Qué significa el logo de Lexus

22 Julio, 2016, modificada el 8 Febrero, 2017 por

¿Qué significa el logo de Lexus? El logo de Lexus nace, simplemente, de la inicial del nombre elegido por Toyota para su nueva marca, un nombre que debe sugerir lujo y distinción, de ahí la palabra “Lexus”.

Qué significa el logo de Lexus21

Los EE.UU. eran, hasta la explosión del chino, el mercado más importante del mundo para vender automóviles, y dice el refrán que “allá donde fueres haz lo que vieres“, así que Toyota siguió una fórmula muy extendida en dicho mercado para vender sus mejores coches: crear una marca nueva y diferenciada, como Ford y Lincoln, Dodge y Chevrolet

De esta manera llega al mercado americano en 1989 el Lexus LS400, una berlina de lujo con el punto de mira fijado en el Mercedes Clase S y el BMW Serie 7, pero teniendo en cuenta los gustos particulares de los del otro lado del Atlántico, con un aspecto algo pesado y macizo, pero fabricado de manera exquisita, con unos niveles de calidad punteros a nivel mundial y unas mecánicas de concepción mucho más moderna que los modelos de Cadillac, Chrysler o Lincoln.

¿Qué significa el logo de Lexus? La respuesta es muy evidente, simplemente es la inicial del nombre elegido por Toyota para su nueva marca, un nombre que debe sugerir lujo y distinción, de ahí la palabra “Lexus”. Sí, ya sé, lujo es Luxury, no Lexus, pero Toyota cambió esta letra que apenas afecta en la percepción del significado de la palabra para que, además de sugerir lujo, fuese el acrónimo de Luxury EXport United States.

Vamos a dar un repaso a la historia de esta marca que, además de lograr su objetivo, se ha convertido en una referencia, un ejemplo a seguir.

Del F1 al Lexus LS400

El Lexus LS 400 llegó, vio y venció.21
El Lexus LS 400 llegó, vio y venció.

Aunque nos parezca mucho tiempo, lograr que un coche cale en el selecto mundo de las berlinas de lujo al primer intento y hacerlo partiendo de una hoja en blanco en sólo 6 años es algo increíble. Desde que en 1983 se selecciona a un equipo especial para diseñar en secreto el nuevo coche hasta que, en 1989, se presentó el Lexus LS400, los responsables del equipo tenían una única instrucción y sería el lema de la nueva marca: “La implacable persecución de la perfección“, casi nada.

Con esta orden directa de Eiji Toyoda, da comienzo el proyecto F1 (Flagship 1, o buque insignia 1) y los mejores ingenieros de cada departamento se estrujan sus seseras para lograr eso, el coche perfecto, una berlina que se pueda medir sin el menor complejo con las mejores del mundo, con modelos ya plenamente asentados en su estatus de lujo.

Los dos primeros años del proyecto se destinan a sentar las bases del qué y cómo: qué se debe hacer para lograr un coche de semejante nivel, que cale en la sociedad (para colmo, en un segmento muy clasista y conservador, donde lo nuevo siempre tiene el riesgo de ser rechazado) y cómo conseguirlo. En 1985 se presentan ante el presidente de la compañía los primeros bocetos del coche y en 1987 comienzan los ensayos con los primeros prototipos.

Justo dos años después del inicio de las pruebas del prototipo F1, se presenta el modelo definitivo en el Salón de Detroit de 1989 y el resultado es exactamente el esperado: el Lexus LS400 convence al público asistente desde el primer momento.

Su estética es muy conservadora, con unas proporciones típicas del segmento de berlinas de gran lujo, con carrocería de 4 puertas, un largo morro para dar cabida a su generosa mecánica (para triunfar en EE.UU. no servía nada inferior a un V8), un largo voladizo trasero y aspecto macizo. Su frontal y la coraza delantera recuerdan bastante a los modelos de la Clase S W126 de Mercedes, lo mismo que sus proporciones.

Lo que más llama la atención de este coche es la calidad de fabricación: cómo ajustan todos los elementos de la carrocería, con ranuras de menos de 4 mm entre puertas, capós y paneles de carrocería, lo que fija un nuevo estándar para la competencia. En el interior también se percibe la exquisita calidad de todos los materiales y los ajustes, pero… todo eso se queda en nada cuando uno inicia la marcha en él.

Tras un cristal que parece opaco frente al conductor, de repente se ilumina toda la instrumentación, su motor V8 de 4 litros de cilindrada (con 250 CV y 353 Nm) no se oye en absoluto y el Lexus LS400 empieza a rodar completamente aislado del resto del mundo. La suavidad de funcionamiento de esta mecánica se demostraba colocando una pirámide de copas de cristal sobre el capó y poniendo en marcha el motor sin que la menor sacudida hiciese caer ni una.

La prueba de la suavidad de funcionamiento de su mecánica.21
La prueba de la suavidad de funcionamiento de su mecánica.

Las suspensiones, los asientos, el aislamiento acústico, la dirección, el sonido de las teclas al pulsarlas, incluso su tacto (un especialista realizó pruebas con varias uñas postizas para determinar cuál era el mejor tacto de los pulsadores)… todo está pensado hasta en el más ínfimo detalle y con un único propósito: ser perfecto.

El coste de este proyecto se estima en 1.000 millones de dólares de la época, uno de los mayores de la historia, pero puede llegar a parecer poco si tenemos en cuenta que no se trataba simplemente de lanzar un nuevo coche al mercado, sino de crear una nueva marca.

Lo cierto es que el primer Lexus LS fue un coche excepcional. La apuesta sobre la mesa era inmensa y Toyota quería ganar la partida, así que necesitaba la mejor carta de la baraja. Su fiabilidad es legendaria (sólo fallan con cierta frecuencia algunos displays del sistema de climatización) y ha logrado varios galardones en este campo. El éxito de este coche es el haber logrado a la primera el establecerse como una referencia de lujo, calidad y fiabilidad.

Desde 1989 hasta hoy se han lanzado al mercado 4 generaciones del Lexus LS y todas ellas han logrado convencer a los compradores más exigentes. Sigue siendo el buque insignia de la marca y en él se siguen cuidando los detalles al máximo. Por ejemplo, el sonido de su motor V8 ha sido afinado por los especialistas de Yamaha, aunque más espectacular es su sistema de climatización.

Uno de los problemas de los equipos de aire acondicionado es que (salvo los más caros) sólo bajan la temperatura del aire, pero no tienen en cuenta la humedad de éste, que varía al enfriarlo, lo cual provoca problemas en los ojos, sequedad en la piel, etc. El climatizador del Lexus LS mantiene una humedad relativa óptima en todo momento para mantener hidratados la piel, el pelo y evitar problemas de irritación en los ojos y similares. Esta tecnología se denomina “nano-e” en Lexus.

1990, el año del desembarco

La tecnología híbrida es una de las señas de identidad de Lexus en la actualidad.21
La tecnología híbrida es una de las señas de identidad de Lexus en la actualidad.

El éxito alcanzado por el LS 400 en el mercado americano anima a la compañía a vender el modelo en más países . Saben que su coche es excepcional y no tiene por qué tener complejos para pelear entre lo más selecto, pero también son conscientes de que es un coche creado para el gusto americano y el asiático, así que, para garantizarse el éxito, sus exportaciones comienzan en países con gustos afines a los estadounidenses: Suiza, Australia, Canadá y Reino Unido. La decisión es un éxito y Lexus se afianza rápidamente en los nuevos mercados, por lo que en 1991 se da luz verde para “invadir Europa”.

La llegada oficial de Lexus a España tuvo lugar en 1993 a través del Grupo Bergé, quien en 2007 cedió la importación a la propia Toyota en nuestro país.

Su gama actual destaca por la férrea apuesta por las propulsiones híbridas. Salvo las versiones F de altas prestaciones y el IS 200 diésel, el resto de modelos de Lexus montan motores de gasolina asociados a un sistema eléctrico Lexus Hybrid Drive. Esto convierte a esta marca de lujo en el mayor productor y vendedor de modelos híbridos del mundo. Casi el 95% de sus modelos vendidos equipan esta tecnología.

El esmero puesto en los detalles sigue siendo una máxima en esta marca, que obliga a sus técnicos de pintura a pasar controles cada 4 años para garantizar que siguen teniendo la destreza necesaria para detectar los defectos más imperceptibles. De hecho, gran parte de la sensación de calidad que transmiten los Lexus se debe al excelente acabado de las pinturas aplicadas.

Sólo los mejores empleados de Toyota se destinan a las líneas de producción de Lexus. Tras verificar sus aptitudes, adquieren el título de “Takumi“, una palabra con un significado similar a nuestro “artesano”, pero que, en una sociedad de tradiciones tan arraigadas como la japonesa, tiene una connotación mucho más profunda.

Los nombres de los modelos de Lexus

Las siglas de los modelos de Lexus tienen una compleja razón de ser.21
Las siglas de los modelos de Lexus tienen una compleja razón de ser.

Hay marcas que denominan a sus modelos con nombres, más o menos acertados, como Toyota (salvo el GT86) con el Celica, Auris, Avensis, Verso, Corolla… y otras que emplean siglas para diferenciar sus gamas, como es el caso de Lexus. Entre las que utilizan siglas, las hay que siguen un patrón muy sencillo (A1, A2, A3…) y otras, denominaciones algo más engorrosas. En el caso de Lexus, sus nomenclaturas son algo enrevesadas, pero tienen un motivo.

  • Por qué Lexus CT 200h: las siglas CT son las iniciales de Creative Touring, la “h” indica que es híbrido y el número simplemente es para ir escalando sus mecánicas, que en el caso del CT es única.
  • Por qué Lexus IS: en este caso las siglas del modelo significan Intelligent Sports. En este caso, las mecánicas que lleven una “h” son híbridas y, por ahora, hay una versión diésel.
  • Por qué Lexus RC: este modelo es la versión de dos puertas del IS y sus siglas significan Racing Coupé. Las versiones disponibles son con la misma mecánica híbrida del IS, y por lo tanto igual denominación, y una versión de altas prestaciones denominada F (el equivalente a las versiones M de BMW o RS de Audi, etc.) que no debemos confundir con F-Sport, que es un nivel de acabado de aspecto deportivo, pero con la mecánica normal.
  • Por qué Lexus NX: en este caso la X hace referencia a su condición de crossover (la equis es como un cruz, “cross” en inglés) y la N proviene de la palabra inglesa “nimble“, que significa ágil.
  • Por qué Lexus GS: Grand Sedan, esto es a lo que hace referencia la denominación de esta berlina de lujo.
  • Por qué Lexus RX: es uno de los modelos con más arraigo en la gama de Lexus. Ya sabemos por qué tiene una X, y la R es la inicial de Radiant, un augurio de las buenas expectativas que la marca tenía cuando lanzó esta versión en 1997 y se convirtió en un éxito inmediato. En la actualidad va ya por su cuarta generación.
  • Por qué Lexus LS: el primer modelo de la marca significa “Luxury Sedan“, una evidente declaración de intenciones de lo que esperaban que fuese su buque insignia. En este caso hay versiones que añaden una L al final de su denominación, la cual hace referencia a que se trata de una variante de batalla alargada.
  • Por qué Lexus LFA: este modelo exclusivo de Lexus, con unas prestaciones estratosféricas, debe su nomenclatura a la forma en la que la marca presenta sus concepts, siempre precedidos de las letras LF (que significan Lexus Future). Cuando se presentó como concept en Detroit 2005, era el Lexus LF-A. Cuando el prototipo pasó a producirse en serie (aunque una tan pequeña que casi es de producción artesanal), se decidió que era lo bastante avanzado como para poderse considerar un prototipo de futuro, por lo que se mantuvieron las siglas LF y simplemente se eliminó el guión que separaba ambas letras, dejando como nombre definitivo Lexus LFA.
  • Por qué Lexus LC: Luxury Coupé, éste es el significado de las siglas que denominan al espectacular deportivo de lujo y alto rendimiento de la marca japonesa.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba