Consejo

Por qué no es buen momento para comprar un diésel

Ampliar

28 de septiembre, 2018

Por más que las diferentes asociaciones implicadas en la fabricación, venta o distribución de automóviles -e incluso la OCU- insistan en las bondades del diésel y lo defiendan, la realidad es que en el momento actual es el peor para decidirse por un modelo de gasóleo.

Hay una escena de la película «El Hijo de la Novia» en la que el protagonista está a punto de vender su restaurante a una gran cadena y sus compradores, para darle el último empujón, le dicen al protagonista que venda, que ellos saben lo que hacen y es momento de vender. Su respuesta es de lo más elocuente «si ustedes saben lo que hacen y están comprando, es que es momento de comprar y no de vender».

Te preguntarás qué tiene que ver esto con el tema que nos ocupa, que es dejar claro si es buena idea comprar un coche diésel o no, y mi consejo es que nos fijemos en lo que hacen quienes defienden los motores diésel actuales por ser mucho más eficientes y limpios que los diésel que nos vendieron hace unos años y que los de gasolina que venden en la actualidad.

Sí, es cierto que los vehículos diésel que se venden ahora son más limpios que antaño, pero también es verdad que, mientras nos los recomiendan, la mayoría de ellos tienen previsto dejar de fabricar estas mecánicas en apenas 5 años, algunas incluso antes, como Porsche.

La compra de un coche es algo que se debe plantear a medio plazo. La mayoría de nosotros no cambiamos de coche cada dos años, sino que lo conservamos entre 5 y 10 años. Por desgracia, nadie tiene una bola de cristal que prediga el futuro, ni siquiera aunque el futuro esté en nuestras manos, como es el caso (si todos dejamos de comprar diésel, está claro que habremos sido nosotros mismos quienes hayamos provocado este final).

El problema para plantearse la compra de un coche a medio plazo es que estamos en un momento de máxima incertidumbre y con argumentos contradictorios. Vamos a ver cuáles son las ventajas e inconvenientes objetivos para decidirnos por un diésel o descartarlo definitivamente.

¿Diésel sí o no? Así está el panorama actual

Los coches diésel son más limpios ahora a costa de una mayor complejidad técnica cara de mantener.

Los coches diésel son más limpios ahora a costa de una mayor complejidad técnica cara de mantener.

Ampliar

El principal argumento de los fabricantes para que sigamos comprando diésel es que son mecánicas más eficientes, con un consumo menor y que, gracias a las nuevas leyes y el mayor control de las autoridades sobre su cumplimiento, son más limpios. Esto es cierto: los coches diésel nunca han sido más limpios que ahora. Es lo mismo que sucede justo después de un accidente aéreo. Por desgracia, los accidentes mortales sirven de acicate para mejorar la seguridad y, sobre todo, evitar controles rutinarios que tengan más de rutinarios que de controles. Con lo de las emisiones de los diésel y la estafa en la que se han visto involucrados casi todos los fabricantes han tenido como una de las consecuencias ésta, que sus coches ahora sí parecen cumplir con la ley de manera holgada.

Como usuarios, tenemos dos argumentos principales para decidirnos por un coche diésel:

  • Porque somos unas personas muy comprometidas con el medio ambiente y nos preocupa realmente que el diésel emita menos CO2 que la gasolina y ahora también menos NOx.
  • Porque nos interesa el menor consumo y el ahorro en el coste por kilómetro recorrido.

Bien, aunque por fortuna cada vez existen más personas con el primer criterio, lo cierto es que a la sociedad actual le duele mucho más el bolsillo que los pulmones y, en cualquier caso, si de verdad nos preocupan las emisiones, hay alternativas mejores al diésel o a la gasolina, como el gas natural comprimido, el hidrógeno o los eléctricos.

Así pues, lo que más nos preocupa para decidirnos por un coche diésel o no es la economía y, lamentablemente, todo apunta a que los números van a estar cada vez más en contra de estas mecánicas, unos números que me atrevería a decir que tampoco salían antes ni salen ahora para la mayoría de compradores de diésel, que en sus cálculos sólo han tenido en cuenta el precio de llenar el depósito.

Sin lugar a dudas, por más que los fabricantes insistan en que sus motores diésel son más limpios que nunca, lo cual es cierto, el momento actual es el peor para comprarlos por varios motivos:

  • Mayor coste de mantenimiento: los motores diésel son más limpios gracias a que por fin instalan sistemas para tratar sus emisiones. Estos sistemas funcionan bien, pero tienen un coste de mantenimiento importante. Por ejemplo, prácticamente todos los diésel que se venden actualmente equipan sistemas de tratamiento de gases SCR con AdBlue. Lo cierto es que el coste del aditivo de urea que tenemos que añadir cada ciertos kilómetros es ridículo, pero es un gasto extra. Lo peor es que estos sistemas son susceptibles de tener averías caras (inyectores de urea, catalizadores NOx, sensores…). Es decir, los coches diésel son más limpios que nunca, pero también más caros de mantener que nunca.
  • El precio del combustible subirá: aunque no se sabe todavía cómo lo harán ni cómo se aplicarán los nuevos impuestos sobre el diésel para equipararlos con los de la gasolina pero sin que repercuta en los profesionales, parece que el gobierno está decidido a que el litro de gasóleo suba, lo cual echa por tierra uno de los principales argumentos para comprarse un coche diésel.
  • Mayor depreciación del vehículo: el valor residual de los coches diésel está bajando. En contra de lo que pensamos, uno de los mayores costes de uso del coche no es lo que consume en combustible sino su depreciación en el tiempo. Si los gobiernos mantienen su presión sobre este tipo de vehículos, el valor residual será todavía menor.

Los fabricantes pueden inclinar la balanza hacia el diésel

Aunque los políticos digan que el diésel tiene los días contados, los fabricantes tienen mucha capacidad de presión.

Aunque los políticos digan que el diésel tiene los días contados, los fabricantes tienen mucha capacidad de presión.

Ampliar

Un factor importante es la capacidad de presión que los fabricantes tienen, un hecho que ha quedado patente con la prórroga que han logrado para la implantación del WLTP que debería haberse hecho efectiva el 1 de septiembre y que ya han conseguido posponer hasta el 31 de diciembre de 2020.

Está claro que la industria del automóvil es una de las de mayor peso en la economía y que tienen mucha fuerza para presionar a los gobiernos. Aunque ahora nos estén bombardeando con globos sonda sobre nuevos impuestos sobre el gasóleo o en contra de los diésel afirmando que tiene los días contados, la cosa ya se está polarizando y la presión empieza a centrarse más en los vehículos viejos que en el tipo de combustible, una solución que interesa a ambas partes: los fabricantes siguen manteniendo sus estructuras actuales y financian su reconversión hacia las nuevas tecnologías y los gobiernos nos cobrarán por matricular el coche nuevo y por el tratamiento como residuo del viejo.

En el fondo, que no te quepa duda, la fiesta la pagaremos los de siempre, y encantados de estrenar un coche nuevo que será viejo y anti ecológico dentro de 5 años.

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • Diego

    Absurdo.. Millones de camiones que usan diesel tambien dejaran de funcionar?

  • Txuchin

    Si, y los tanques del ejército y los grupos electrógenos y los……
    La pregunta no es si diesel o gasolina, es si mantener el coche actual (cosa fácil digan lo que digan) hasta que todos: los gobiernos de turno, fabricantes, profetas, salvadores del mundo y demás, se ciñan (nos ciñamos) a la cruda realidad que será la que nos diga si hay alternativas validas………… o no. Mis coches de casa aguantarán sin problema otros 20 años.
    Entonces empezaremos a verle las orejas al lobo o nos desco****remos de risa. Aunque para entonces no si todos estaremos aquí.

  • Pedro Arzuaga

    Los primeros que tienen que dar ejemplo y cambiar todas las flotas de Autobuses Urbanos, Vehículos de Limpieza y Basura, parques de Bomberos y todos los coches Oficiales son los Ayuntamientos, y, salvo algunas Unidades, el resto sigue tirando más humo negro y contaminante. ¿Si no lo hacen ellos, porqué lo tengo que hacer yo? Si cambio a un Eléctrico ¿cuántos puntos de recarga existen? ¿Tengo que hacer noche en un Hotel por el tiempo que tarda en la Recarga? Soy consciente de que hay que liberar el Aire de impurezas, entonces ¿para qué existe tanta Tala de Arboles? Nos quieren cargar a Impuestos y hacernos sentir culpables, estoy convencido de ello.

    • Guita

      En muchas ciudades ya se usa el gnc en autobuses… esto no ha hecho más que comenzar… lo lógico es que gasolina y diesel en vehiculos para uso particular vaya desapareciendo poco a poco

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche