Reportaje

Qué significa el logo de Abarth

20 fotos

Ampliar

10 de febrero, 2019

Abarth es una de esas marcas que encierra una historia apasionante. Su logo es de los más fácilmente reconocibles y te contamos por qué un escorpión y por qué esos colores en este reportaje sobre su historia.

Bautizado en Viena nada más nacer como Karl Albert Abarth y estar vinculado a la familia Porsche por su amistad con Anton Piëch, este genio pidió la nacionalidad italiana en cuanto tuvo oportunidad, para lo cual también latinizó su nombre, por eso seguramente te suena más si te hablo de Carlo Abarth.

Aunque tuvo que abandonar su carrera de piloto debido a las secuelas físicas de un accidente, Carlo Abarth siempre mantuvo su contacto con el mundo de la competición, haciendo amistad con personalidades como Tazio Nuvolari, Piero Dusio o el mismísimo Ferry Porsche.

En 1949 se decide a fundar su propia compañía con sede en Bolonia con el nombre de Abarth S.p.A. con el fin de producir carrocerías especiales para algunos chasis de Ferrari, evolucionando posteriormente hacia la preparación y potenciación de otras marcas y motores.

Pronto empezó a dejar claro que Abarth era un valor seguro a la hora de sacar la quintaesencia de los motores y chasis y su fama se propagó rápidamente gracias a sus excelentes resultados en competición.

Además de producir ellos mismos sus propias versiones de altas prestaciones, Abarth se especializó en la venta de kits de alto rendimiento para los conductores más entusiastas, siendo una de sus especialidades los sistemas de escape optimizados, con los que se obtenían más caballos y un sonido único.

En 1971 Fiat se hace con la propiedad de Abarth y desde entonces se convierte en una especie de división deportiva para sus creaciones más prestacionales, hasta que en 2014 se decide a diferenciarla todavía más como una marca independiente dentro del grupo FCA.

Abarth: por qué un escorpión

El escorpión sobre fondo rojo y amarillo preside todos los frontales de Abarth.

19 fotos

Ampliar

En el logo de Abarth nos encontramos con 4 elementos importantes: el apellido del fundador de la compañía, la bandera italiana y un escorpión sobre fondo rojo y amarillo. Aunque como decíamos al principio Abarth había nacido en Viena, Italia siempre ocupó su corazón y de ahí que se decidiese a incluir los tres colores de la bandera italiana bajo su apellido.

El gran protagonista de la imagen de marca de Abarth es el escorpión, una criatura que, además de relacionarse con la velocidad por sus letales y ágiles ataques, es el que representa el sigo zodiacal de Carlo Abarth, escorpio, al haber nacido el 15 de noviembre de 1908.

En cuanto al fondo rojo y amarillo, Abarth eligió estos colores porque siempre se han vinculado con la competición y especialmente con Ferrari, la marca con la que Abarth comenzó a colaborar estrechamente en los primeros años de su compañía.

Abarth: historia a color

El color gris azulado de los Abarth de competición fue una solución práctica.

19 fotos

Ampliar

Los Abarth pronto se hicieron famosos en el mundillo de las carreras por tres cosas: su rendimiento, su espectacularidad y su color grisáceo. La verdad es que no deja de ser llamativo que un color tan discreto consiga llamar la atención tanto como lo hacen los Abarth originales. El motivo no tiene el glamour de las flechas de plata alemanas, pero tiene algo que ver con ellas.

Carlo Abarth tenía claro que lo importante eran las prestaciones y el dinamismo y que el peso era un enemigo a batir. Si por él hubiese sido, sus coches estarían sin pintar como las flechas de plata alemanas, pero los modelos que modificaba eran de acero, no de aluminio como los bólidos alemanes, así que sus coches se oxidarían casi tan rápido como eran capaces de correr.

El color gris de sus modelos originales no es más que el color de la imprimación básica que se aplica a las carrocerías para protegerlas del óxido y servir de soporte a la capa de color definitiva. Carlo Abarth se ahorraba así un par de kilos de pintura en sus coches, ahorrar dinero y, además, un color que pronto se convirtió en una de sus señas de identidad. Como curiosidad, el nombre de ese color es Campovolo Grey, el nombre del aeródromo que estaba frente a la primera sede de Abarth y en el cual adquiría la pintura.

Kit Abarth: un cajón muy especial

Los cajones de Abarth “hágalo usted mismo” son todo un clásico.

19 fotos

Ampliar

La fama adquirida por Abarth pronto hizo que le lloviesen las cartas pidiendo que sus manos mágicas tocasen infinidad de automóviles por media Europa, una tarea que era imposible de llevarse a cabo en sus propias instalaciones.

En lugar de espetarles un lacónico “no”, Carlo Abarth podría considerarse casi un pionero de la industria del “tuning” de calidad y comenzó a preparar una serie de kits en plan “hágalo usted mismo”. Uno elegía qué elementos necesitaba del catálogo de material especial de Abarth, hacía el pedido y recibía en su casa un llamativo cajón de madera con el kit de preparación completo y listo para montarlo en su coche.

Esta peculiar forma de vender sus kits de altas prestaciones ha llegado hasta nuestros días, sólo que el cajón con los pedidos especiales llega a los concesionarios a los que debe acudir el cliente para su instalación en vez de plantárselos en la puerta de su casa.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche