Plataforma MQB de Volkswagen: el Santo Grial de la automoción

Plataforma MQB de Volkswagen: el Santo Grial de la automoción

13 febrero, 2013

"Automotive News" se hace esta pregunta sobre la versátil plataforma MQB, que está revolucionando el sector del automóvil gracias a la reducción de costes sin pérdida de calidad.

Algunos creen que la plataforma MQB de Volkswagen supone un hito en la historia de la manufactura de automóviles, similar al que supuso en su día la fabricación en cadena de Henry Ford. Es una especie de “mecano” de piezas que permiten, con mínimas variaciones, producir innumerables modelos diferentes para mercados de todo el mundo.

La prestigiosa publicación Automotive News se pregunta si el grupo alemán ha encontrado “el Santo Grial” de la automoción y analiza en profundidad los motivos que podrían responder a esta cuestión de forma afirmativa.

Nada es gratis; Volkswagen ha arriesgado mucho en un proyecto que se ha gestado durante 6 años hasta llegar a la situación actual, en la que la plataforma por módulos transversales está dando sus frutos, y ha puesto contra las cuerdas a la competencia (hasta el punto que Toyota, PSA y los principales fabricantes apuran el lanzamiento de sus particulares “plataformas universales“).

El proyecto MQB se inició en 2007; el primer modelo en el mercado con dicha plataforma ha sido el Audi A3, tras el que han ido apareciendo otros como el Volkswagen Golf, Seat León, Skoda Octavia… y muchos más. No podemos pasar por alto que el Grupo VAG posee nada menos que 12 marcas que pueden beneficiarse de esta plataforma (entre ellas, Lamborghini, Bentley o Porsche).

Plataforma MQB de Volkswagen, Berlín, Rubén Fidalgo
La plataforma MQB supone un ahorro de costes considerable, pero sin pérdida de calidad.
Ampliar

El abanico de posibilidades que este sistema ha otorgado es casi infinito: con mínimas variaciones ha aparecido la llamada plataforma MLB, empleada por Audi, y ya están trabajando en una tercera denominada MSB, destinada a los modelos de motor longitudinal y tracción total, y a las marcas con tradición en propulsión trasera y máximas prestaciones.

El verdadero potencial de la plataforma por módulos transversales no se podrá evaluar completamente hasta el final de la presente década. Sus resultados en el mercado apenas han empezado a medirse, pero son muy prometedores. De hecho, Toyota (líder mundial en producción y venta de automóviles en 2012) ha reconocido ir a la zaga de Volkswagen y ve peligrar su “título” en 2013.

Todo este entramado de estrategias comerciales de los fabricantes tiene su realidad en el día a día y en los clientes. Lo cierto es que la plataforma MQB ha supuesto una enorme reducción de costes para las marcas, pero no son las únicas en beneficiarse. Como comentábamos en la prueba del nuevo VW Golf, el cliente final puede disfrutar de equipamientos y sistemas hasta ahora reservados a las clases superiores, todo ello sin disparar el precio final.

El hecho de que la producción sea más barata no significa que sea peor. Al contrario: pese a la sencillez constructiva de dicha plataforma, lo cierto es que está tan optimizada que ha supuesto una clara mejoría frente a las empleadas por el grupo alemán hasta la fecha, las cuales eran más caras y proporcionaban menores rentabilidades.

En Autocasion.com hemos podido probar 4 de los modelos que emplean esta plataforma y en todos ellos se nota una clara mejoría respecto a sus predecesores:

Así se comporta la plataforma MQB en el Volkswagen Golf

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

Rubén Fidalgo 13 febrero, 2013

Los modelos que he podido probar con esta plataforma me han sorprendido muy positivamente.

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba