Reportaje

Qué es el Diésel R33 o gasóleo azul: ¿contamina menos?

2 fotos

Ampliar

22 de agosto, 2019

Si no nos llegaba con el tema de cambiar de denominación a los combustibles con el nuevo etiquetado europeo, ahora llega un nuevo tipo de gasóleo conocido como R33 o gasóleo azul. ¿Cuáles son sus supuestas ventajas? Vamos a verlo.

Un nuevo combustible está llamando la atención en las redes. Su denominación comercial es BlueDiesel R33, pero seguramente has oído algo sobre gasóleo azul, blue diesel, gasóleo R33 o diésel R33. ¿De qué se trata? Bueno, pues, a la espera de probarlo realmente y teniendo en cuenta que detrás de este combustible, entre otras, está Volkswagen (la causante en gran medida del descalabro de los diésel), parece claramente un intento más por lavar la imagen de los coches diésel.

Tenemos que tener claro que la industria del automóvil, sobre todo la europea, apostó casi todo a una única carta, la de los motores diésel y, ahora que se barajan otras alternativas en la partida, tiene miedo de perder su baza. El BlueDiésel R33 promete unas milagrosas reducciones en las emisiones contaminantes de nada menos que el 20%.

Bosch y Volkswagen se han apurado en dar el visto bueno a este combustible (casualmente dos de las compañías que más han apostado por el desarrollo de motores diésel). Todavía está pendiente de conseguir el visto bueno de las autoridades europeas y obtener la aprobación de la conformidad con la norma DIN EN 590 o, lo que es lo mismo, que se certifique que el BlueDiesel R33 es compatible y puede utilizarse sin riesgo en cualquier vehículo diésel.

Tal vez te interese: ¿Merece la pena el gasóleo caro o no?

Por qué reduce las emisiones el uso del BlueDiesel R33

El BlueDiesel R33 no es más que un biodiésel con un 33% de composición proveniente de aceites vegetales reutilizados.

2 fotos

Ampliar

La verdad es que no deja de resultar irónico lo que sucede con este combustible. Su ingrediente milagroso es el aceite reciclado tras el uso en las cocinas y otros usos industriales, algo que no es nada nuevo y que más gente de la que imaginas lleva años haciendo.

Es relativamente fácil hacer funcionar el motor diésel de coches antiguos -como los VW Golf de primera y segunda generación, los Mercedes 300D W123, Peugeot 504 y similares- simplemente filtrando y depurando un poco el aceite de las cocinas. Paradójicamente, hacer esto es un delito fiscal, ya que, al usar este combustible para transportarnos, no estamos pagando el impuesto especial que grava los combustibles para transporte y por el cual es más caro llenar el depósito de tu coche que el de la calefacción de casa.

El BlueDiesel R33 no es más que un gasóleo en el que hasta el 33% de su composición (de ahí su denominación R33) proviene de la reutilización de aceites vegetales de cocinas y otros usos industriales. El resto, al rededor del 70%, sigue siendo gasóleo obtenido de la destilación del petróleo.

Tal vez te interese: Cuáles son las averías más frecuentes en los coches diésel

Al tratarse de un combustible en el que se reutiliza un residuo que puede ser muy contaminante, se considera más ecológico y que reduce las emisiones globales de gases contaminantes.

Es decir, que no es un combustible milagroso que va a hacer que de repente por el tubo de escape de tu coche salgan menos gases, sino que para su elaboración se han requerido menos recursos, se han reutilizado residuos y, por lo tanto, las emisiones globales (“del pozo a la rueda” como se suele decir) son un 20% menores. Lo que sucede es que, como este combustible lo pagas en el surtidor, no tendrás problemas con Hacienda: habrás pagado el impuesto oportuno, tu conciencia ecológica estará más tranquila y todos contentos.

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche