Reportaje

Prepara tu coche para el frío

Cómo conducir con hielo

10 fotos

Ampliar

11 de noviembre, 2021

Aunque no ha llegado el invierno todavía, las temperaturas ya empiezan a ser lo bastante bajas como para que sea conveniente preparar nuestro coche para ellas. En los próximos meses el tiempo va a ir a peor, así que mejor que no nos coja por sorpresa.

Aunque todavía no han llegado las verdaderas nevadas, las temperaturas sí son ya muy bajas y empiezan los problemas típicos de esta época del año: parabrisas congelados, cristales empañados, placas de hielo en la carretera… Como dicen que el mejor remedio es prevenir, te damos esta serie de consejos prácticos para que prepares tu coche para los días más fríos del año. A partir de ahora, las próximas semanas van a ser más frías y el tiempo peor, así que mejor estar preparados y que no nos coja por sorpresa como cada año.

Es muy probable que ya hayas cambiado la ropa de tu armario, hayas guardado en un cajón las camisetas y el bañador y dejases más a mano los jerséis y los calcetines gruesos. Bueno, pues a tu coche le pasa más o menos lo mismo, no le vendrá mal «un cambio de armario». Lo mejor es que la mayoría de estos preparativos los puedes hacer tú mismo y no te costarán mucho dinero, así que aquí van nuestros consejos para dejar el coche listo para estos días más fríos.

Para proteger el coche de averías por el frío

Es recomendable comprobar el estado del refrigerante y sus propiedades anticongelantes

10 fotos

Ampliar

Empezaremos por ver aquellos elementos del coche que más sufren en los días más fríos, así evitaremos averías que pueden ser muy caras, como verás a continuación:

  • Revisa el líquido refrigerante: el refrigerante del motor, además de enfríarlo, tiene que protegerlo contra la corrosión y las heladas. Si se congela el refrigerante, como es un líquido que se dilata con el frío, puede llegar a romper el bloque o la culata del motor, destrozando por completo la mecánica. Las propiedades anticongelantes de los refrigerantes se pierden con el tiempo. Normalmente es conveniente cambiarlo cada dos años, pero los hay que aguantan más. Acude a tu taller de confianza y que te revisen el punto de congelación de tu refrigerante y no dudes en cambiarlo si está deteriorado.
  • Revisa la batería: la batería sufre mucho en invierno porque se le juntan el hambre con las ganas de comer. Por un lado, las baterías son reactores químicos en los que una reacción química se convierte en electricidad, y el frío hace más lenta esa reacción, de manera que las baterías funcionan peor con el frío. Por otro, en invierno hay más consumo eléctrico en el coche (ventilador para desempañar el parabrisas, luneta térmica, luces, asientos calefactados…) y al motor le cuesta más arrancar, así que es importante tener la batería en orden. Es el momento de limpiar bien los bornes, apretarlos correctamente y revisar el nivel de electrolito y de carga de la batería.
  • Cambia el líquido lavaparabrisas: existen líquidos lavaparabrisas en el mercado específicos para el invierno. En el jabón contienen aditivos anticongelantes que impiden que el líquido se congele. Que el lavaparabrisas se congele, además de incómodo, puede romper el recipiente, los tubos y los pulverizadores, así que por unos cinco euros no merece la pena arriesgarse a no usar este tipo de líquidos lavaparabrisas. Te puede interesar este reportaje de por qué no usar lavavajillas en el limpiaparabrisas.
  • Monta los neumáticos de invierno o todo tiempo: si eres de los que tiene dos juegos de ruedas para el coche, ya estás tardando en montar ya las de invierno. Aunque no haya nevado todavía, sí han bajado mucho las temperaturas y los neumáticos de verano tienen un compuesto que no se lleva bien con el frío. Es el momento de montar los neumáticos de invierno o, si tienes que cambiarlos por desgaste, plantearte que tu nuevo juego de ruedas sea de las conocidas como «todo tiempo«.
  • Cambia las escobillas limpiaparabrisas: es probable que con el sol del verano se hayan resecado y con los insectos se hayan rayado, así que, ahora que va a ser más frecuente que llueva, es un buen momento para revisar el estado de las escobillas y cambiarlas si es necesario. Unas escobillas en mal estado, además de no dejarnos ver bien, pueden rayar el cristal.
  • Revisa las luces: la visibilidad es peor en esta época del año, así que es importante ver y que nos vean. Comprueba que funcionan todas las luces correctamente.

Para hacerte más cómodos los días de frío

En estos días ya empieza a ser habitual encontrarse el parabrisas congelado.

10 fotos

Ampliar

Estos consejos te resultarán muy útiles para no perder tiempo cada mañana descongelando el parabrisas, evitar que se empañen los cristales, etc:

  • Lleva una rasqueta o un cartón en el maletero: ya caen buenas heladas por las noches y empieza a ser habitual encontrarse el coche con una capa de escarcha por las mañanas. Lo mejor es poner un cartón en el parabrisas durante la noche para que no se forme el hielo en el cristal, pero tampoco está de más llevar una rasqueta en el maletero o en la guantera para evitarlo. También nos va a ayudar el líquido lavaparabrisas con anticongelante en esta situación.
  • No pliegues los retrovisores: no conviene plegar los retrovisores en estos días tan fríos porque se puede formar hielo en ellos y en el mecanismo y romperse cuando los intentemos desplegar al forzarlos. Déjalos desplegados.
  • Limpia bien los cristales por dentro: la mejor forma de evitar que se empañen constantemente los cristales es tenerlos lo más limpios posible. Un cristal sucio por dentro se empaña mucho más y, lo peor, cuando pasemos un trapo para quitar el vaho, veremos todavía peor. Con unos cristales bien limpios se empañarán menos y será mucho más fácil quitar el vaho si llegan a empañarse.
  • Evita el hielo en las cerraduras: otro problema habitual, aunque en los coches modernos con apertura por mando a distancia ha desaparecido en la mayoría de los coches, es que se congelan las cerraduras y no podemos abrir las puertas. Para evitar esto existen sprays lubricantes anticongelantes. No está de más darle un chorrito de lubricante a los bombines de las cerraduras del coche para evitar que se congelen.
  • Lleva una manta en el coche: no está de más que metamos una manta en el maletero. Nunca se sabe lo que puede pasar y, si tenemos una avería, estaremos mucho más cómodos y calentitos con la ayuda de la manta mientras esperamos el rescate con el motor apagado.
  • Mete las cadenas en el maletero: si no tienes ruedas de invierno o todo tiempo, mete el juego de cadenas (del tipo que sean) en el maletero, nunca se sabe cuándo podrían hacernos falta.

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Aquí está tu coche