Por qué agarra un neumático de invierno sobre el hielo o la nieve

Por qué agarra un neumático de invierno sobre el hielo o la nieve

27 febrero, 2018

Los neumáticos de invierno son muy eficaces y funcionan gracias a dos características principales: la forma de su banda de rodadura y el tipo de goma que utilizan. Aquí te explicamos de manera sencilla las claves para mantenernos sujetos cuando el suelo apenas tiene adherencia.

A las ruedas del coche les pasa igual que a nuestras manos cuando intentamos coger un trozo de hielo y se nos escapa entre los dedos. Además de que el hielo es resbaladizo, el frío hace que apenas tengamos tacto y nuestros dedos se vuelven torpes.

Con los neumáticos pasa exactamente lo mismo:

  • Su banda de rodadura no está diseñada para adherirse a una superficie como la del hielo
  • El frío hace que la goma esté demasiado dura y pierda una de sus principales propiedades: la de deformarse y pegarse a la superficie por la que rueda.

Banda de rodadura y tipo de goma

Los neumáticos de invierno están diseñados para evitar estos dos inconvenientes. Su banda de rodadura tiene un diseño específico para evacuar mejor el agua y “morder” (literalmente hablando) el hielo, mientras que su composición química es específica para mantener la goma flexible a temperaturas por debajo de los 7ºC.

En contra de lo que podamos pensar, los neumáticos de invierno no tienen necesariamente que tener un dibujo de tacos como si de un todo terreno o una moto de cross se tratase. En realidad, el truco genial es que en su diseño hay unas pequeñas ranuras que lo que hacen es pellizcar el hielo cuando el neumático se chafa contra el asfalto a medida que rueda.

Aunque el neumático tenga esas láminas, si la goma estuviese demasiado rígida (por efecto del frío o por la caducidad del compuesto), no tendría la capacidad de deformación necesaria para poder “dar esos pellizcos”, de modo que el tipo de goma del neumático también es fundamental para que funcione correctamente.

Por supuesto, la presión del neumático también es fundamental. Unas buenas ruedas de invierno no nos sirven de nada si llevamos la presión incorrecta.

Su eficacia es incontestable y basta con probrarlas para convencerse de su efectividad. Para entender mejor cómo son capaces de conseguir adherencia en este tipo de superficies resbaladizas, lo mejor es que veas el vídeo que te ponemos a continuación.

Vídeo de cómo funciona un neumático de invierno

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba