Qué significa el logo de Mazda

18 Agosto, 2016, modificada el 8 Febrero, 2017 por

¿Qué significa el logo de Mazda? El logo de Mazda ha evolucionado bastante a lo largo del tiempo, incluso ha sido acusada de plagio por parte de otra marca y obligada a cambiar de imagen. Aquí tienes la historia que se encierra tras la imagen que preside los frontales de modelos tan sugerentes como el MX-5 o el RX-8.

Qué significa el logo de Mazda54

El logo que hoy preside los frontales de los modelos de Mazda nació en 1997 y es conocido como “Flying M” (M voladora) y representa eso, la inicial de la marca, pero los trazos superiores de esta M son una especie de alas. Hasta haber llegado a este punto, el logotipo de Mazda ha variado sus formas hasta 6 veces desde que se fundó la compañía en 1920, aunque hasta 1936 no tuvo un logo (que era simplemente el nombre de Mazda con unas letras clásicas).

Al igual que otras muchas marcas -como Bentley, BMW o Peugeot- Mazda no nació como un fabricante de automóviles. Cuando Jujiro Matsuda la fundó en 1920, ni siquiera se llamaba Mazda, sino Toyo Cork Kogyo Company Ltd y su propósito era la manufactura de corcho. Debemos recordar que Japón en aquellos años era una nación con una sociedad prácticamente medieval. La llegada de camiones de parte de las fuerzas aliadas para la reconstrucción del país tras la Primera Guerra Mundial hizo encenderse una bombilla en la cabeza de Jujiro, que decidió redirigir sus recursos para fabricar carros autopropulsados. El primer vehículo de la compañía se presentó en 1931 y se llamó Maza Da.

¿Qué significa Mazda? No está muy claro, porque Jujiro Matsuda no dejó constancia al respecto, pero es muy probable que su origen se encuentre en el nombre del dios de la sabiduría en Asia, Ahura Mazda.

Desde los años 30 hasta 1959, el logotipo de Mazda fue simplemente su nombre escrito con caligrafía clásica, aunque también se incorporó una enseña similar a la del escudo de su ciudad natal, Hiroshima, una especie de M hecha con tres líneas paralelas y que forman 3 “emes”, (Mazda Motor Manufacturer).

Entre 1959 y 1975 se presenta un nuevo logo con el lanzamiento del Mazda R360, abandonado en 1975. Desde esa fecha y hasta 1991, Mazda deja de emplear logotipo en sus modelos, que simplemente llevan el nombre de su marca y un pequeño trazo azul.

En 1991 Mazda emplea un logo que pretende ser la representación de una llama y el sol, pero su parecido con el rombo de Renault acaba en una querella y Mazda se ve obligada a modificarlo, añadiendo unos trazos más redondeados. Este nuevo logo estaría vigente hasta 1997, año en el que aparece el anagrama de la marca que hoy en día conocemos.

Mazda es una de las marcas con mejor reputación en cuanto a fiabilidad y fidelidad de sus clientes. Sus modelos han destacado por su diseño avanzado y por sus soluciones técnicas ingeniosas, como la dirección en las 4 ruedas en las berlinas Mazda 626 4WS de los ’80 del siglo pasado, los motores rotativos o el concepto Mazda Skyactiv de la gama actual.

Wankel, del Cosmo a los RX

Mazda Cosmo54
El Mazda Cosmo fue revolucionario en muchos aspectos.

El ingeniero alemán Felix Wankel presentó en 1924 la primera patente de un nuevo motor  que, a diferencia de los de pistones (en los cuales hay que transformar el movimiento rectilíneo de los pistones en un giro en el cigüeñal para mover las ruedas), era totalmente rotativo, sin movimientos alternativos. Durante décadas estuvo perfeccionando su diseño y en 1960 se presentaba como el motor del futuro: el motor rotativo Wankel.

Varias compañías se interesaron por este increíble ingenio mecánico y se lanzaron varios modelos al mercado, como el NSU Ro80 (elegido Coche del Año), el Citroën GS bi-rotor, el Mercedes C-111… incluso el mundo de las 2 ruedas se rindió a las ventajas de este tipo de mecánicas, con motos hoy en día bastante buscadas como las Suzuki RE5 y la Sachs Hercules W2000.

De todos los fabricantes que se interesaron por un motor que parecía que iba a desbancar a todos los demás, sólo Mazda mantuvo el interés y lo siguió desarrollando durante décadas, hasta el fin de la producción del Mazda RX-8 en 2014, aunque es posible que vuelva a retomar este concepto.

El primer modelo de la marca nipona en equipar un motor Wankel fue el revolucionario Mazda Cosmo de 1967, que se mantuvo en producción hasta 1972 y que se prolongó en sucesivas sagas hasta 1996.

Diseñado por los genios Heiji Kobayashi y Kenichi Yamamoto, el Mazda Cosmo era un coche encantador. Sus formas eran muy elegantes, similares a las de algunos modelos europeos como Panhard CT 24 o los Matra Djet, pero con una trasera en la que los pilotos recordaban a las salidas de gases de dos reactores, muy del gusto americano. El interior, aunque pequeño, estaba muy cuidado y su motor Wankel permitía que el coche tuviese un frontal muy bajo y aerodinámico, además de mantener a raya el peso total. El resultado fue un deportivo con bastante genio y una conducción adictiva.

Las grandes ventajas del motor Wankel son su simplicidad (tiene menos de la mitad de piezas que un motor de pistones), su compacidad (ocupa menos que la caja de cambios del coche) y su bajo peso. Los inconvenientes son su consumo de aceite y de combustible. El consumo de aceite se debe a que lo necesita para lubricar la compleja estanqueidad de los rotores en la cámara trocoidal en la que giran.

Mazda no sólo ha conseguido buenos resultados en cuanto a fiabilidad en sus modelos Wankel, también ha logrado emplear con éxito combustibles alternativos en ellos, como demuestra el Mazda RX-8 de hidrógeno, que no funciona con una pila de combustible (generar electricidad a partir del hidrógeno) sino con un motor de combustión que, en lugar de gasolina, quema hidrógeno.

Mazda 787B, la mayor envidia de Toyota

Mazda 787B54
El Mazda 787 B es el único coche japonés que ha logrado vencer en Las 24 Horas de Le Mans.

Desde hace más de una década, Toyota invierte año tras año enormes sumas de dinero para poder llevarse a sus estanterías un trofeo que se le resiste de manera insistente. En dos ocasiones la derrota ha sido de lo más amarga, perdiendo la carrera en los últimos compases de ésta, como en la edición de este año. Se trata de la carrera más importante del mundo, Las 24 Horas de Le Mans.

Sólo hay un fabricante japonés que haya logrado vencer en Le Mans, Mazda. Lo hizo en 1991 y, además, de una manera sorprendente, al incorporar un motor rotativo Wankel con 4 rotores y sobrealimentado.

El Mazda 878B montaba una mecánica rotativa con una cilindrada de 2,5 litros. Este compacto y ligerísimo motor era capaz de generar 700 CV a 9.000 rpm. Su compacidad permitía un diseño muy aerodinámico del coche, al tiempo que su poco peso hizo que no superase los 830 kg en la báscula.

Ganar en Las 24 Horas de Le Mans con un motor Wankel fue un “zas, en toda la boca” a los detractores de estas mecánicas. Su increíble sonido (te recomiendo que busques algún vídeo sobre él en internet) y sus formidables prestaciones han convertido a este coche de carreras en todo un icono que sigue siendo, por ahora, el único coche japonés capaz de doblegar al resto de competidores en la mítica carrera francesa.

Mazda MX-5, un icono

Mazda Miata54
El Mazda MX-5 es el descapotable más vendido de todos los tiempos.

La primera generación del Mazda MX-5 se presentó en 1989 y se convirtió en un éxito inmediato. En realidad, la marca japonesa no inventaba nada con su nuevo modelo, prácticamente era un calco del concepto presentado en 1962 con el Lotus Elan. Un descapotable sencillo, de poco peso, con un chasis muy rígido y unas prestaciones en las que se daba más importancia a las sensaciones y al comportamiento dinámico que a la potencia pura.

A lo largo de sus ya 27 años de historia, Mazda ha presentado 5 generaciones y es el descapotable de 2 plazas más vendido de la historia, con más de 1.000.0000 de unidades comercializadas.

Aunque en España se comercializa con el nombre de Mazda MX-5, lo cierto es que su denominación en medio mundo va camino de convertirse en una marca en sí misma. Decir Miata es lo mismo que decir Mazda MX-5 para los amantes de los descapotables.

La actual generación del Mazda MX-5 ha dado un pequeño giro hacia la deportividad, poniendo más énfasis en sus prestaciones y dinamismo, con un bastidor más radical que en las generaciones precedentes. Por primera vez, el modelo de Mazda cuenta con un “hermanastro” en el mercado, el Fiat 124 Spider, con el que comparte todo menos la mecánica y algunos detalles estéticos.

Xedos, la marca de lujo de Mazda

Mazda Xedos 954
El Xedos 9 y el Xedos 6 fueron dos modelos de lujo de Mazda.

En  1992 Mazda da un pequeño paso con la intención de crear una nueva gama de modelos de lujo. Una idea similar a la de Toyota con Lexus, pero añadiendo un apellido a la marca en lugar de perder su nombre. El Mazda Xedos 6 fue una berlina con unos acabados muy cuidados, un completo equipamiento y un diseño tan moderno y elegante que incluso hoy en día siguen pareciendo actuales.

Al año siguiente, la gama Xedos se completa con una versión superior, el Mazda Xedos 9, de mayores dimensiones y con un interior más lujoso, aunque su mayor tamaño hace que pierda parte del atractivo de las formas redondeadas del Mazda Xedos 6.

 

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba