Reportaje

Riesgo de tormentas: ¿Qué pasa si cae un rayo en el coche?

2 fotos

Ampliar

14 de septiembre, 2021

Las películas y las leyendas han hecho bastante daño y mucha gente tiene pánico a que le caiga un rayo en el coche, cuando en realidad es uno de los lugares más seguros en los que protegerse en caso de tormenta. Eso sí, las casualidades existen y la cantidad de componentes electrónicos que hay en los coches actuales han complicado algo las cosas.

Estos días están siendo frecuentes las tormentas y a muchos conductores les asalta la duda de qué pasaría si le cayese un rayo a su coche. En el cine es fácil ver explosiones o incluso que el coche de un salto en el tiempo, pero la realidad es que lo más probable es que no pase absolutamente nada y, como mucho, deje una marca en la pintura en la zona de impacto. Es muy poco probable que un rayo caiga en un lugar delicado del coche como una tubería de combustible o la boca del depósito. Lo normal es que se descargue en el punto más alto del vehículo, que suele ser el techo.

Seguro que has visto vídeos espectaculares de rayos impactando en aviones y cosas así y lo normal es que no pase absolutamente nada. Sin embargo, a la mayoría nos aterra esa escena. Seguro que más de una vez has oído eso de que «el coche es el lugar más seguro en caso de tormenta», y es cierto… en parte.

Si se trata de una tormenta seca -en la que hay rayos pero no llueve-, sí es cierto que el coche es uno de los lugares más seguros, siempre que se trate de un coche con carrocería metálica. Sin embargo, si es una tormenta con lluvia, puede que no sea tan buena idea refugiarte en tu automóvil y, si lo haces, intenta estar en un lugar elevado y evitar zonas donde el agua pueda acumularse y formar torrentes que pueden arrastrar el coche.

Por qué es seguro un coche en caso de tormenta eléctrica

La electricidad es muy vaga y siempre circula por el camino más sencillo. Te preguntarás que por qué entonces los rayos no son rectos y tienen ramificaciones, cuando el camino más sencillo es la línea recta. El motivo es que la electricidad es tan veloz que no le importa el tiempo en recorrer más distancia, sino que busca hacerlo lo más cómoda posible. La corriente siempre circulará por donde le sea más fácil hacerlo, igual que el cauce de un río.

El cuerpo humano es un conductor eléctrico relativamente bueno, debido a que estamos compuestos en un 70% (más o menos) de agua y tenemos sales minerales que la hacen conductora. Sin embargo, el acero, el aluminio, el cobre… la mayoría de los metales son mejores conductores eléctricos que nosotros y la electricidad preferirá circular por ellos en vez de atravesarnos.

Para demostrar esta teoría, el físico Michael Faraday hizo un experimento en el siglo XIX que se conoce como «la jaula de Faraday«. Consistía en encerrar a una persona en una jaula metálica y hacer pasar corriente por ella. La persona podía tocar la jaula con las manos sin el menor riesgo de electrocución.

Los coches, los trenes, los aviones… son estructuras metálicas por las que la corriente circulará más cómoda; en definitiva, se comportan como una jaula de Faraday, y las probabilidades de electrocutarnos son prácticamente nulas (no hay nada imposible y las casualidades existen).

Sin embargo, que no nos pase nada a nosotros no significa que no le pase nada al vehículo. Los trenes suelen tener averías producidas al caer rayos en el tendido eléctrico (apagones), algunos aviones han tenido que aterrizar al producirse averías en algunos sistemas electrónicos, etc.

Lo que tienes que tener claro es que el coche (si es metálico) protegerá tu integridad en caso de tormenta eléctrica. Ni te electrocutarás ni la gasolina del coche explotará porque le caiga un rayo. Eso sí, es posible que te duelan los oídos un buen rato, porque el chasquido del rayo será brutal.

En el caso de que el coche no sea metálico, la cosa cambia. Las carrocerías de fibra son dieléctricas (no conducen la electricidad), pero hay partes metálicas (suspensiones, motor…), de modo que, buscando el camino más fácil, puede que el rayo no nos afecte a nosotros o puede que sí, aunque lo normal es que no.

¿Se puede averiar el coche si le cae un rayo?

El aumento de componentes electrónicos en los coches hace que sean más delicados en caso de caerles un rayo.

2 fotos

Ampliar

Hasta hace unos años la respuesta era un contundente NO, ahora la cosa cambia debido a la cantidad de elementos electrónicos que hay en el interior del coche. Los procesadores, las placas base y circuitos impresos tienen dos enemigos letales: la electricidad estática y los picos de tensión. Un rayo no es más que un gigantesco pico de tensión electroestática, así que… kriptonita pura, vamos.

No te asustes, la probabilidad de que el motor se pare o que el reglaje eléctrico del asiento se vuelva loco y te aplaste contra el volante como en la película Christine es casi imposible, pero, aunque los sistemas electrónicos del coche están protegidos, sí es probable que se estropee el cuadro de instrumentos o el equipo de sonido (la antena es un imán para los rayos).

Lo más probable es que, si te cae un rayo en el coche, no pase absolutamente nada, ni siquiera quedarán marcas en la pintura, pero, cuantos más elementos electrónicos tenga, mayor es el riesgo de sufrir una avería.

¿Cómo puedo evitar averías en el coche en caso de tormenta?

Estoy casi seguro de que en tu casa, cuando hay tormenta, desconectas el ordenador de la red eléctrica y también el televisor, puede que incluso apagues el teléfono móvil. Pues la mejor manera de evitar averías electrónicas en el coche en caso de tormenta eléctrica es apagando (desconectando de la red del coche) todo lo que puedas. Apaga el móvil, apaga la radio y deja encendido sólo lo imprescindible (motor, luces y limpiaparabrisas). De este modo, el riesgo de sufrir una avería en el caso de que le caiga un rayo se minimiza.

¿Qué pasa si le cae un rayo a un coche eléctrico?

Lo más peligroso en un coche eléctrico es que caiga un rayo en la red de suministro.

2 fotos

Ampliar

Tranquilo, no vas a salir catapultado al hiperespacio ni viajarás en el tiempo como el DeLorean. Los coches eléctricos son los que más protegidos están en caso de caerles un rayo, precisamente porque en ellos ya hay electricidad de alto voltaje y todo está preparado para mantener a los electrones a raya.

Los sistemas principales (baterías, motores, red de alta tensión e inversor) están completamente preparados para aguantar sin problemas- aunque, insisto, las casualidades existen-, de modo que las posibles averías que puedan surgir al caerle un rayo son las mismas que en cualquier otro coche, principalmente el cuadro de instrumentos y el sistema multimedia.

Cuando más peligroso sería un rayo es durante el proceso de recarga de las baterías y el peligro estaría más en que cayese en la red de suministro eléctrico que en el propio vehículo. Si el rayo cae sobre el coche, simplemente por efecto Faraday no pasaría nada. Si cae sobre la red de suministro, en principio no debería suceder nada porque también están protegidas con diferentes sistemas y deberían fallar todos para que la sobretensión afectase al vehículo. Tanto la red, como el punto de carga como el cable y el propio vehículo cuentan con protecciones que deberían fallar simultáneamente, lo cual es poco probable, aunque no imposible.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

  • Alfredo Lopez

    Hola, me gustó mucho este artículo, y me interesa saber cómo se puede determinar que un rayo daño los componentes electrónicos de un auto sin dejar rastro de por donde entró y por donde salió el arco voltaico. Tendrán información que me puedan compartir por favor?

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche