Pininfarina no se salva de la crisis

19 octubre, 2011, modificada el 20 octubre, 2011 por

Con más de 80 años de historia, la exquisita firma turinesa Pininfarina, especializada en el diseño, la ingeniería y la producción de todo tipo de objetos, sobre todo automóviles, acaba de anunciar que deja de producir coches. Una dolorosa decisión fruto de la actual crisis económica.

Pininfarina, un mito con más de 80 años de historia

La decisión, tomada el pasado 12 de octubre, ha caído como una jarra de agua fría en el sector del automóvil, cuya salud, al menos en Occidente, pasa por unos momentos delicados debido a la crisis económica. El coste es dramático ya que supone el cierre de las plantas de producción y el despido de 127 trabajadores. Para los amantes del automóvil también es un mazazo. Algunos de los automóviles más bellos de la historia -de calle, deportivos, prototipos, etc- han sido idea del mago italiano. Su impronta está presente en marcas tanto italianas -Ferrari, Lancia, Fiat, Maserati, Alfa Romeo- como de otros países: Audi, Honda, Volvo, Ford,  Chevrolet, Hyundai y Daewoo, entre otras.

Todo indica que la empresa turinesa no se ha podido recuperar de la bajada de ventas de automóviles iniciada en 2008, momento en el que decidió centrarse en la producción de vehículos especiales, y en otros sectores donde el diseño es parte fundamental. Aunque el futuro es una incógnita, cabe esperar que la fructífera presencia de Pininfarina en el sector del automóvil siga dando sus frutos mediante la decisión de centrarse única y exclusivamente en el diseño y la ingeniería.

Una historia de éxito

Todo comenzó en el año 1930, cuando Battista ‘Pinin’ Farina fundó en Turín su propia empresa de carrocerías –Carrozzeria Pinin Farina-, actividad en la que se inició en 1910 junto con su hermano en el taller Stablimenti Farina. Los trabajos de Battista, también conocido como ‘Pinin’, ya eran entonces reconocidos a nivel internacional por su refinamiento y tecnología innovadora. Los encargos crecían entre una clientela ‘vip’ procedente de las principales casas reales y personalidades de todos los ámbitos. Al comienzo de la II Guerra Mundial la empresa ya contaba con unos 500 empleados para una producción anual de unas 800 unidades. Durante la contienda un incendio destruye parte de la fábrica aunque rápidamente vuelve a retomar su actividad.

El año 1947 es clave ya que ‘Pinin’ Farina diseña el Coupé Cisitalia, toda una revolución en el mundo del automóvil y que aúpa al estilista italiano a la élite del diseño mundial. Un automóvil tan especial e importante que en la actualidad está expuesto en el Museo de Arte Moderno de Nueva York como ejemplo de escultura en movimiento.

Lancia reclama al diseñador para elaborar el Aurelia BSO, un cupé de líneas inéditas y aires de Gran Turismo que se lanza en 1950. Tres años más tarde nace el deportivo Lancia D 24, una de las primeras incursiones de Pininfarina en el mundo de la competición, de gran tirón entre el público. Época de esplendor en la que el genio transalpino crea los Alfa Romeo Giulietta Spider, BMC Austin A 40, Lancia Aurelia B 20 y Peugeot 403. Vehículos bellos y especiales pero con menos relevancia que una de las creaciones más importantes de su historia: el 250 Testarossa, elaborado en colaboración con Ferrari, marca con la que estableció una fructífera alianza.

Muere Battista ‘Pinin’ Farina

El 3 de abril de 1963 se produce el fallecimiento del creador de Pininfarina, tragedia que no supone el fin de la empresa ya que la actividad continúa bajo la presidencia de su hijo Sergio y de su yerno Renzo Carli, nombrado consejero delegado y director general. Dos años antes de la muerte del fundador se crea la empresa Pininfarina SPA,  justo cuando el presidente de Italia permite, en deferencia a la trayectoria del diseñador, que apodo y apellido se unan en una sola palabra: Pininfarina.

Los años sesenta son determinantes para el crecimiento industrial de la empresa. Década en la que nacen obras de gran calado como los Chevrolet Corvette, Jaguar XJS, Ferrari Daytona y Fiat 130 Coupé. Por aquel entonces, la firma ya disponía de capacidad suficiente no sólo para fabricar chasis sino también para hacer automóviles completos con materiales propios. Circunstancia que supuso un nuevo cambio de denominación de la firma, que pasó a llamarse en 1979 Industrie Pininfarina SPA.

Diseñador mundial

En los años 80 nace Pininfarina Extra SRL, financiera propia clave para la construcción de una nueva fábrica en San Georgio Canavese y el lanzamiento de numerosos vehículos. Algunos para la calle, como los Ferrari Testarrosa, Peugeot 205 berlina y cabrio, Lancia Thema SW o Cadillac Allante. Otros para competición, como el mítico Lancia 037 Rallye; e incluso prototipos como los Audi Quartz, Honda HPX, Alfa Romeo Vivace o el Ferrari Mythos.

A finales del siglo XX Pininfarina trabaja para casi todas las marcas, haciendo vehículos enteros, diseñando carrocerías y aportando todo tipo de soluciones de ingeniería. Y no sólo en el sector del automóvil sino también en otras áreas. Pininfarina es el responsable del diseño de obras tan dispares como el estadio de fútbol de la Juventus de Turín; de hoteles de prestigio como el Keating Hotel de San Diego -California, Estados Unidos-; o de la antorcha de los Juegos Olímpicos de Invierno de Turín 2006, así como yates y aviones de lujo. Impresionantes obras tan exclusivas como otras ‘menores’ como relojes, gafas, teléfonos, botellas de vino, cascos de motocicleta, mobiliario de hogar y oficina, botas de ski, zapatillas de deporte, ordenadores, monitores de televisión, etc.

En cuanto al futuro, es de esperar que la firma transalpina se mantenga presente en el diseño de automóviles y todo tipo de objetos. La crisis actual puede ser un estímulo para un gigante del estilo al que no le faltan ‘novias’. Entre ellas el multimillonario francés Vincent Bolloré, uno de los interesados en formar parte del accionariado de Pininfarina para así sanear una empresa que arrastra problemas desde finales de 2008.

Te puede interesar...

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba