Reportaje

Qué revisar en el coche antes de un viaje

Ampliar

24 de junio, 2018

Ya sea porque se acercan las vacaciones o porque necesites hacer un viaje largo con el coche, no está de más que revises estos apartados para evitar sorpresas desagradables. Éstos son los principales puntos que debes tener al día antes de salir de viaje.

Se acercan las vacaciones y se juntan varios factores para que las probabilidades de tener un problema con el coche sean mayores: llevamos el coche más cargado de lo habitual, hay más tráfico, la climatología propia de esta época, etc.

Aunque es conveniente tener el coche a punto siempre, es en estas fechas previas a los grandes viajes cuando más conveniente es prestarle la atención que merece, así evitaremos situaciones desagradables en la medida de lo posible y, sobre todo, viajaremos más seguros.

Aquí van los puntos clave que debes revisar del coche antes de salir de viaje.

ITV y papeles al día

Tener que pasar la ITV en otra ciudad en medio de las vacaciones es un incordio, mejor anticípate.

1 fotos

Ampliar

Es más frecuente de lo que parece que justo nos toque pasar la ITV del coche en plenas vacaciones. Recuerda que ahora, siempre que se pase la inspección con menos de 30 días de antelación sobre la fecha límite, se conserva la fecha original para la siguiente revisión. Si la ITV de tu coche está a punto de caducar, no lo dudes, es el mejor momento para pasarla. Además de tenerla al día, también servirá de revisión para el viaje.

Además de la ITV hay otros documentos que no está de más que revisemos, como la caducidad de la póliza de seguro. Es buena idea comprobar las coberturas del seguro que tengamos y asegurarnos de si disponemos o no de asistencia en carretera. Si es así, no está de más que dejemos el número de asistencia a mano por si nos hiciese falta.

También conviene que compruebes la fecha de caducidad de tu permiso de conducir y el saldo de puntos disponible.

Revisar las ruedas: presión y estado

Además de la presión de los neumáticos, es importante verificar su estado.

1 fotos

Ampliar

Son un elemento fundamental para la seguridad del viaje. Sin duda es el momento de verificar su estado y, sobre todo, la presión del aire de los neumáticos. Viajar con una presión inferior a la recomendada por el fabricante aumenta muchísimo el consumo de combustible, el desgaste del neumático y, para colmo, multiplica las posibilidades de sufrir un reventón.

Además de verificar la presión de los neumáticos, conviene revisar su estado. No se trata sólo de comprobar la profundidad del dibujo, también la posible existencia de grietas o «huevos» en los flancos. Ante el menor defecto que veamos, lo mejor es sustituirlo.

Revisar los niveles: aceite, refrigerante y algo más

Los niveles deben de estar en su rango, ni por encima del máximo ni por debajo del mínimo.

1 fotos

Ampliar

Lo siguiente que deberemos comprobar son los niveles de los diferentes fluidos del vehículo. Es algo sencillo que nos llevará apenas dos minutos. Para ello deberemos buscar una superficie lo más plana posible y dejar que el coche repose al menos 15 minutos antes de comprobar estos niveles:

  • Aceite: no debe superar el máximo ni estar por debajo del mínimo. Lo ideal es que esté cerca del máximo pero sin llegar a él. Si nos pasamos al rellenar deberemos quitarlo. Una forma de hacerlo es con una jeringuilla grande y un tubo largo, podemos comprarlos en una farmacia. Es imprescindible que rellenemos con el mismo tipo de aceite que ya está en el coche. JAMÁS DEBEMOS MEZCLAR ACEITES DIFERENTES.
  • Refrigerante: lo mismo que el aceite, no debe estar ni por encima del máximo ni por debajo del mínimo. Si tenemos que rellenar debemos esperar a que el motor esté frío y abrir el tapón con precaución. No rellenes nunca con agua del grifo salvo que sea algo de extrema necesidad. Se debe utilizar un líquido refrigerante apropiado.
  • Líquido de frenos: el nivel del líquido de frenos no debe variar. Si está muy bajo lo más seguro es que sea porque las pastillas y los discos de freno están muy desgastados y los émbolos de las pinzas de freno están en el máximo de su recorrido. Utiliza sólo el liquido recomendado por el fabricante y ten mucho cuidado de no verterlo fuera del depósito, es muy corrosivo y estropea la pintura en cuestión de minutos.

Revisar las luces y limpiaparabrisas: ver y ser vistos

La mayor espuma reduce la visibilidad cuando se proyecta el jabón.

1 fotos

Ampliar

Además del sentido común, el más importante para conducir es la vista. Un parabrisas con roturas o esmerilado, unas escobillas resecas o unos faros en malas condiciones son el peor enemigo en un viaje.

Si el parabrisas de tu coche tiene un tacto áspero cuando pasas la mano aunque esté limpio es porque tiene muchos impactos minúsculos de piedrecitas, insectos, etc. Esto hace que su superficie esté como esmerilada y produce dos efectos negativos:

  • Reduce la visión y provoca molestos reflejos, sobre todo cuando el sol está bajo.
  • Las escobillas limpian mal aunque sean nuevas, lo cual reduce nuestra visión.

Es un buen momento para dar un parte al seguro y cambiar el parabrisas si tiene defectos. Esto tiene que hacerlo un especialista, pero las demás cosas que afectan a cómo nos ven y cómo vemos las podemos revisar nosotros en unos pocos minutos:

  • Nivel de lavaparabrisas: uno se acuerda de Santa Rita cuando truena. Sobre todo en verano, los insectos abundan mucho y necesitaremos llevar el lavaparabrisas lleno para limpiar el cristal con frecuencia, antes de que se resequen demasiado y sean imposibles de limpiar sin parar el coche. Recuerda que no es recomendable utilizar lavavajillas como líquido lavaparabrisas.
  • Escobillas limpiaparabrisas: es vital que podamos limpiar bien el parabrisas. En invierno la lluvia es frecuente y, aunque en verano llueve menos, suele hacerlo en forma de tormentas y frecuentemente incluso llueve barro. Aquí tienes un vídeo de cómo cambiar las escobillas limpiaparabrisas.
  • Revisar las bombillas: es importante que funcionen correctamente todas las luces del coche. Revísalas.
  • Revisar el reglaje de los faros: ya podemos llevar los faros más caros y mejores del mundo, pero, como no apunten a donde deben no veremos nada y, además, deslumbraremos al resto del tráfico. Revisa su correcto reglaje. Aquí tienes un reportaje sobre cómo mejorar la luz del coche.
  • Limpia bien la cara interior de los cristales del coche: solemos olvidarnos de limpiar los cristales por dentro y es muy importante hacerlo porque suelen acumular una fina película de grasa, normalmente por los vapores que emiten los plásticos del salpicadero al aparcar al sol. Esa grasilla favorece que se empañen los cristales y producen un halo muy molesto cuando el sol va bajo.

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche