Museos de coches que debes visitar en Francia

20 julio, 2016 por

Aunque el automóvil con motor de combustión se inventó en Alemania, Francia fue el país de mayor esplendor de este artefacto en sus primeros 30 años de existencia. Por ello no debemos extrañarnos de que algunos de los mejores museos de coches estén en dicho país. Veamos los principales.

Museos de coches que debes visitar en Francia23

Hoy en día casi nadie piensa en Francia si hablamos de los mejores coches del mundo. Las marcas que vienen a la mente son BugattiLamborghini, Ferrari, Rolls, las tres alemanas de siempre… Muy pocos reconocerán nombres como Delage, Delahaye, Talbot, Voisin, Bucialli, Panhard et Levasor y muchas otras que han desaparecido del mapa.

Pese a que es a los alemanes a quienes se les puede atribuir la invención del automóvil, lo cierto es que, hasta que Hitler patrocinó y fomentó el desarrollo de las marcas del orgullo alemán, eran los franceses los que llevaban la delantera en Europa en lo referente a las cuatro ruedas.

Tal vez por eso no resulte extraño que en el país vecino se encuentren varios de los mejores museos del automóvil del mundo. Muchos de ellos pertenecen a las propias marcas, como el Conservatoire de Citroën o el Museo de Peugeot en Sochaux, pero también los hay privados y uno con una historia muy particular que se merece su propio apartado: el Museo Nacional del Automóvil de Francia, conocido por los aficionados como “la colección Schlumpf” y cuyo nombre oficial es Cité de l´Automobile.

Por supuesto que Francia es un lugar repleto de arte, arquitectura, paisajes, historia… y que, como dijo Enrique IV, “París bien vale una misa“. Pero, además de todo esto, si te consideras un aficionado al automóvil, no deberías perderte estos centros de peregrinaje, aparte del Louvre, la Torre Eiffel, el Grand Palais o las playas de Normandía.

La Cité de l´Automobile en Mulhouse

El Museo Schlumpf posee la mayor colección de Bugatti del mundo.23
El Museo Schlumpf posee la mayor colección de Bugatti del mundo.

Ubicado en el número 15 de la Rue de l’Épée en Mulhouse, Francia, este museo tiene una de las historias más apasionantes del mundo del automóvil. Imagínate que nuestro admirado Amancio Ortega, amo y señor del imperio Inditex, fuese un enamorado de los coches y se dedicase a coleccionar todos aquellos que le despertasen algún interés, y que los guardase en una de las naves de sus factorías textiles. Pues eso mismo es lo que hicieron Fritz Schlumpf y Hans Schlumpf, dos hermanos suizos que decidieron asentar su industria textil en una ciudad en los límites entre Suiza y Alemania en los años ’30 del siglo pasado.

Ambos hermanos hicieron bastante fortuna y eran unos enamorados de la tecnología. Hoy en día se dedicarían a coleccionar smartphones, pero, en aquellos años, el máximo exponente de tecnología era el automóvil. Durante años se dedicaron a recopilar cientos de automóviles que hoy se consideran joyas, pero que entonces eran trastos viejos.

Para hacernos una idea del poderío económico de los Schlumpf, os contamos una anécdota: uno de los hermanos se enamoró de las farolas de hierro fundido que bordean el mítico puente de Alejandro III en París. Decidió que aquellas obras de arte eran las ideales para iluminar su colección de coches, de modo que encargó fabricar un centenar de réplicas exactas de dichas farolas.

Después de 30 años acumulando coches viejos, su colección era algo casi inabarcable y acabó por consumirlos. Su afición se convirtió en una obsesión, hasta tal punto que abandonaron un poco sus negocios para centrarse en la colección de coches que tenían y que pretendían convertir en un museo.

La compañía textil quebró, los hermanos Schlumpf tuvieron que buscar asilo en su país natal (Suiza) huyendo de sus trabajadores, que pedían sus cabezas al ver cómo su trabajo y el sustento de sus familias se desvanecían. El escándalo fue de órdago, había quienes pedían que aquella colección sirviese como botín para pagar las nóminas y deudas con los empleados, otros que debía crearse el museo… Al final, el gobierno francés tomó cartas en el asunto, nacionalizó la colección y se acabó la disputa.

Hoy en día, la colección Schlumpf es considerada el mayor y mejor museo de automóviles del mundo. En ningún otro lugar hay tantos automóviles clásicos y de tanto valor juntos como en la Cité de l´Automobile y, para colmo, en ningún otro museo están expuestos con tan buen gusto.

Entre las piezas más valiosas está la colección personal de la propia familia Bugatti; de hecho, es la mayor colección de coches Bugatti del planeta y la que mejores piezas conserva, pero no son las únicas joyas que uno puede encontrar allí dentro, sólo son la punta de un enorme iceberg de coches clásicos cuyo valor es incalculable.

Página web de la colección Schlumpf.

Sochaux: molinillos, sierras y Peugeot

El Museo Peugeot en Souchaux es toda una muestra de cómo ha evolucionado la industria en 200 años.23
El Museo Peugeot en Souchaux es toda una muestra de cómo ha evolucionado la industria en 200 años.

Aunque no inventaron el automóvil, Peugeot es la marca de coches más antigua del mundo, fundada en 1810. Su actividad comenzó con la fabricación de molinillos de café, pimienta, sierras y herramientas, y fue evolucionando junto con la industria en general. Los hermanos Peugeot se sintieron atraídos por las máquinas más avanzadas que iban surgiendo y, así, empezaron a fabricar bicicletas (ahora las vemos como algo común pese a su genialidad, pero hace 150 años eran una máquina extraordinaria) y más tarde coches, la actividad por la que más se conoce a esta compañía, que sigue fabricando muchas otras cosas.

Su museo oficial está ubicado muy cerca de la colección Schlumpf, en la ciudad vecina de Sochaux, y en él se puede admirar tanto la evolución de la industria en los últimos 200 años como los fantásticos ejemplares de vehículos  de la marca, como el Peugeot Bébé diseñado por Ettore Bugatti.

Abierta al público desde 1988, la colección que puedes ver en sus 6.000 m2 de exposición es de lo más interesante y una lección magistral de cómo ha evolucionado la tecnología y la sociedad industrial en estos dos siglos. Máquinas de coser, bicicletas, motos, cuadriciclos, coches de carreras, prototipos… sin lugar a dudas es una cita ineludible.

Página web del Museo Peugeot en Sochaux.

Conservatoire Citroën

En 6.500 metros cuadrados se hacinan más de 400 modelos y prototipos de Citroën.23
En 6.500 metros cuadrados se hacinan más de 400 modelos y prototipos de Citroën.

Ubicado en Aulnay, en los alrededores de París, está el museo de la marca de los chevrones: el Conservatoire Citroën. Esta impresionante colección conserva más de 400 vehículos históricos en una superficie de 6.500 m2. Modelos tan emblemáticos como el primer automóvil que atravesó el desierto del Sahara, los prototipos del Citroën 2CV ocultados durante la guerra , los planos del desarrollo del mítico Citroën DS que revolucionó el mundo del automóvil en 1955, los prototipos del Citroën CX o los modelos con los que han ganado los mundiales de rallys y decenas de competiciones se encuentran reunidos en esta nave.

Además de los modelos más conocidos y reconocibles de la marca, podrás ver concepts tan peculiares como el DS con motor V4 de 2 tiempos o el Citroën Prototipe C de diseño avanzado.

Para solicitar una visita guiada, es preciso hacerlo con antelación; que no se te ocurra presentarte allí directamente, porque te puedes encontrar con que no es posible el acceso ese día.

Página web del Conservatoire Citroën.

 Otros museos del automóvil en Francia

Varios Renault en Le Manoir de L´Automobile23
Varios Renault en Le Manoir de L´Automobile

Por supuesto, el otro gran fabricante francés cuenta con su propia colección histórica. Ubicado en el barrio de Boulogne-Billancourt se encuentra el museo de Renault, cerca de donde estaban los talleres originales donde nació la compañía de Louis Renault. Es el cuarto gran museo del automóvil que puedes visitar en Francia.

Además de la historia de la marca, en sus instalaciones se muestran tanto sus modelos más emblemáticos y conocidos como los monoplazas de competición y concepts. También hay un apartado especial sobre el futuro de la compañía, con su apuesta por la movilidad sostenible y modelos eléctricos como el Renault Zoe como principales protagonistas.

Página web del Museo Renault.

Otra de las colecciones importantes es Le Manoir de L´Automobile (la mansión del automóvil), un museo en el que puedes ver modelos de todo tipo y épocas, un paseo por la historia impecablemente presentado. Aquí tienes el enlace  a la web de Le Manoir de L´Automobile.

 

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba