Peligro sobre y bajo los puentes

2 Noviembre, 2015, modificada el 6 Noviembre, 2015 por

Tanto los túneles como los puentes son puntos de las carreteras en los que se deben extremar las precauciones. En el caso de los puentes, no sólo hay riesgos al cruzar sobre ellos, también cuando pasamos por debajo. Aquí te dejamos una lista de los problemas que debes evitar en un puente.

Peligro sobre y bajo los puentes5

Accidentes como el del autobús de Lille al pasar bajo un puente son más cotidianos de lo que podamos pensar, aunque afortunadamente no suelen provocar víctimas mortales, pero sí daños materiales. Al igual que con los consejos para conducir en los túneles en Autocasion.com, en los puentes existen ciertos riesgos que debemos tener en cuenta para evitar sustos. A diferencia de los túneles, en los viaductos debemos tener cuidado tanto al circular sobre ellos como al pasarlos por debajo.

Peligros al pasar bajo los puentes

Peligro sobre y bajo los puentes, Rubén Fidalgo5
No son pocos los camiones que golpean con la caja en los puentes.

1.-“Gamberros” que tiran piedras desde los puentes: todos los años tenemos que leer la triste noticia de que un conductor fallece por el impacto de una piedra lanzada desde un puente. Si, al pasar bajo un viaducto, ves que hay gente en el borde de éste y están parados, ponte alerta.

2.-Camiones y altura máxima bajo el puente: probablemente te has preguntado alguna vez para qué son esos números que hay en la parte baja de los puentes sobre las autovías. Son gálibos que indican la altura máxima permisible bajo ellos. Evita circular justo tras un camión cuando estés cerca de un viaducto. Si golpea con la caja en la viga, pueden caer cascotes sobre ti. Deja espacio suficiente para poder frenar o esquivar el problema.

3.-Ráfagas de viento: este problema se presenta tanto al pasar sobre el puente como bajo él. Cuando circulamos por carretera con viento lateral, al pasar por los pilares del viaducto, éstos apantallan el aire y provocan que tengamos que corregir nuestra trayectoria para evitar salirnos del carril. Es recomendable circular con precaución y reducir nuestra velocidad en estas circunstancias, así como sujetar bien el volante con las dos manos.

4.-Suciedad en el asfalto: la sombra que provoca el puente sobre la calzada inferior y las proyecciones de los coches que circulan sobre él hacen que el tramo de carretera que está bajo el puente o el viaducto suela estar más sucio y que la adherencia en él sea menor. Este problema es especialmente grave cuando llueve (por el barrillo y el musgo que se forma) o en invierno, donde la sombra facilita la formación de placas de hielo. Reduce la velocidad y evita maniobras bruscas en este tramo.

5.-Charcos: cuando llueve copiosamente y se forman bancos de agua, los coches que circulan sobre el puente lanzan verdaderas cortinas de agua hacia los laterales. Si vemos tráfico sobre el puente, debemos estar preparados y poner el limpiaparabrisas a la máxima velocidad y anticiparnos.

6.-Coches parados bajo el puente: es bastante frecuente ver que la gente se para debajo de un puente en situaciones como una granizada, o para poner las cadenas en una nevada. Además de estar prohibido por el Reglamento de Circulación, aunque pensemos que estamos más seguros guarecidos del granizo o de la nieve bajo el puente, estamos generando una situación de riesgo y aumentamos la probabilidad de provocar un choque en cadena al taponar el paso.

Peligros al conducir sobre un puente

Peligro sobre los puentes junta de dilatación5
Las juntas de dilatación suelen ser metálicas y tienen peor adherencia los neumáticos.

1.-Ráfagas de viento: los puentes suelen estar en zonas elevadas o para salvar el paso sobre un valle. Debido a ell,o es frecuente que existan corrientes de aire. Reduce la velocidad al pasar por un puente y evita conducir demasiado arrimado a los bordes de éste. Sujeta bien el volante con las dos manos durante todo el paso.

2.-Los puentes se mueven: tal vez no lo percibamos mientras cruzamos un viaducto en marcha, pero, si alguna vez nos hemos tenido que detener en medio de uno (por una avería o un atasco), nos daremos cuenta de que el suelo se mueve y vibra. Estas ondulaciones no son muy bruscas, pero sí son lo bastante notorias como para que los neumáticos del coche no tengan toda la adherencia. Es importante no circular excesivamente rápido, especialmente si el puente tiene un trazado en curva.

3.-Juntas de dilatación en mal estado: en el tablero (la parte del puente por la que circulan los vehículos) de los viaductos se hacen cortes y se colocan juntas de dilatación para que absorban los movimientos que se producen con los cambios de temperatura. Debido al mal mantenimiento y a los golpes que dan en invierno las cuchillas de las quitanieves, estas juntas de dilatación a veces están en mal estado. Lleva la vista lejos y busca la junta de dilatación para comprobar su estado antes de llegar a ella. Evita pasar por las zonas que veas en peor estado, puedes sufrir un reventón de un neumático. Por otro lado, aunque la junta esté en perfectas condiciones, suelen ser metálicas y no están perfectamente enrasadas. Al pasar por ellas, cambia la adherencia del neumático y es como pasar por un bache. Pásalas siempre a una velocidad adecuada.

4.-Placas de hielo: aunque no lo percibimos, la tierra emite algo de calor. Al estar “flotando” en el aire y no estar en contacto con el suelo, la superficie de asfalto sobre los puentes suele estar a una temperatura más baja que el resto del trazado. Esto favorece la formación de placas de hielo. Debemos tenerlo en cuenta y extremar las precauciones en las épocas frías.

5.-Coches parados sobre el puente: debido a que son obras costosas, suelen ser más estrechos que el resto de la calzada y los arcenes son mucho más precarios de lo normal. Salvo que sea absolutamente imprescindible, jamás te detengas en un puente. Por un lado, porque no tendrás espacio para apartarte lo suficiente como para no estorbar. Por otro, en caso de que estemos parados en el arcén y nos asustemos al ver que se acerca un coche contra nosotros (suena raro pero ha sucedido varias veces), el pánico puede hacernos huir de la zona y caernos del puente.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba