Qué significa el logo de Bentley

16 Noviembre, 2015, modificada el 8 Febrero, 2017 por

¿Qué significa el logo de Bentley? El logotipo de Bentley ha variado de formas a lo largo de los años, pero siempre ha estado constituido por dos elementos: una B mayúscula y unas alas. La letra tiene un origen evidente, es la inicial del nombre de la compañía (Bentley) y las alas son algo frecuente (especialmente en las marcas británicas y de deportivos), pero… ¿qué significan exactamente? Te lo detallamos, a continuación.

Qué significa el logo de Bentley10

En esta cuarta entrega de ” qué significa el logo de” le toca el turno a Bentley, una de las marcas con las que sueñan muchos de los amantes del automóvil. Su logotipo ha variado de formas a lo largo de los años, pero siempre ha estado constituido por dos elementos: una B mayúscula y unas alas. La letra tiene un origen evidente, es la inicial del nombre de la compañía (Bentley) y las alas son algo frecuente (especialmente en las marcas británicas y de deportivos), pero… ¿qué significan exactamente?.

Bentley, un apellido de rancio abolengo

Qué significa el logo de Bentley10
Bentley toma su nombre del apellido de su creador, Walter Owen Bentley.

Aunque las guerras son crueles, absurdas y catastróficas, lo cierto es que tambien son el caldo de cultivo ideal para grandes fortunas y, desgraciadamente, la única manera de que un gobierno invierta de forma masiva en investigación, ciencia y desarrollo.

Entre el 28 de julio de 1914 y el 11 de noviembre de 1918 tuvo lugar la Primera Guerra Mundial, 4 años de atrocidades en los que la aviación inició un avance meteórico, pasando de lentos planeadores, prácticamente a ras de suelo, a verdaderas máquinas de matar con altitudes de vuelo cada vez mayores, más veloces y con mayor capacidad para transportar peso (bombas, ametralladoras…).

Una de las claves para lograr más velocidad, altitud y capacidad de empuje era lograr extraer más potencia de los motores. A mayor potencia, mayor temperatura, lo cual requería un sistema de refrigeración más pesado y con mayor capacidad. La compañía Bentley se especializa en la fabricación de un tipo de motores llamados radiales o en estrella. En ellos, los cilindros se disponen formando una circunferencia. Esta disposición tiene 2 ventajas:

  • Es fácil aumentar el número de cilindros sin que el cigüeñal sea muy largo y, por lo tanto, frágil (tiende a retorcerse).
  • Los cilindros quedan más expuestos al aire y no se rozan entre sí, lo que facilita su refrigeración.

Con este tipo de motores colocados detrás de una hélice (que mueve mucho aire), la refrigeración no necesita de un circuito de agua y es el propio aire quien puede bajar la temperatura, lo cual aligera mucho el avión.

Uno de los motores más empleados durante la contienda fue el diseñado por Walter Owen Bentley y conocido como B.R.1 (Bentley Rotary 1) equipado en aeronaves como el biplano Sopwith Camel.

No cabe duda de que la guerra hizo millonario al señor Bentley fabricando motores, pero también le obligó a invertir en maquinaria para producir sus motores. ¿Qué hacer con toda esa inversión al finalizar la guerra?. Esta pregunta se la han hecho muchos fabricantes y varios optaron por los automóviles, como Saab tras la Segunda Guerra Mundial.

En efecto, pocos meses después del final de la Primera Guerra Mundial, el 18 de enero de 1919, Walter Owen Bentley funda la compañía con sede en Crewe destinada a producir automóviles con mecánicas dignas de hacer volar un avión.

Esta influencia aeronáutica queda patente en las formidables prestaciones de sus automóviles, pioneros en el uso de la sobrealimentación (mediante un compresor acoplado directamente en el cigüeñal, no mediante un turbo). Como buen millonario británico, Bentley amaba también el lujo, por lo que sus coches no sólo eran veloces,sino también robustos, confortables… y pesados. Por este motivo, eran descritos por Ettore Bugatti como “los camiones más veloces del mundo“.

Con el crack de la bolsa de 1929, la compañía entra en bancarrota y es adquirida por su archirrival, Rolls Royce, quien la ha mantenido como siamesa hasta que en 1998 pasa a formar parte del grupo Volkswagen.

Así es el origen del logo de Bentley, la inicial del apellido de su fundador y las alas de los ases de la aviación que dieron origen a la compañía.

Bentley, Woolf Barnato y el Blue Train, una carrera épica

Qué significa el logo de Bentley Barnato10
Aunque no fue con este modelo, el Bentley carrozado por Gurney Nutting se identifica con la competición Blue Train.

En los años veinte y treinta del siglo pasado, la rivalidad entre el ferrocarril y los coches era algo popular. Se trataba de los dos medios de transporte más rápidos de la época y se organizaban carreras para ver cuál de ellos era el más veloz. Por otro lado, es conocida la afición de los británicos a las apuestas, así que, con estos ingredientes, la batalla estaba garantizada.

Uno de estos “piques” más famosos fue el protagonizado por el financiero millonario (y piloto de Bentley con tres victorias en Le Mans en su palmarés: 1928, 1929 y 1930) Joel Woolf Barnato y un Bentley Speed Six carrozado por Mulliner, aunque muchos autores atribuyen el protagonismo al precioso y espectacular Bentley Gurney Nutting que puedes ver en la galería fotográfica.

En marzo de 1930, en una de las salas del Hotel Carlton de Cannes, se fraguó la carrera, que debió de empezar con la típica frase de macho alfano hay huev…” La apuesta de 100 libras sobre la mesa comprendía que Barnato tomase la salida desde el hotel en Cannes a la misma hora que el Blue Train desde la estación de Cannes (uno de los más rápidos de la época gracias a su locomotora de vapor aerodinámica) y llegar a su club en Londres antes de que el tren llegase a la estación de Calais, en el noroeste de Francia.

Al día siguiente, a las 17:45 y con puntualidad británica, Barnato y su copiloto (Dale Brown) inician un viaje a toda velocidad atravesando Francia y el Canal de la Mancha, llegando a Londres a las 15:20 del día siguiente, cuatro minutos antes de que el Blue Train hubiese llegado a la estación de Calais. Apuesta ganada.

Por desgracia para Barnato y Bentley, las autoridades francesas fueron muy críticas con esta temeraria carrera ilegal y prohibieron a Bentley acudir al Salón del Automóvil de París de 1930.

El error respecto al coche empleado en la conocida carrera se debe a que Barnato llamó al Bentley Coupé carrozado por Gurney Nutting “Blue Train” como homenaje a su hazaña. Pude admirar este ejemplar en el Salón del Automóvil Clásico de O Porto y es un verdadero espectáculo de vehículo, con una elegancia y una agresividad brutal desde cualquier ángulo. Por ello, no me extraña que la mayoría de los ilustradores hayan elegido este modelo para inmortalizar la carrera en lugar del Mulliner real, mucho más lujoso y espacioso, pero claramente menos atractivo.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba