Opel OSV 40, cuarenta años de seguridad

26 septiembre, 2014 por

En 1974 Opel creó el OSV 40 como laboratorio rodante para investigar el desarrollo de elementos que aumentasen la seguridad de los pasajeros en caso de accidente. Hace 40 años ya superaba pruebas de impacto a 65 km/h y montaba unos revolucionarios asientos.

Opel OSV 40, cuarenta años de seguridad5

Si hoy en día nos dicen que se lanza al mercado un coche capaz de quitarse las abolladuras a sí mismo tras un golpe a menos de 8 km/h nos parecería ciencia ficción. Sin embargo, esto era real en 1974, cuando se presentó el Opel OSV 40, un concept destinado a servir como plataforma para el desarrollo de nuevos sistemas de seguridad.

El nombre de este concept proviene de las siglas inglesas de Vehículo de Seguridad Opel y la velocidad a la cual era capaz de garantizar la integridad de sus pasajeros, 40 mph (65 km/h, una velocidad superior a la de los crash test actuales).

40 aniversario Opel OSV 40 Concept seguridad5
El Opel OSV 40 estaba basado en el Kadett C.

Tomando como punto de partida la plataforma del Opel Kadett C presentado en 1973, los ingenieros de Opel modificaron gran parte de la carrocería introduciendo paneles de materiales sintéticos rellenos de poliuretano, de ahí la forma característica de su frontal y de la parte trasera. Saab había presentado en 1971 unos parachoques capaces de repararse automáticamente en impactos a velocidades inferiores a 8 km/h y Opel amplió este concepto a la parte frontal y trasera del OSV que, unos minutos después de haberse deformado por el golpe, volvían a su forma original.

Esa velocidad de 8 km/h no es fortuita. La legislación americana obligaba a los fabricantes de automóviles a garantizar que por debajo de esa velocidad no se rompiesen ni los faros delanteros ni las ópticas traseras para garantizar, al menos, la visibilidad del vehículo. Por eso los modelos europeos destinados al mercado americano de los años 70 y 80 del siglo XX tenían unos anti estéticos parachoques sobredimensionados.

La espuma de poliuretano también se empleaba para rellenar los paneles de las puertas y los montantes laterales del OSV de forma que absorbiesen la mayor cantidad de energía posible en caso de impacto lateral, algo a lo que también contribuían los peculiares asientos que puedes ver en la galería fotográfica.

Además de para acomodar a los pasajeros, los asientos del Opel OSV 40 servían como barrera para evitar que tanto los pasajeros traseros como la carga que se pudiese llevar detrás se proyectasen contra los ocupantes de las plazas delanteras, de ahí que llegasen hasta el techo (que también estaba relleno de espuma de poliuretano para proteger en caso de vuelco). Además, para evitar que el piloto y el copiloto se golpeasen entre ellos en caso de choque lateral, los respaldos delanteros contaban con unas protuberancias a la altura de los hombros.

Con unas dimensiones de 4,32 m de largo, 1,58 m de ancho y 1,37 m de alto y pese a todos los sistemas de seguridad incorporados, el Opel OSV 40 pesaba sólo 965 kg (un Astra actual pesa un 50% más) gracias a soluciones como el parabrisas pegado al marco- algo típico en los coches actuales, pero hasta entonces simplemente iban montados sobre un burlete de goma- para formar un cuerpo con el chasis y aumentar su rigidez.

40 aniversario Opel OSV 40 Concept seguridad5
El OSV 40 se autorreparaba en choques por debajo de los 8 km/h.

El fabricante de componentes alemán Hella desarrolló una consola central en la que se integraban varios testigos de alerta de fallos en el sistema de iluminación, del uso de los cinturones, etc. similar a los modernos “Check Control” de los automóviles actuales.

En la parte trasera el OSV 40 contaba con unas luces de emergencia elevadas que se encendían en caso de frenado brusco, alertando al tráfico posterior de la situación de riesgo y anticipándose varios años a la obligatoriedad de la instalación de la tercera luz de freno.

El proyecto del Opel OSV 40 fue todo un éxito al ser capaz de mantener la integridad de los pasajeros. Tras las pruebas de choque a 65 km/h las 4 puertas abrían sin la necesidad de utilizar herramientas, incluso tras varias vueltas de campana a 48 km/h.

Gracias a conceptos como el Opel Safety Vehicle de 1974 se ha podido llegar a los estándares de seguridad actuales en los que Opel sigue siendo una marca muy bien posicionada, como demuestra el Astra, cargado de sistemas de seguridad activa, proactiva y pasiva.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

2 Comentarios

Pablo 3 junio, 2015

Hola Rubén, ¿cómo es posible que asegure resistencia a un impacto a esa velocidad y pese solamente 965kg? Me niego a pensar que el astra actual lleve 500 kg sólo de equipamiento, una pasada. Quizás las preguntas que hago sean interesantes pero no dudes que si las continuo haciendo es porque las respuestas son igual de buenas. Un saludo!

Rubén Fidalgo 4 junio, 2015

El equipamiento pesa mucho, si coges unos asientos de un coche moderno y los de uno clásico la diferencia es notable, los sistemas “anti submarino” que incorporan (para que el pasajero no se escurra bajo el cinturón), los cristales son más gruesos para reducir la sonoridad interior, las llantas de aleación ligera de 19 pulgadas pesan 4 veces más que las de chapa de 13 pulgadas, los discos de freno enormes que necesitan los coches actuales pesan 3 veces más… en fin… es una carrera sin fin, empiezas a hacer algo un poco más pesado y necesitas unos muelles más fuertes, unos frenos mejores, que a su vez pesan más… y más… y te encuentras con un Opel Meriva de 1.510 kg de peso en orden de marcha.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba