Qué es el valor residual de un coche

3 diciembre, 2013, modificada el 7 febrero, 2017 por

¿Qué es el valor residual de un coche? El valor residual de un coche es imprescindible para calcular sus cuotas de renting, por ejemplo, pero si somos propietarios también nos interesa conocerlo si vamos a vender nuestro coche. Cuanto mayor sea su valor residual, menos dinero habremos perdido durante los años que lo hemos disfrutado, reduciendo nuestro coste por kilómetro.

Qué es el valor residual de un coche2

El término “valor residual” puede llevarnos a pensar que es lo que nos pagarían por nuestro coche como chatarra en un desguace… o el valor de sus residuos, pero no es así. Se trata del valor que tendrá algo cuando lo vendamos tras haberlo utilizado. En el caso de un vehículo, es el precio de venta que alcanzará tras un tiempo determinado.

Este valor residual es muy importante para las compañías de renting o leasing, ya que en función de la cantidad que puedan recuperar con la venta del vehículo se calculan las cuotas periódicas que deberá pagar el cliente. Cuanto mayor sea el valor residual, menor es la depreciación del coche y menor, por tanto, será la cuota (a igualdad de otros factores).

Los particulares no solemos tener en cuenta el valor residual; nos preocupan más aspectos como el consumo de carburante, el importe de las revisiones, etc. para calcular cuánto nos cuesta nuestro vehículo cada mes. Sin embargo, no estaría de más que en “nuestras cuentas” apuntásemos también la depreciación del coche en sí mismo. Me explico con un ejemplo simplificado:

Imaginemos que me compro un modelo que me cuesta 10.000 euros, consume 8 l/100 km y lo tengo 5 años, en los que recorro 50.000 km. Tras ese período, lo vendo y me pagan por él 5.000 euros. El coste por kilómetro -con el combustible, supongamos, a 1 euro, para facilitar los cálculos- se calcula sumando 4.000 euros de combustible, más los 5.000 euros que he perdido de valor del coche, dividido por los kilómetros recorridos: (4.000+5.000)/50.000 = 0,18 euros por kilómetro.

Tasación de un coche2
Si estás interesado en vender o comprar un coche, te interesa conocer su valor residual.

Ahora pongamos que adquiero otro vehículo que me cuesta lo mismo, gasta un litro menos cada 100 km, pero cuyo valor residual es de 4.000 euros. En esas condiciones, el coste por kilómetro sería de (3.500+6.000)/50.000 = 0,19 euros por kilómetro.

Como ves, dependiendo del tiempo que tengas un coche y de los kilómetros recorridos, puede que el valor residual pese mucho más que su consumo en lo que nos cuesta el automóvil cada día, pero rara vez pensamos en ello.

Cómo se calcula el valor residual

El valor residual de un bien depende de numerosos factores. Para empezar, se establece sobre la idea de si el activo tendrá algún tipo de valor en el mercado una vez cumplido un plazo determinado… y si se puede vender transcurrido ese tiempo. En el caso de un coche, además de los años, se deben tener en cuenta los kilómetros recorridos, que siempre se especifican: un año y 20.000 km, 4 años y 70.000 km, etc.

Existen compañías especializadas, como Eurotax, que realizan los estudios de mercado necesarios para establecer el valor de venta estimado que tendrá un vehículo concreto transcurrido un plazo y unos kilómetros determinados. Puede parecer “jugar a las adivinanzas” o creer en una bola de cristal, pero los informes económicos que se llevan a cabo son muy concienzudos y suelen acertar en el 99,9% de los casos con las tasaciones que prevén (normalmente, el valor residual y el precio de venta como coche usado son similares, pero pueden variar). Algunos factores externos al vehículo en sí mismo, como una garantía del fabricante de mayor duración, también aumentan el valor residual; en ese sentido, las marcas que ofrecen garantías de 5 o 7 años tienen ventaja frente a las que simplemente cumplen con el período de 2 años establecido por la ley. Si quieres valorar tu coche, Eurotax lo hará, aunque tendrás que abonar una cantidad (20 euros para una valoración completa, por ejemplo) que variará según lo que desees.

Por supuesto, el valor residual tiene en cuenta un “envejecimiento normal” del automóvil, pero un mal uso, un mantenimiento incorrecto, siniestros, etc… hacen que el importe que podríamos recuperar con su venta sea menor que el valor residual establecido de antemano. Con el tiempo, es lógico que la pintura del coche pierda brillo, que el cuero esté algo gastado… pero lo que no es achacable al paso de los años es que la tapicería esté quemada por cigarrillos, que la carrocería tenga golpes, que los retrovisores estén sujetos con remaches y cosas similares.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba