Qué significa el logo de Lancia

28 Junio, 2016, modificada el 8 Febrero, 2017 por

¿Qué significa el logo de Lancia? Los coches no serían como los conocemos de no ser por Lancia. Además de sus avances tecnológicos, ha creado algunos de los automóviles más bellos de la historia, una historia que ha tratado de manera cruel a esta marca de la que hoy te contamos lo que encierra su logo.

Qué significa el logo de Lancia58

Es una de las marcas de coches con más de cien años de historia y, sin embargo, de las más olvidadas en la actualidad. Su logo ha cambiado de forma a lo largo de más de un siglo. Desde la simple firma de la persona que da nombre a la compañía hasta el que conocemos en la actualidad han existido más de una docena de logos, pero en todos- salvo en el primero- se muestran tres elementos que describiré uno a uno:

1.- El apellido de Vincenzo Lancia, el fundador de la marca.

2.- El estandarte de la legión romana, que sirve de soporte para la bandera que ondea con el apellido Lancia.

3.- Un volante de 4 radios, la forma clásica de los volantes de los coches de competición con los que Vicenzo Lancia se hizo famoso.

Ya tenemos lo que significan los 3 símbolos que se encierran en un triángulo de tonos azulados, ahora vamos a conocer un poco más de la historia de esta marca italiana tan legendaria.

Lancia: 1906- 2014

Qué significa el logo de Lancia58
Modelo de Lancia de 1909.

El origen de esta marca comienza cuando en Vicenzo Lancia entra a trabajar como contable en una pequeña empresa dedicada a la fabricación de velocípedos llamada Ceirano. En 1900, Fiat se hace con la pequeña factoría de Ceirano y Vincenzo se confirma como un verdadero adicto a la benzina y las 4 ruedas, participando en varias carreras, ganando en una de ellas a su propio jefe, Agnelli, quien decide que mejor que correr contra Lancia es tenerlo en su escuadra. Vincenzo abandona un poco los balances y se centra en su nueva vida como piloto, logrando varias victorias que le proporcionan notoriedad y fama social.

En 1906, Vicenzo Lancia y Claudio Fogolin se asocian y fundan la Lancia & Co. dedicada a la producción de automóviles. Deciden que el nombre sea Lancia aprovechando los triunfos deportivos de Vincenzo, quien, además de contable y piloto, también se había empapado del mundo de la mecánica, tanto en las carreras como en la propia fábrica de Fiat.

Tras varios años como marca independiente, Lancia vuelve a sus orígenes y es adquirida en 1969 por Fiat. La calidad de sus modelos empieza a verse afectada por las sinergias impuestas por el gigante turinés y, tras algunos años de esplendor en los ochenta, su luz se fue apagando en las décadas sucesivas hasta convertirse apenas en una brasa de lo que fue. En la actualidad, Lancia sobrevive con un único modelo con su nombre, el Ypsilon, mientras Fiat se centra en resucitar la marca Alfa Romeo. Quién sabe si, tal vez, una vez recuperado el honor del biscione vuelva a sacar del armario a su otra gran marca y podamos volver a disfrutar de las maravillas que en su día fueron los bellos y veloces Lancia.

Lancia: innovación poco rentable

Qué significa el logo de Lancia58
Chasis autoportante del Lancia Lambda.

En cierto modo, a Lancia le pasó lo mismo que a Citroën, se arruinaron por ser demasiado buenos. La obsesión de André Citroën por las innovaciones tecnológicas y dotar a su fábrica de las máquinas herramienta más avanzadas del momento (y su adicción al juego) lo llevaron a la bancarrota. Sin embargo, gracias a ese carácter se llevaron a cabo avances como la implantación de la tracción delantera, las suspensiones independientes, la fabricación en serie en Europa…

De igual modo, Lancia siempre tuvo una especial inquietud por la tecnología de sus coches. Su primer modelo, el Lancia Alfa, era un coche tan excepcional que podía rivalizar con el Rolls Royce Silver Ghost, considerado el mejor coche del mundo en la época. Sus elevados costes de producción fueron un desastre financiero, y eso que Vincenzo empezó como contable, pero en su cerebro podía más el “lóbulo” de ingeniero que el de economista.

El automóvil moderno le debe multitud de logros a los dispendios de Lancia. Fue el primer fabricante en realizar una carrocería autoportante de acero, el primero en imponer la suspensión independiente en las 4 ruedas, pionero en los motores de aleación ligera, el primero en diseñar un motor V6… incluso sus modelos llevaban unas trampillas que cerraban el paso de aire al radiador cuando el motor no necesitaba refrigeración para mejorar la aerodinámica, una idea que hoy muchos fabricantes venden como una innovación bajo el rimbombante nombre de “Active Grill Shutters” (cierres de rejilla activos).

Su tecnología era avanzada y bella al mismo tiempo, tanto que Pinin Farina (más tarde renombrado como Pininfarina) se declaró como uno de sus admiradores. Los bastidores de Lancia eran con frecuencia vestidos por los mejores carroceros de su época, especialmente los modelos descapotables y de 2 puertas, que siguen cosechando victorias en concursos de elegancia como Pebble Beach o Villa d´Este.

Una palabra tan de moda como “Sorpasso” se ha tomado de una película italiana llamada “Il Sorpasso” con Vittorio Gassman y Jean-Louis Trintignant compartiendo protagonismo con un precioso Lancia Aurelia B24 Spider. Este automóvil carrozado por Pininfarina era tan bello que la propia sex symbol de la época, Brigitte Bardot, llegó a decir que si se reencarnase en un automóvil sería en un Lancia B24 Spider, que también compartió protagonismo con ella en la gran pantalla en “Y Dios creó a la mujer“.

Lancia Fulvia: empiezan los campeonatos del mundo

Qué significa el logo de Lancia58
El Lancia Fulvia abrió la veda de los mundiales de rallys.

El Lancia Fulvia presentado en 1963 tiene el triste mérito de ser el último modelo desarrollado por Lancia como marca independiente, algo que queda patente en los dispendios técnicos que se presentaron con este coche, como su avanzadísimo motor de 4 cilindros en V estrecha (una innovación de la que se apropió Volkswagen cuando nadie se acordaba del Fulvia, 3 décadas más tarde). Esta mecánica completamente fabricada en aluminio era muy ligera y compacta, lo que permitía un buen reparto de pesos en el frontal del Lancia Fulvia y una agilidad fuera de lo normal en un coche de tracción delantera.

No era un coche excesivamente potente, pero su conducción era muy precisa y Lancia vio en él el potencial para lograr un coche ganador. Su motor de 4 cilindros se exprimió al máximo en su versión de 1.600 cm3 y nació un campeón: el Lancia Fulvia HF. Cuando el modelo era ya todo un veterano, con 9 años encima, el Fulvia se alza con el primer mundial de rallys para Lancia en 1972, poniendo la primera piedra de una pirámide llena de éxitos en la que figuran nada menos que 13 títulos de campeón del mundo en 20 años, y eso que entre 1976 y 1981 Fiat le negó a Lancia la posibilidad de revalidar sus proezas.

Lancia Stratos: la nave espacial relevada por un taxi

Qué significa el logo de Lancia58
El Stratos no parecía un coche.

Cuando en 1970 Bertone presentó su prototipo del Lancia Stratos en el Salón de Turín se produjo una fractura en el concepto espacio/tiempo. Más que un coche, aquello era una especie de nave intergaláctica, nadie podía sospechar que se llegase a fabricar nada semejante, pero así fue: se produjeron 492 unidades de la versión definitiva presentada en el mismo Salón pero de la edición de 1972, las necesarias para poder homologar el nuevo bólido con el que Lancia volvería a repetir las mieles cosechadas por el Fulvia HF.

Además de un diseño escandaloso por su belleza y su radicalidad, el Lancia Stratos se reveló como una auténtica máquina de correr. Su motor V6 (directamente trasplantado del Ferrari Dino) en posición central trasera y excelente bastidor hicieron que un coche con aspecto de circuitos arrasase en todos los terrenos y se alzase con los mundiales de rallys de 1974, 1975 y 1976 con un dominio incontestable por sus demás adversarios.

La historia del Lancia Stratos es muy significativa y un claro indicativo de por dónde han ido los derroteros de esta marca italiana. Hay un proverbio chino que dice que “el clavo que sobresale recibe un martillazo“… y este Lancia sobresalía demasiado, tanto que, pese a ser un “anciano de 4 años” frente al recién estrenado Fiat 131 Abarth, el deportivo de Fiat parecía un taxi a su lado y era claramente menos competitivo, por lo que la “casa madre” retiró de la competición al Stratos para centrar la atención en su nueva berlina y sacar un buen rédito publicitario de los éxitos en las carreras.

De este modo tan poco elegante le negaron al Stratos los mundiales de 1977, 1978 y 1980 ganados por el Fiat 131 Abarth y que, muy probablemente, podrían haber ido a parar a los talleres de Lancia.

Lancia Beta HPE: el italiano fabricado en Navarra

Qué significa el logo de Lancia58
Lancia Beta HPE como los fabricados en Landaben en 1979.

La factoría de Landaben, actualmente propiedad de Volkswagen, tuvo el honor de poder ver salir de sus líneas de montaje a modelos de Lancia. Bajo el control de Seat (todavía con buenas relaciones con Fiat), la factoría ubicada en Pamplona produjo algunas series del Lancia Beta y Lancia Beta HPE con el motor 2 litros algo bajado de potencia para evitar una elevada penalización fiscal. En 1979, con el Citroën CX ya sin continuidad en la factoría de Vigo y el Dodge Dart extinto, estos modelos eran considerados los automóviles de mayor prestigio fabricados en España.

Por desgracia, la calidad de los tratamientos anti corrosión no estaban a la altura de las cualidades dinámicas y el estilo de estos Lancia. Esto, unido a la mala afición que tenemos los españoles por conservar nuestro patrimonio automovilístico, ha hecho que no sobrevivan demasiadas unidades de estos fantásticos modelos. Un consejo, si se te pone uno a tiro no lo dudes. Son coches con una mecánica fiable (otra cosa es la instalación eléctrica), muy divertidos y, debido a su escasez, un valor en alza que, por ahora, se encuentra a precios razonables.

Lancia Delta S4: adiós Henri Toivonen

Qué significa el logo de Lancia58
El Delta S4 era lo máximo en los rallys.

El 2 de mayo de 1986 fallecieron Henri Toivonen y su copiloto, Sergio Cresto, en un trágico accidente en el Rally de Córcega mientras era líder absoluto con su Lancia Delta S4 Grupo B. Aunque encabezaba la carrera con cierta ventaja, no estaba resultando una prueba fácil (si es que alguna lo es en un campeonato del mundo) debido a que sus cualidades físicas estaban algo mermadas por la fiebre que padecía desde hacía algunos días.

En uno de los tramos, no se sabe cómo ni por qué, Henri se precipitó por uno de los abruptos barrancos que bordean las carreteras de Córcega y su Lancia Delta S4 se incendió. La gasolina de alto octanaje y las aleaciones ligeras con las que estaba construido el bólido convirtieron en humo a los dos hombres, a la máquina y a toda una categoría que estaba rivalizando por prestaciones y espectáculo con la mismísima Fórmula 1 de la época.

Aquel fatídico accidente acabó con dos seres humanos y fue la gota que colmó el vaso en la temporada 1986, con varios accidentes graves, por lo que se tomó la decisión de poner freno a aquella brutal escalada de potencia de los coches participantes. Se acabó la categoría reina del Mundial de Rallys y con ella, la evolución de uno de los coches más impresionantes jamás desarrollados para la competición.

Lancia supo reaccionar a la decisión y logró evolucionar una versión inferior y hacerse con el mundial entre 1987 y 1991, poniendo contra las cuerdas a Carlos Sainz. Probablemente fueron los años más brillantes de la historia reciente de la marca italiana y fue el comienzo de una de las sagas más carismáticas para los amantes del automóvil: el Lancia Delta Integrale. La pasión por este modelo es tan elevada que, por algunos ejemplares (de series limitadas), se llegan a pagar cifras en el entorno de los 100.000 euros en la actualidad.

 

Lancia Thesis: el canto del cisne

Qué significa el logo de Lancia58
El lujo que ofrece el Thesis y su elegancia son superiores a las de sus rivales alemanes.

En 2001 Fiat intenta por última vez recuperar el lustre perdido con la presentación del Lancia Thesis, una berlina de lujo en la que el diseño de la carrocería y unos interiores con una elegancia y un confort excepcionales eran las principales armas.

Por desgracia, algunos fallos de juventud provocados por la complejidad de su sistema eléctrico (fue uno de los primeros modelos del grupo Fiat con una red multiplexada repleta de centralitas de mando) y la mala fama de los motores diésel 2.4 JTD acabaron por arruinar su imagen.
Las ventas tampoco fueron buenas fuera de las fronteras italianas, donde es difícil romper con la monotonía impuesta por el todopoderoso trío alemán.

Entre sus propietarios más ilustres está el Vaticano, quien dispone de una unidad especial para uso del Papa.

Su producción se interrumpió en 2009 y se quedó sin sucesor hasta que, en 2011, Fiat decidió comercializar el Chrysler 300 M como Lancia Thema en Europa, una maniobra que no logró cuajar como se esperaba y que acabó acelerando el declive de Lancia.

Lancia, Fiat y Alfa Romeo en las Mille Miglia

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba