a la hora de adquirir uno.

Qué son y qué no son los coches de km0

Lo primero que hay que tener claro es que un coche de km0 es un coche nuevo. Matriculado, sí, pero nuevo. La cifra que indique el cuentakilómetros, que no debería ser superior a los 100 kilómetros, se debe a los traslados desde la fábrica, a los movimientos en el lugar donde se almacena o a los efectuados con el fin de prepararlo y entregarlo al cliente.

De esta forma, los coches empleados para pruebas de los clientes o los denominados coches de gerencia no son coches de km0: ya han sido usados y no son vehículos nuevos. En el caso de los km0, será el comprador, aunque haya de por medio una transferencia y cambio de titularidad, el que estrene el coche.

Ventajas y desventajas de un kilómetro cero

La principal ventaja de un coche de kilómetro cero es su precio. Al concesionario no le interesa mantener en propiedad durante mucho tiempo un vehículo que ya ha sido matriculado. Necesita sacarse, y cuanto antes mejor, ese inmovilizado de encima, por lo que suelen ofrecer atractivos descuentos. La segunda ventaja es que la entrega es inmediata y no hay que esperar, como en un coche bajo pedido, varios meses.

En cuanto a las desventajas de los km0, nos encontramos con que no hay posibilidades de configuración. El coche es el que es y el cliente no podrá elegir el color, la tapicería o los elementos de equipamiento. El segundo inconveniente es la reducción del periodo de garantía, ya que este empezará a contar desde el mismo momento en el que el coche ha sido matriculado. Si el coche tiene una garantía de tres años y fue matriculado hace seis meses, la garantía de fábrica del futuro propietario se reducirá a dos años y medio.

Qué hay que mirar al comprar un coche de km0

Lo más importante a la hora comprar un kilómetro cero es saber si ha sido matriculado como un turismo o como un vehículo de alquiler.

Para distinguir entre una unidad matriculada como turismo y otra como vehículo de alquiler, simplemente tenemos que fijarnos en la ficha técnica del vehículo y ver el código de clasificación. Si el código es 1000, significa que es un turismo, pero, si el código es 1041, se trata de un vehículo matriculado para una empresa de alquiler.

El hecho de estar matriculado como un vehículo de alquiler no es nada malo. Se trata de un recurso empresarial de los concesionarios para, entre otras cosas, evitar el pago del impuesto de matriculación (los coches de alquiler no pagan impuesto de matriculación).

Sin embargo, es conveniente saber que, al estar matriculado como vehículo de alquiler, la primera ITV deberá pasarse a los dos años de su fecha de matriculación y no a los cuatro correspondientes a un turismo. Además, si esta matriculado como vehículo de alquiler, podemos tener problemas a la hora de contratar el seguro.

En definitiva, lo mejor es pedir al concesionario que cambie el uso del coche, un trámite que se realiza en las estaciones de la ITV. Con el cambio de uso, desaparecerá la exención del pago del impuesto de matriculación y aumentará el precio del coche.

Comparte este artículo:

Comentarios

Félix 5 septiembre, 2018

Desde Mayo de 2018 los coches de alquiler pasan la ITV a los 4 años.

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche