Reportaje

¿Por qué falla el alternador del coche?

Ampliar

01 de diciembre, 2020

El alternador del coche tiene una vida muy complicada. Tiene que mantener alimentada una red eléctrica cada vez más complicada y cargar la batería en coches que cada vez exigen más, sobre todo los que disponen de sistema start & stop. Así alargarás la vida útil de esta pieza vital.

Dicen que nos acordamos de Santa Rita cuando truena y con el coche nos pasa lo mismo: nos acordamos de su mantenimiento cuando se enciende alguna luz en el cuadro de instrumentos. El sistema eléctrico de los coches es una de las principales fuentes de averías y, junto con la batería, el alternador es una de las principales causas de esas averías.

El alternador es una máquina eléctrica que genera el movimiento rotativo en energía eléctrica. Para hacerlo girar, el alternador tiene una polea que gira solidaria al motor gracias a una correa. Cuando el motor está apagado, el alternador no gira y, por lo tanto, no produce electricidad. En estas condiciones es la batería la única que alimenta la red eléctrica del coche. Por eso cuando nos dejamos las luces o la radio encendidas con el coche apagado acabamos gastando la batería.

Te interesa: cómo revisar la batería del coche

Cuando el motor está en marcha y el alternador produce corriente, es esta máquina la que alimenta la red eléctrica del vehículo, con la batería asumiendo el papel de una especie de depósito nodriza que ayuda a estabilizar el flujo de energía en el sistema.

Los alternadores son muy fiables, de hecho, la avería más frecuente que padecen no es que se estropeen ellos mismos sino que lo que se rompe es la correa que hace que gire solidario con el motor. Cuando la correa o algún tensor se rompen, el alternador deja de producir corriente.

Cuáles son las principales averías del alternador

Los alternadores modernos sólo absorben energía en las fases de retención para optimizar el consumo.

1 fotos

Ampliar

Además de roturas en la correa, los alternadores pueden dejar de producir corriente por otras causas. Los fallos más comunes en los alternadores están en el sistema regulador de carga o en las escobillas del colector. Lo normal es que estos elementos fallen por desgaste, simplemente. Sin embargo, hay algunas cosas que pueden hacer que el alternador se estropee o que fallen elementos que normalmente no deberían fallar, como el bobinado de cobre donde se produce la corriente en el interior del alternador. Éste no está sometido a desgaste y cuando se quema o se corta se debe a un cortocircuito en la red eléctrica del coche o bien a que algún objeto extraño penetre dentro del alternador cuando está girando.

La mala instalación de accesorios eléctricos en el coche puede acelerar el proceso de envejecimiento del alternador, sobre todo los equipos de sonido de alta potencia o los faros suplementarios. La mejor forma de mantener con buena salud el alternador del coche es comprobando la correa que lo mueve, que no esté demasiado tensa (lo cual puede estropear los rodamientos o la polea) y que no tenga grietas.

Te interesa: vídeo práctico cómo arrancar con pinzas

También el revisar que no haya fugas en el motor que puedan verter sobre el alternador. Si entra refrigerante o aceite en el alternador procedente de una fuga del motor puede provocar averías en él.

Por último, y obvio, deberemos ser cuidadosos a la hora de manipular la instalación eléctrica del vehículo, instalar accesorios o, por ejemplo, al conectar unas pinzas para arrancar el coche si se ha quedado sin batería.

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche