Reportaje

No te creerás que esto son réplicas de coches sobre Pontiac Fiero GT

14 fotos

Ampliar

11 de abril, 2020

En 1983 Pontiac lanzaba un deportivo al mercado que nadie se imaginaba lo que iba a conseguir. Pese a su nombre de Fiero no era ni de lejos uno de los deportivos americanos más potentes, pero sobre él se desarrollaron las réplicas de los coches más potentes del mundo de su época.

Pocos coches han tenido un destino menos merecido que el Pontiac Fiero, un automóvil que era muy revolucionario en los EE.UU. además de arriesgado. Primer coche americano fabricado en serie con motor central trasero, uso masivo de la fibra de vidrio sobre una estructura de acero, un precio muy competitivo… no está mal.

Entre 1983 y 1988 se vendieron casi 400.000 ejemplares, que no está nada mal para un coche de sólo dos plazas y de mecánicas modestas para los estándares americanos.

Precisamente por su abundancia y por su precio, el Fiero se convirtió en la base predilecta por infinidad de preparadores para realizar transformaciones de todo tipo, principalmente réplicas, que es de lo que vamos a hablar aquí.

Por qué el Pontiac Fiero se usa para réplicas

El motor central trasero del Fiero hace que sea ideal para replicar superdeportivos con esta configuración.

14 fotos

Ampliar

El Pontiac Fiero es un coche que casi se podría decir que se diseñó para hacer cualquier cosa sobre su estructura. Su carrocería está compuesta de paneles de fibra que se montan sobre un chasis de acero y es relativamente fácil moldear nuevos paneles y montarlos sobre esa estructura, dando forma a un coche completamente diferente.

Por si esta concepción de su carrocería no fuese ya una ventaja, el Pontiac Fiero se diseñó con una disposición mecánica de motor central trasero, como los mejores deportivos de la época, así que ya tenemos todos los ingredientes para tener el Lego perfecto para transformarlo en lo que queramos.

La gran explosión de modificaciones llegó cuando se añadió la versión con motor V6 de 2,8 litros en 1985 de las versiones GT con 140 CV en lugar de los 98 CV de las versiones de 4 cilindros, además de un sonido más agradable y un mayor agrado de funcionamiento.

Tal vez te interese: el mercado de las falsificaciones en los coches

También el Toyota MR-2 es muy empleado como base para realizar réplicas de superdeportivos de motor central, aunque modificar la carrocería del japonés es más complicado y, además, es más difícil encontrar ejemplares. Bueno, esto último al menos era así hace años. En la actualidad, entre la edad y la infinidad de réplicas y preparaciones que se han hecho, es muy complicado encontrar un Fiero en estado original.

Pontiac fiero Mera

El Mera fue muy controvertido y Ferrari presentó denuncias.

14 fotos

Ampliar

Nada más presentarse el Pontiac Fiero en el mercado muchos se dieron cuenta de que aquel coche era un filón. Además se dio otro ingrediente para que la sopa fuese perfecta: el éxito de la serie «Magnum» en la que el detective protagonista usaba un Ferrari 308 rojo.

Con estos antecedentes, el propietario de Corporate Concepts de Michigan (EE.UU.), Bob Bracey decidió que era buena idea realizar una réplica del Ferrari 308 y comercializar el kit con el nombre de MERA. Aunque Pontiac se lavaba las manos, lo cierto es que el Mera se ofrecía como una opción en algunos de los concesionarios de la marca, y el Pontiac Mera alcanzó un buen número de ventas.

Cualquiera que conozca el Ferrari enseguida se dará cuenta de las diferencias en la toma de aire del costado, la rejilla tras la ventanilla, la caída de la zaga o el paragolpes delantero, pero al primer golpe de vista lo que uno identifica es un Ferrari 308.

El coche se vendía sin ningún logo de Ferrari, pero luego sus propietarios era lo primero que hacían: comprar los tapones de los bujes en amarillo con el caballo rampante y los emblemas para el frontal y la trasera. Esto hizo que Ferrari ya se hartase de semejante descaro y denunciase a la compañía, que cesó inmediatamente la fabricación de los Mera.

Replicas de Pontiac Fiero: Ferrari y Lamborghini, las preferidas

Las réplicas de Ferrari son las más usuales.

14 fotos

Ampliar

Teniendo en cuenta que la propia marca ofrecía un kit para convertir un Pontiac Fiero en un Ferrari 308, está claro que la mayoría de las réplicas nacidas a partir de un Fiero van a ser los Ferrari. Aquí la imaginación no tiene límites y hay réplicas de prácticamente todos los Ferrari de motor central, desde el 308 hasta el mismísimo Ferrari F40.

Entre las réplicas más logradas con base Fiero están las del F355, siendo algunas tan perfectas que casi cuesta diferenciarlos sin abrir las puertas o el compartimento del motor.

Además de Ferrari, el otro filón para los «replicantes» es Lamborghini y, aunque cueste creerlo, hay de todo, desde el Miura hasta el mismísimo aventador, pasando por el Countach o, como no, los Diablo. Ahora bien, que éstas sean las marcas predilectas no quiere decir que sean las únicas, como puedes ver con la imagen de portada de este reportaje. Sí, eso que parece un Ford GT 40 y que incluso tiene sus puertas, es en realidad un Pontiac Fiero con un traje a medida.

Prácticamente todos los deportivos que te puedas imaginar con motor central se han replicado con el Pontiac Fiero: Ford GT40, Hona NSX, Lotus Sprit… basta con tener imaginación, tiempo libre y un garaje bien ventilado para trabajar la fibra de vidrio.

Replicas de Pontiac Fiero: hasta para Dolph Lundgren

En la película Joshua Tree se nota a la legua que los coches son réplicas de Fiero.

14 fotos

Ampliar

Las réplicas sobre el Pontiac Fiero son tan abundantes y populares que incluso es muy probable que te hayan dado gato por liebre en alguna película. En algunas no se nota mucho «el muleto» que emplean para las escenas de riesgo, pero las hay que no pueden ser más descaradas.

Un claro ejemplo de estas últimas es la película «Fuga Mortal» (su título original es Joshua Tree) con Dolph Lundgren como protagonista. Si pretendes ver esta película como una cosa seria la vas a aborrecer, pero, si te quieres desternillar de risa, puedes verla como una especie de parodia y te pasará rápido otra hora y media de este confinamiento que nos ha tocado vivir.

En esta película hay varias escenas con un Ferrari F40 que se ve a la legua que es más falso que un billete de 3 euros. Las ruedas quedan ridículamente pequeñas, el coche parece que se va a desmontar en los baches y saltos y… vamos, que se ven todos los trucos.

Siendo honestos, es todo un alivio que no hayan sometido a un auténtico F40 a semejante tortura.

Réplicas de Pontiac Fiero: burdas o perfectas

Algunas réplicas son muy fieles al original.

14 fotos

Ampliar

Igual que sucede con las réplicas de los relojes, que los hay que directamente ponen «Trolex» y no pueden ser más burdas y descaradas, en el caso de los modelos replicados sobre un Pontiac Fiero también las hay muy buenas, tanto que incluso han llegado a estafar en alguna venta online.

Por ejemplo, cuesta creer que el modelo de la imagen superior no sea un verdadero Countach y hay mucho más ejemplos, sobre todo de Ferrari 308 y F355. Parte del truco por el que estas réplicas buenas pasan casi por originales está en que tampoco es fácil disfrutar de un original para compararlos. ¿Cuántas veces has visto un Countach en directo?, pues eso, que si te ponen un Pontiac Countach GT bien replicado, es probable que no veas lo que es en realidad, hasta que al encender veas que faltan un montón de cilindros.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Ofertas en Autocasion.com

Aquí está tu coche