Reportaje

¿Por qué hay menos insectos en el parabrisas del coche?

3 fotos

Ampliar

24 de agosto, 2021

No, no es una percepción tuya. En los últimos años la cantidad de insectos que han impactado contra tu parabrisas ha decrecido. Diversos estudios analizan por qué está ocurriendo esto. Aquí te los recogemos.

Quién, en un trayecto largo, no ha echado mano más de una vez de los limpiaparabrisas para ir quitando los insectos que se iban acumulando en el cristal. Pero te propongo que hagas memoria y pienses en cuántas veces has realizado dicha acción en los últimos años. Menos que cuando conducían tus padres, ¿verdad?

Te puede interesar: 10 deportivos sin parabrisas ¿una moda peligrosa?

Si eres de ese tipo de conductores, de los que se ha dado cuenta de que cada vez hay menos insectos muertos en su coche cuando terminas tu viaje, en lo que ha venido a denominarse “el fenómeno del parabrisas”, no eres ningún bicho raro. Porque lo que inicialmente parecía una sensación subjetiva ha sido objeto de numerosos estudios.

¿Afecta la aerodinámica?

Dos son las dudas que podrían plantearse para intentar explicar el porqué de este suceso. Una es más positiva que la otra así que vamos a comenzar por ella. Se trata de la aerodinámica de los coches. Para Jason Weintraub, director de la de la colección de entomología de la Academia de las Ciencias Naturales de la Universidad de Drexel, “el tipo de vehículo y la velocidad a la que circula también son factores determinantes. Es menos probable que los insectos golpeen el parabrisas cuando un vehículo viaja más lento por la física del flujo de aire alrededor del vehículo: o terminan atrapados en el flujo de aire o volando por encima del automóvil. Las formas de la parte delantera del vehículo también influyen en el porcentaje de insectos voladores que impactan la parrilla o el parabrisas, en lugar de quedar atrapados en el flujo de aire y ‘resbalar’ por la parte superior del coche”.

La cada vez más baja aerodinámica de los coches puede influir.

3 fotos

Ampliar

John Rawlins, jefe de Zoología de Invertebrados del Museo Carnegie de Historia Natural, también sugiere que los cambios en los diseños de los vehículos y sus formas más aerodinámicas puede explicar, en parte, la menor cantidad de insectos que se estrellan contra los parabrisas.

Sin embargo, para muchos otros, el diseño es un factor que tiene poca incidencia en lo que está ocurriendo. Scott Black, director ejecutivo de la Sociedad Xerces para la Conservación de Invertebrados de Portland (Oregón), asegura en un artículo de la revista Science1 que “soy una persona que se guía mucho por los datos, pero cuando era joven conducía un Ford Mustang Mach 1, con unas líneas aerodinámicas, y siempre estaba cubierto de insectos”. Por su parte, Martin Sorg, un entomólogo de la Sociedad Entomológica Krefeld, dice que “yo conduzco un Land Rover, con la aerodinámica de un frigorífico, y en verano se mantiene limpio”.

Factores espaciales y temporales

En este sentido y antes de entrar en lo realmente preocupante, Weintraub también explica qué existen diferentes factores que inciden en el número de insectos que chocan contra un parabrisas. “Básicamente, depende de la ruta donde conduces, la época del año (la cantidad disminuye en invierno y aumenta en el verano, principios del otoño y finales de la primavera), factores atmosféricos y la hora del día (al atardecer hay más y por la noche buscan la luz de los faros, con las luces largas es más probable que se interpongan en el camino de un automóvil). Por último, existen ‘combinaciones explosivas’ como pasar por el hábitat de una especie en la época de apareamiento o de migraciones”.

Esta imagen empieza a ser menos habitual.

3 fotos

Ampliar

Ahora bien, entrando de lleno en lo tremendista, la realidad dicta sentencia y según la Sociedad Entomológica de Krefeld en 2017 publicaron un estudio históirico que describe una disminución de más del 75% de la biomasa total medido la cantidad de insectos en más de 100 reservas naturales de Europa occidental, usando la misma metodología, en los últimos 40 años.

En 2019 se publicó otro estudio Parallel declines in abundance of insects and insectivorous birds in Denmark over 22 years, realizado en Dinamarca en el periodo 1997-2017, que analizó la disminución de insectos utilizando los parabrisas de automóviles como método de control. Se registraron descensos entre el 80% y el 97% en varias secciones del trayecto recorrido por los automóviles. En este estudio, el efecto del tipo de automóvil sobre la abundancia de insectos muertos en el parabrisas no alcanzó relevancia estadística.

Por último, la investigación Bugs Matter que se está realizando en el Reino Unido analiza las placas de matrícula de los coches, reveladondo que los impactos habían disminuido un 50% respecto a los datos de hace 15 años, pasando de 0,2 impactos por milla a 0,1. En esa investigación se han incluido coches clásicos, para ver si su forma menos aerodinámica era un factor determinante, pero no se han reflejado diferencias significativas con los coches modernos.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

  • Perinenco

    la cosa esta MUYYY clara…hay menos insectos por los fertilzantes y fumigidas que se estan echando para todo tipo de plagas …los insectos,,pajaros y demas bichos vivientes incluido el ser humano ( que nos mata con enfermedades cada vez mas agresivas ) lo estamos pagando ..unos mas que otros . Estamos contaminando y matando nuestra MADRE TIERRA !!

    • Lopero

      Totalmente de acuerdo

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche