Reportaje

¿Qué es un coche backdated?: la moda de añadir canas al coche

19 fotos

Ampliar

02 de abril, 2020

Es probable que hayas leído o escuchado alguna vez el término "backdated" haciendo referencia a un coche o, sobre todo, a una moto. Se trata de un tipo de preparaciones que está muy de moda y que consiste en lo siguiente.

Si te gustan los coches clásicos pero no quieres renunciar a las ventajas de un coche moderno, tienes dos alternativas: o modernizas un clásico o haces que un coche actual parezca más antiguo. Lo primero es lo que se conoce como «restomod» o «updated», mientras que la segunda alternativa, que está bastante de moda, se denomina backdated.

Hay algunas restauraciones y trabajos que tienen una línea muy fina entre lo que es un «restomod» y un «backdated», como sucede con los Singer hechos sobre base Porsche. Por un lado, los Singer se pueden considerar «backdated» porque se toma como base un Porsche 964 (que es la generación fabricada entre 1989 y 1994) y se le añaden elementos como el frontal o la parte trasera de los Porsche 911 anteriores a 1974. Es decir, partiendo de un coche más moderno se le da una apariencia de más clásico.

Tal vez te interese: cómo matricular un coche histórico

Sin embargo, en Singer se le da ese aspecto retro, pero se le añaden cosas mucho más modernas como faros HID, mecánicas de 993, frenos de última generación… de modo que también se moderniza el coche. De hecho, tienen más piezas modernas y desarrolladas específicamente que de los antiguos, de ahí que sea más correcto considerar a los Singer como restomod que como backdated.

Porsche 911 SC: el santo grial de los backdated

El Porsche 911 SC es la base preferida para realizar backdated.

19 fotos

Ampliar

Hay muchos modelos que son sometidos a las restauraciones «backdated». Normalmente se buscan modelos que hayan tenido muchas generaciones y se elige una de las últimas para darle un look más clásico. En este sentido, uno de los coches ideales para este tipo de preparaciones es el VW Escarabajo, para el que hay kits que permiten, por ejemplo, poner la famosa ventana partida «split» en modelos más modernos y darles así un toque más vintage.

En este mundillo de los backdated el verdadero santo grial es el Porsche 911 SC, una especie de versión básica del Porsche 911 comercializada entre 1977 y 1983 con el motor de 3 litros e inyección mecánica de chorro constante Bosch K-Jetronic. ¿Por qué este modelo en concreto?, bueno, pues por varios motivos:

  • Abundancia: era una de las opciones más baratas del Porsche 911, de modo que se vendió en series relativamente numerosas.
  • Precio: hasta hace apenas una década, era un modelo relativamente económico y era fácil encontrar unidades en buen estado a precios realmente bajos.
  • Facilidad de conversión: con la llegada del Porsche 964 el 911 cambió mucho estructuralmente, aunque no lo pareciese estéticamente. Para hacer réplicas de modelos anteriores, el 964 tiene el inconveniente de sus suspensiones con muelles y la mayoría de los paneles de carrocería son diferentes. En el 911 SC, en cambio, es muy fácil emular un Carrera 2.7 RS con un sencillo kit de carrocería que apenas cambia los parachoques, la tapa del motor y los pilotos.

Debido a esto, hoy en día es más difícil encontrar un Porsche 911 SC en estado original que modificado. Es más, incluso hay algún modelo muy especial de 911 como los RS 2.7 e incluso RSR que si se escarbase un poco en su historia a lo mejor su amo se llevaba una desagradable sorpresa. Son coches que han alcanzado tanto valor, que resulta rentable invertir mucho dinero en hacer una falsificación perfecta partiendo de un sencillo SC.

Es más, el mercado de las réplicas con base SC llegó a tal punto que se pagaban auténticas locuras de 6 dígitos por coches que en realidad, no eran ni un 911 SC ni un 2.7 RS y que, objetivamente, su valor como clásico debería ser prácticamente nulo. Este mercado parece haber llegado a cierto equilibrio, aunque todavía siguen a precios elevados.

¿Hay coches backdated de fábrica?

El Porsche 911 Sport Classic es un ejemplo de cómo el propio fabricante le da un toque clásico a sus modelos.

19 fotos

Ampliar

Existen compañías como Zolland Design especializadas en el diseño 3D y que incluso fabrican kits para transformar coches modernos y darles un toque retro, como por ejemplo el kit que ofrecen para transformar un Porsche 991 targa en una especie de mestizaje entre un 901 y un 356, pero aquí me refiero a las versiones que las propias marcas lanzan con un toque retro.

Normalmente se trata de ediciones aniversario, como por ejemplo el Porsche Boxster RS60 Spyder que encabeza este reportaje, que evoca a los míticos Spyder de mediados del siglo pasado. Aunque realmente en el caso del Boxster el efecto vintage se conseguía a base de una combinación de colores y un equipamiento específico, sí que se llegaron a hacer modelos que realmente evocaban a generaciones anteriores.

Puede que te interese: Los 5 mejores Porsche de la historia

El ejemplo más auténtico de un amago de backdated de fábrica es el Porsche 911 Sport Classic. Esta edición especial se creó sobre la generación 997 mk2 y evocaba al mítico RS 2.7, apodado cola de pato por la peculiar forma de su alerón trasero, que fue replicado en el Sport Classic.

Ese llamativo spoiler no era el único guiño a los modelos más emblemáticos del 911, también las preciosas llantas Fuchs y detalles como el trenzado del cuero en algunos detalles del interior hacían que el 997 Sport Classic evocase a modelos precedentes de la marca, pero en un coche de última generación.

La moda de las furgonetas backdated

En el mundo de los vehículos industriales también hay ejemplos.

19 fotos

Ampliar

En el mundo de las furgonetas también hay especialistas en conseguir que un modelo posterior parezca más antiguo. Aquí de nuevo es una marca alemana la que se lleva la palma y es que hay muchos talleres que se han especializado en darle a las T2 la apariencia de las T1.

Otro ejemplo, aunque considerarlo como un backdated es algo extremo, es el de la compañía italiana que diseñó unos kits de carrocería con unos paneles que se fijan a la carrocería de las Citroën Jumpy (también valen para la Fiat Ducato, Peugeot Boxer y Toyota Proace, que son básicamente la misma furgoneta) para darle un aspecto que recuerda al de las míticas furgonetas HY de Citroën. Aquí la moda de los Food Trucks ha tenido mucho que ver, ya que para estos «restaurantes rodantes» se han rescatado muchos modelos clásicos que, de otro modo, apenas se conocerían.

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche