Reportaje

No dejes que se descargue tu coche eléctrico durante el coronavirus

Ampliar

20 de marzo, 2020

Los coches eléctricos tienen muy poco mantenimiento, pero es vital no dejar que se descarguen por completo las baterías estos días que es muy probable que pasen semanas sin utilizarse y sin cargarse.

Los coches eléctricos son muy fiables y tienen menos problemas por estar parados que los que usan motores de combustión. Sin embargo, hay un componente de los coches eléctricos que sí corre cierto peligro si pasamos demasiado tiempo sin prestarle atención: las baterías.

En principio, el estado de alarma tendrá una duración de 15 días, pero ya nos están advirtiendo de que esta situación tendrá necesariamente que prorrogarse más tiempo. En dos semanas o en un mes no debería haber ningún problema con las baterías de un coche eléctrico, pero tenemos que tener precaución y prevenir por si el problema se alargase más tiempo.

Tal vez te interese: Cuando conviene un coche eléctrico o un PHEV

Cómo evitar averías en la batería de un coche eléctrico

En los coches eléctricos hay dos circuitos. Uno de ellos es de baja tensión y es el que alimenta las luces, los elevalunas, la radio… y, sobre todo, los ordenadores que gestionan todo en el coche, desde cómo se carga hasta el arranque, el cierre de las puertas, etc.

El otro sistema eléctrico es el de alta tensión y es básicamente sólo para mover el coche, la climatización y la recarga a la red.

Todas las baterías se van descargando lentamente aunque no las utilicemos. Seguro que alguna vez has sacado del cajón una linterna que hacía meses que no usabas y, además de estar las pilas descargadas, cuando las vas a sacar están sulfatadas, con un polvillo blanco o verdoso saliendo de ellas.

Bueno, pues hay que tener esto en cuenta en los coches eléctricos y evitar que se descarguen las baterías por completo, tanto las de baja tensión (que son de plomo igual que en cualquier coche que conocemos) como las de alta tensión.

Si se descarga la batería de 12 voltios ni siquiera podremos enchufar el coche a la red ya que no funcionará el ordenador que lleva el coche integrado y gestiona la recarga cuando lo enchufamos.

En quince días no hay absolutamente ningún riesgo (salvo que lo hayamos aparcado con la batería en mínimos). Tampoco debemos tener el coche permanentemente enchufado a la red. Lo ideal es que lo enchufemos, que se cargue a tope y cada tres o cuatro días pongamos en marcha el sistema de climatización para que consuma algo de energía y que «los electrones se muevan», y lo volvemos a poner a cargar.

La recarga de la batería de 12 voltios la realiza el propio sistema de alta tensión del coche, a la vez que se recargan las baterías de alta tensión, se destina parte de la corriente para mantener también cargadas las del sistema de 12 voltios, de modo que no necesitamos conectar un cargador a la de 12 voltios, salvo que ya lleguemos tarde y se haya descargado.

Tal vez te interese: el problema de las baterías de los coches eléctricos

En principio lo que debemos hacer es seguir las instrucciones que nos indica el manual del vehículo, desenchufarlo del punto de carga cuando esté cargado al 100% y cuando podamos, encender el climatizador para descargar un poco las baterías y volver a ponerlo a cargar para mantener las baterías en buen estado.

La mayoría de los coches eléctricos disponen de aplicaciones con las que podemos verificar desde el móvil el estado de carga de la batería. Lo ideal es mantenerlas siempre que podamos entre el 60 y el 90% de carga. Desenchufarlo cuando esté completamente cargado y ponerlo a cargar en cuanto veamos que se acerca al 80%.

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche