Pide la luna

13 abril, 2011, modificada el 17 noviembre, 2017 por

¿Quieres saber cuántos tipos de lunas hay para tu coche? ¿Cómo funcionan y de qué están hechas? Si deseas conocer las respuestas a estas preguntas, sólo tienes que seguir leyendo.

5

Actualmente, los fabricantes de vidrio disponen de una amplia gama de productos con diferentes funcionalidades que se aplican a las lunas de los automóviles. Están sujetos a condiciones sustancialmente diferentes a los vidrios convencionales, debido a las propias exigencias que tienen asignadas como componentes de la carrocería. Las principales características que deben poseer son las siguientes:

  • Resistencia frente a los esfuerzos externos e internos que se producen por motivo de los incidentes ocurridos en las condiciones normales de circulación, factores atmosféricos y térmicos, agentes químicos, combustión o abrasión.
  • Transparencia suficiente, que permita una perfecta visión y no provoque ninguna deformación notable de los objetos, ni confusión alguna entre los colores utilizados en la señalización vial.
  • -Una reducida transmisión térmica hacia el interior del vehículo. La formación de un exceso de calor en el habitáculo equivale a una disminución del confort de los pasajeros.
  • – En caso de rotura, los vidrios deben poseer características que minimicen al máximo las lesiones de los ocupantes y que permitan al conductor seguir viendo la carretera con suficiente claridad.
5

Estas cualidades se tienen en cuenta en el Reglamento nº 43 y en la directiva 92/22/CEE, donde se marcan las pruebas y ensayos a los que deben ser sometidos los vidrios para poder ser instalados en los vehículos a motor.

De las funcionalidades demandadas, el primer lugar lo ocupa la seguridad y la protección de los pasajeros, seguido del aumento del confort (térmico, acústico, visual) aportado al habitáculo. Otro aspecto que cobra importancia es el medioambiental, que da lugar a la fabricación de vidrios cada vez menos pesados y que reducen el factor térmico o la energía calorífica transmitida al interior del vehículo. Esto repercute en una disminución del uso de la climatización y del consumo de combustible.

Estas propiedades adquiridas actualmente por las lunas se han conseguido a través de una constante evolución y desarrollo de la tecnología de fabricación.

Fabricación del vidrio

El vidrio es un producto industrial, que se obtiene a partir de la fusión de diversas materias primas como sílice y diferentes óxidos de sodio, potasio, calcio y metálicos. Para su fabricación se tienen en cuenta varios elementos base:

Vitrificables: Arena blanca de sílice, es la sustancia formadora del vidrio.

Fundentes: Óxido de sodio y potasio para favorecer la formación del vidrio.

Estabilizantes: Óxido de calcio, estabiliza ciertas propiedades y actúa con un carácter intermedio entre vitrificantes y fundentes.

Componentes secundarios: Se incorporan en proporciones minoritarias, con fines específicos. Por ejemplo, elementos óxidos para mejorar la resistencia a los agentes atmosféricos, óxidos metálicos para colorear, decolorantes, opacificantes, etc.

El proceso de fabricación utilizado en el automóvil es el “Float” (flotación), y se emplea para conseguir un vidrio plano, sin defectos y sin necesidad de pulido.

Tipos de lunas

Vidrio templado

Una luna fabricada con vidrio templado está formada por una lámina de vidrio endurecida mediante un tratamiento térmico a 600ºC. Al enfriarse bruscamente, adquiere propiedades mecánicas que le dan una mayor resistencia a los golpes. Presenta un característica importante a tener en cuenta: cuando rompe, lo hace en numerosos pequeños fragmentos que impiden la visibilidad a través de él y, además, no opone resistencia a su penetración, de forma que los objetos causantes de su rotura pueden entrar en el habitáculo.

Este tipo de vidrio se utilizó inicialmente para los parabrisas y el resto de lunas de los vehículos, pero debido a las buenas cualidades del vidrio laminado (resistencia y tipo de rotura) su uso ha quedado restringido a las lunas laterales, traseras y techos.

Vidrio laminado

Una luna fabricada con vidrio laminado está formada por dos láminas de vidrio entre las cuales se inserta una lámina plástica de polivinilbutiral (PVB). Gracias al proceso de unión, por calor y presión, el conjunto se presenta como una única lámina de cristal. En caso de rotura, los fragmentos de vidrio quedan unidos a la lámina de plástico ofreciendo una mayor resistencia a la entrada de objetos al interior, lo que aumenta la seguridad. Se aplica a todas las lunas del vehículo.

Vidrio tintado

El vidrio tintado o coloreado absorbe parte de la energía solar (radiación infrarroja y ultravioleta), reduciendo los efectos de ésta sobre el vehículo. El tintado disminuye el calor que llega al interior del vehículo, manteniendo un elevado nivel de transmisión luminosa. Su aplicabilidad es a todas las lunas (parabrisas, laterales, posterior) y los colores habitualmente utilizados son el azul, el verde y el gris.

Vidrio tintado en oscuro

Cuando se colorea el vidrio con un tinte más profundo, se aporta sensación de privacidad a los pasajeros. Además, dificulta las miradas ajenas que busquen artículos de valor en el interior del vehículo. El tintado de lunas en oscuro está limitado por la ley, aplicándose a los techos solares, lunas laterales traseras y luna trasera.

Vidrio con control solar ajustable (electrocrómico)

Permite oscurecer o iluminar el matiz del vidrio mediante tecnología electrocrómica, impidiendo el paso al interior del vehículo de un alto porcentaje de la energía solar. Este sistema permite adaptar a voluntad del usuario la intensidad de la luz y del calor. El color de la luna puede modificarse, permitiendo el ingreso del 2% al 20% de la energía solar y del 4% al 40% de la luz al habitáculo. Actualmente, esta tecnología se encuentra disponible en techos solares fabricados con vidrio laminado, no obstante, los fabricantes trabajan para incorporarla a otras superficies vidriadas.

Vidrio anti-calor (atérmico)

Las lunas anti-calor modulan la temperatura interior del vehículo. Ello puede obtenerse bien reflejando una parte de la energía solar incidente y/o absorbiéndola. Las ventajas que presenta este tipo de vidrios es una mejora del confort térmico, reduciendo la creación de calor y la necesidad del aire acondicionado (lo que ahorra, a su vez, combustible). Este tipo de funcionalidad ayuda también a mantener en mejores condiciones los materiales del interior -salpicadero, volante, tapizados, etc-, aplicándose a todas las lunas del coche. Dentro de este grupo pueden incluirse los siguientes tipos de vidrio:

  • Vidrio absorbente de calor. Absorbe parte de la energía solar antes de que ingrese en el interior del habitáculo, evitando la formación de calor en el interior.
  • Vidrio reflectante de calor. Se incorporan al vidrio capas o revestimientos con capacidad para reflejar parte de la energía solar incidente.
  • Vidrio tintado. Las lunas tintadas absorben parte de la energía solar incidente.
  • Vidrio con filtro de rayos UV. A la luna se le incorpora un revestimiento que actúa de filtro de la radiación ultravioleta, protegiendo a las personas y los materiales del interior del habitáculo de los rayos UV.

 

Vidrio térmico

Se trata de vidrios calefactables, que facilitan la eliminación del hielo o escarcha depositados sobre su superficie. Estos sistemas se conectan mediante unos terminales al sistema eléctrico del automóvil para calentar la superficie del vidrio, logrando desempañarlo. Son convenientes en zonas de temperaturas frías y se aplican a todas las lunas del vehículo. Existen varios tipos de sistemas:

  • Hilos conductores en vidrio laminado. El sistema funciona a través de unos filamentos invisibles, conductores de calor, que se incorporan a la capa intermedia de plástico.
  • Revestimiento electro-conductor en vidrio laminado. A través de un revestimiento metálico transparente, aplicado a una de las caras interiores del vidrio, se aporta calor a toda la superficie.
  • Hilos de plata conductores en vidrio templado. Se utiliza en lunetas traseras templadas. Sobre el vidrio se depositan unos hilos de pasta de plata bastante visibles, que actúan calentando el cristal.

 

Vidrio hidrófobo

A la luna se le incorpora un tratamiento hidrófobo que permite una evacuación fácil y rápida del agua, mejorando así la visibilidad del conductor bajo condiciones lluviosas y, por lo tanto, su seguridad. El tratamiento evita la extensión de las gotas de agua sobre la superficie de la luna; no se pegan al cristal y mantienen una forma esférica, de forma que su evacuación está garantizada por la corriente de aire generada por el movimiento del vehículo y el uso del limpiaparabrisas. Se utilizan principalmente en el parabrisas, los retrovisores exteriores y las lunas laterales delanteras.

Vidrio antireflejo

Se aplica al vidrio un revestimiento especial antireflejos que reduce la reflexión de la luz sobre el parabrisas, ya que, a veces, causa malestar e incomodidad visual al conductor.

Vidrio acústico

Se fabrican lunas laminadas con una capa intermedia de PVB especialmente diseñadas para que el conjunto ofrezca una mayor protección acústica que los vidrios laminados estándares. Se reduce la transmisión del ruido, en particular el sonido de baja frecuencia del motor y el sonido de alta frecuencia producido por el viento. El resultado es una conducción más silenciosa, que facilita la concentración del conductor. Se aplica a todas las lunas del vehículo.

Vidrio con antena integrada

El vidrio es un excelente soporte para la integración de antenas gracias a sus propiedades dieléctricas. Mediante serigrafía se incorporan al vidrio las diversas antenas AM/FM, GSM, GPS, TV, etc. Este sistema mejora la estética del vehículo al eliminarse las varillas y evita los robos de las antenas convencionales.

Vidrio con sistema display (Head-up display)

Incorpora una tecnología que permite visualizar una pantalla virtual en el propio vidrio, en el que se muestra determinada información al automovilista (velocidad, dirección, etc). Se introduce una capa transparente de reflexión en el vidrio; la pantalla virtual expone un mensaje claro y breve al conductor, sin que éste tenga que retirar su atención del camino.

Identificación del vidrio del automóvil

5

Los fabricantes de vehículos incorporan diferentes tipos de vidrio en sus modelos, en función del nivel de gama. Cuando no se dispone de la información sobre qué tipo de luna lleva incorporado un coche, se genera un problema para su identificación, ya que la apariencia estética de los vidrios es similar en la mayoría de los casos y resulta complejo diferenciarlos.

Saint-Gobain Sekurit ha desarrollado un sistema de clasificación que utiliza pictogramas para ayudar a los clientes a reconocer fácilmente los diferentes productos de lunas para automóviles y sus calidades distintivas. Estos símbolos han sido adoptados por varios fabricantes de lunas y son incorporados por algunos constructores de vehículos junto al sello obligatorio de homologación del cristal. Cuando esta acción sea más utilizada, será más sencillo identificar el tipo de luna instalada en los vehículos y se facilitará la labor a los técnicos de sustitución de lunas.

Te puede interesar...

4 Comentarios

JOSÉ mANAUEL aLBERCA rAMIREZ 28 abril, 2011

Un gran trabajo, con una gran descripcion sobre el vidrio.
SOY ESPECIALISTA DESDE 1983 DEL TINTADO DE LUNAS.
QUIEREN PREGUNTARME ACERCA DEL ASUNTO NADA CLARO,MAS BIEN OSCURO, DE ESTE MANIPULADO sector

antonio jimenez 30 abril, 2011

estoy buscando una luna parabrisas trasera para un opel recort del año 1965 2 puertas.sabes donde la puedo encontrar.gracias.

¿Cómo se repara la luna de tu coche? | Hoy Motor 30 mayo, 2011

[…] Las pequeñas roturas en las lunas laminadas se producen con una frecuencia muy alta. Ligeros daños en el cristal que no afectan a la seguridad […]

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba