Qué significa el logo de Jeep

23 Mayo, 2016, modificada el 8 Febrero, 2017 por

¿Qué significa el logo de Jeep? El logo de esta marca no tiene muchos misterios, ya que simplemente es su propio nombre, aunque hay un símbolo muy característico de todos los Jeep. Lo más llamativo es el origen del nombre de la marca, seguro que no te lo imaginas.

Qué significa el logo de Jeep37

La historia de Jeep es de lo más pintoresca, aunque prácticamente todo el mundo sabe que su origen se debió a la necesidad de un vehículo todo terreno para las tropas aliadas. Lo que ya no es tan conocido es que, en sus orígenes, fue fabricado por varias compañías, entre ellas Ford, ni tampoco el motivo de su nombre “Jeep”.

Poco hay que contar sobre el logo de esta marca, ya que simplemente es su propio nombre escrito con una tipografía característica. Lo cierto es que la marca Jeep, como tal, fue registrada en 1950 por la compañía Willys Overland, que años más tarde pasaría a formar parte del Grupo Chrysler, actualmente propiedad de Fiat.

Antes de que se registrase como marca, Jeep no era más que el mote con el que la gente llamaba al todo terreno ligero del ejército americano, incluso en muchos países se denominan Jeep a los 4×4, fueran o no de esta marca (del mismo modo que en España se llamaba, hasta no hace tanto, DKW a las furgonetas). Ya sabemos que el nombre de la marca nació como un apodo, pero ¿por qué Jeep?. Existen varias teorías sobre el origen de estas 4 letras, pero dos de ellas son las que más probabilidad tienen de ser acertadas.

La primera hace referencia a un juego fonético de las iniciales con las que fue desarrollado el modelo G.P.  car (General Purpose Car, “coche para uso general” en inglés). Parece bastante lógica, pero no es la más extendida.

Historia del logo de Jeep37
El nombre de Jeep proviene, casi seguro, del nombre de un personaje de Popeye.

La teoría más difundida sobre el origen del nombre de Jeep viene de los cómics de Popeye de los años 30. En ellos había un personaje, conocido como Eugene the Jeep, que era una especie de mascota con poderes casi mágicos, capaz de hacer cualquier cosa. Precisamente esta capacidad de salir adelante de los atolladeros más increíbles hizo que las tropas llamasen de manera cariñosa al 4×4 “Jeep”, como el personaje de Popeye

En cualquier caso, resulta curioso que un apodo acabase por convertirse en una marca y que ésta haya perdurado en el tiempo como lo ha hecho Jeep.

Además de su nombre y su logo, hay otra seña de identidad que está presente en todos los Jeep: su característica coraza de 7 franjas verticales. Estas aberturas nacieron por la necesidad que tenía el vehículo original de proporcionar suficiente caudal de aire como para refrigerar la mecánica pese a la lentitud con la que debía de recorrer largas distancias. El motivo es que una de las condiciones que debía cumplir el Jeep era la de tener un desarrollo del cambio suficientemente corto como para que su marcha en primera con reductora pudiese ser seguida por los soldados de infantería caminando con su equipo a cuestas.

En realidad, el Jeep que ha quedado inmortalizado en infinidad de películas e imágenes de la Segunda Guerra Mundial es el fruto de un plagio. Desechados algunos prototipos de otros fabricantes, entre ellos Tucker, quedaron dos compañías como finalistas para obtener la licencia de suministro al ejército. El Bantam era un modelo claramente mejor que el de Willys-Ford, pero excedía el peso límite de 1.310 libras (alrededor de 600 kg) fijado en el pliego de condiciones. Pese a este inconveniente, el ganador del concurso fue el modelo presentado por Bantam. Por desgracia, la compañía estaba atravesando una serie de problemas financieros (personalmente encuentro algún misterio en esta realidad, no entiendo qué problemas financieros puede tener una empresa que va a firmar un contrato millonario), que hicieron que  el gobierno entregara los planos del modelo a Willys-Ford, quienes finalmente se encargaron de producir el modelo definitivo.

Jeep: adaptarse a la paz

1949 Jeep Willys37
Tras la guerra, Jeep supo adaptarse a las nuevas necesidades.

Con el fin de la guerra en 1945, y al igual que le sucedió a otras marcas como Bentley, BMW, Citroën o Saab, el 4×4 cuyo desarrollo fue ordenado por el gobierno de los EE.UU. en 1938 tuvo que reinventarse para mantenerse útil.

Del mismo modo en que Land Rover se encargó de buscar un uso civil al Jeep militar, a este lado del Atlántico, en la otra orilla, Willys buscaba nuevas vías para vender el Jeep a los civiles. Sin embargo, el escenario era menos propicio para este tipo de vehículos rudos en un país que apenas había padecido la crudeza de las batallas de la guerra que en una Europa devastada por los bombardeos aliados y alemanes.

Por este motivo, Willys presentó en 1949 un modelo con carrocería cerrada y cierto confort, sobre todo si lo comparamos con el modelo de Land Rover y con el Jeep original.

Poco a poco, la gama de Jeep se va diversificando y empiezan a surgir modelos con un planteamiento mucho más lúdico, como el Jeep Jeepster descapotable ( medio siglo antes que el “moderno” Range Rover Evoque Convertible), los lujosos Jeep Wagoneer, etc.

El verdadero auge de la gama “civil” de Jeep llegaría a finales de los años setenta y ochenta del siglo pasado con los Jeep Cherokee, Wagoneer y Grand Wagoneer y más recientemente con los Grand Cherokee, Comando y Renegade.

Jeep Barreiros: el americano con corazón orensano

Jeep Barreiros37
Los Jeep fueron fabricados bajo licencia por Barreiros.

En 1960 se fundó en Zaragoza la compañía Viasa para producir vehículos agrícolas y modelos Jeep con licencia Willys, tanto con mecánicas de gasolina como con los motores diésel de origen Barreiros (aunque también se montaron mecánicas Perkins).

Aunque la sociedad fabricó modelos básicos del Willys CJ5 empleados por el ejército y autoridades españolas (motivo por el cual sobreviven bastantes unidades de este vehículo en nuestro país), también se encargó de producir el Jeep Jeepster con el nombre de Jeep Comando, así como una versión con cabina avanzada para rivalizar con los modelos de Land Rover fabricados con licencia por Santana.

Jeep Renegade: por fin conquista Europa

Jeep gama 75th Anniversary37
En 2016 Jeep celebra su 75 cumpleaños con una serie especial limitada.

Aunque su producción se inició en 1941 y su famoso desembarco en Europa fue el 6 de junio de 1944, la verdadera conquista de Europa por parte de la marca americana llegaría en 2015, un año en el que la compañía batió todos los récords de ventas, principalmente gracias al éxito logrado por el Jeep Renegade presentado en 2014 y desarrollado en colaboración con Fiat.

Sus formas cuadradas y detalles de diseño muy personales llenos de guiños al Jeep original (como los pilotos traseros imitando a los bidones suplementarios de combustible) se han ganado el corazón de los europeos, que también alaban su amplio interior y una relación precio/producto muy interesante.

En medio de este panorama eufórico, Jeep celebra su 75 aniversario en 2016 con el lanzamiento de una serie especial aniversario en toda su gama (formada por el Jeep Renegade, Jeep Wrangler, Jeep Cherokee y Jeep Grand Cherokee). Esta edición especial 75 aniversario de Jeep se caracteriza por un equipamiento muy completo y detalles estéticos en los que el negro es el protagonista.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba